Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:LIBROS | NARRATIVA

Transformación y otros cuentos

Narrativa. En al menos una ocasión Mary Shelley contó cómo nació la idea de escribir Frankenstein, remontándose al verano de 1816 cuando, en compañía de su esposo -el poeta Percy B. Shelley- visitó a Lord Byron en Suiza y en sus manos "cayeron algunos volúmenes de relatos de fantasmas. A propuesta del amigo, los cuatro -estaba también Polidori- se dedicaron a escribir "una historia que hablase a los miedos misteriosos de nuestra naturaleza y despertase un horror estremecedor". Byron redactó un fragmento que publicó al final de su poema Mazeppa, Percy B. Shelley tanteó con las experiencias de la infancia y a Polidori se le ocurrió una idea sobre una dama con cabeza de calavera como castigo por haber espiado a alguien. Los "ilustres poetas" pronto abandonaron el juego y volvieron a la poesía, y a sus largas charlas científico-filosóficas sobre diversas doctrinas relativas al élan vital y la posibilidad de transferirlo a la materia inerte. En ese clima, una noche particularmente feliz, aparecieron las imágenes "de una viveza muy superior a los habituales límites de la ensoñación" que animarían la inmortal creación de Mary Shelley. El mundo de Frankenstein -oposición ciencia-fe, el pecado prometeico y la tentación del pacto satánico, el mal, más la propia encarnadura narrativa, con el viaje en lugar destacado y los paseos por la Naturaleza- reaparece en estos cuentos posteriores, sazonados también con elementos mágicos y alquímicos. La prologuista del libro, Marian Womack, es una de las autoras que integran la antología Aquelarre, donde encontramos textos ya clásicos del género, como 'El ángulo del horror', de Cristina Fernández Cubas, y otros firmados por autores consagrados, con una obra madura (José María Latorre, Pilar Pedraza, Ángel Olgoso, Care Santos o Félix J. Palma), junto con autores cuya obra se ha divulgado en revistas y otros foros, incluyendo algún relato inédito. Matías Candeira es uno de los "nuevos" nombres que se va abriendo camino (firme y prometedor). Ahora publica Antes de las jirafas, perturbador libro que contiene más de una historia de transformación (así la que abre el volumen), lleva a espacios familiares y protagonizadas por personajes normales, como ese hombre que hace de diversos objetos. En otros relatos, la experiencia del horror acontece en circunstancias muy diversas: cuando una madre se pone a agujerear los ojos del padre en las fotos de familia o un hijo imita por teléfono la voz del padre; ante los espacios en blanco que genera la imposibilidad de describir a un hombre que se empeña en ser descrito por algún escritor; cuando el niño Otto Octavius, que pidió un juego de química a los siete años, crece y decide llamarse -y ser- Doctor Otopus y atraviesa las calles de Nueva York. El despliegue de imágenes y una escritura que pivota entre lo escueto y descarnado o el desbordamiento onírico subrayan la "bondad" de estas historias.

Transformación y otros cuentos

Mary Shelley

Traducción de Marian Womack.

Páginas de Espuma. Madrid, 2011.

108 páginas. 14 euros.

Aquelarre. Antología del cuento de terror español actual. Edición y prólogo de Antonio Rómar y Pablo Mazo Agüero. Salto de Página. Madrid, 2011. 402 páginas. 22 euros. Antes de las jirafas. Matías Candeira. Páginas de Espuma. Madrid, 2010. 141 páginas. 15 euros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 27 de agosto de 2011

Más información

  • Mary Shelley