Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Gente

La hija del 'grunge' se hace mujer

Frances Bean Cobain se convierte en la nueva 'it girl' de la moda estadounidense

Hijos de famosos hay muchos. La última cosecha incluye entre los galanes a Jack Huston, 28 años y parte de una saga donde John era su abuelo y Angelica es su tía; a Max Iron, 25 años e hijo de Jeremy Irons; o a Henry Hopper, que a sus 20 años es el retrato de su padre, Dennis Hopper. Pero ninguna de estas nuevas estrellas ha tenido la entrada de Frances Bean Cobain. La hija de Kurt Cobain y Courtney Love lo ha hecho por la puerta grande.

No se cimentado en ningún escándalo como los que jalonaron la carrera de su familia. El rey del grunge se suicidó en la cúspide de la fama, y su viuda sigue empeñada en cargarse su trayectoria con drogas, peleas y exabruptos. Sencillamente, Frances Bean Cobain se ha limitado a dejarse ver. Y el mundo entero no puede retirar la vista de las fotografías que ha difundido en la Red. Su mirada intensa, su piel pálida y ese aire que embruja recuerdan a su padre, aunque en ella no hay ni una gota de grunge. Su voluptuosidad, la determinación de su gesto y sus tatuajes devuelven a la memoria a su madre en sus mejores épocas, pero en ella tampoco hay nada de rocker. A sus 19 años, recién cumplidos, Frances Bean Cobain ya ha sido bautizada como la nueva chica it, esa que tiene lo que hay que tener. Las fotografías pertenecen a Heidi Slimane y a Rocky Schenck, y son dos sesiones que no se han publicado en ninguna revista, pero que circulan por muchas ediciones de los medios digitales.

Los principales blogs del mundo de la moda reclaman: "Más Frances, por favor"

El lanzamiento es oportuno, dado que en septiembre se cumple el 20º aniversario de Nevermind, álbum de Nirvana con el que su padre se dio a conocer y que ha vendido más de 30 millones de copias hasta la fecha. Sin embargo, aquellos que la conocen dudan que se trate de una operación de marketing. La joven Cobain nunca ha buscado la fama. Al menos hasta ahora. "Solo entiendo que alguien se interese por mí si es un seguidor de Nirvana o de Hole. Pero yo no soy mis padres", declaró cuando solo tenía 15 años a la revista Harper's Bazaar en una de las pocas entrevistas que ha concedido.

Frances Bean Cobain ha cambiado en este tiempo. Desde luego, físicamente, perdiendo la inocencia e incluso sus formas de adolescente a favor de un glamour desconocido para sus padres. Desde la página web de la MTV la petición es unánime: "Más Frances, por favor". Un reclamo que recorre los principales blogs y perfiles de Twitter del mundo de la moda. "Nos dejó a todos con la boca abierta", dijo Amina Ahktar, directora de moda de FashionEtc.com.

Hay algo de escandaloso en esta aparición de la precoz Cobain, al devolver a la memoria las trifulcas de esta nueva ninfa con su madre. La joven acabó bajo la tutela de su abuela paterna y de la hermana de Courtney cuando solo tenía 17 años. "Mi hija no siempre es honesta", la criticó entonces Love desde Facebook. Por el momento, la joven Cobain siempre ha preferido mantenerse al margen de ambas situaciones, inmersa en el mundo de la moda y del arte siempre desde el anonimato, incluso recurriendo a seudónimos para presentar sus trabajos. Pero eso ha sido hasta ahora, cuando su nombre aún no se había dado claramente a conocer.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Lunes, 29 de agosto de 2011