Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un juez investiga la agresión xenófoba a una activista en Sitges

La mujer, miembro de grupos antirracistas, fue atacada por tres encapuchados - Policía y fiscales temen un salto cualitativo en la violencia de los grupos 'ultra'

Mercedes Vaca sacaba las llaves del bolso para entrar en casa en Sitges cuando fue abordada por tres encapuchados. La mujer, una activista social volcada en la lucha contra el racismo en el Garraf, sufrió, presuntamente, una agresión premeditada y de tintes xenófobos que investiga ahora un juzgado de Vilanova. La fiscalía y los Mossos d'Esquadra sospechan que el ataque a Vaca, que sufrió varios golpes y fue quemada en el pecho con un cigarrillo, supone un salto cualitativo en la violencia de inspiración ultra contra los inmigrantes y los colectivos que les dan apoyo.

Los asaltantes son hombres altos y corpulentos que, en el momento de la agresión, vestían ropa oscura, guantes y botas de tipo militar, según recoge la denuncia. "Actuaron como un comando neonazi, se repartieron los papeles y sabían a por quién iban", precisa el presidente del Movimiento contra la Intolerancia, Esteban Ibarra, que respalda a la víctima.

"Te vamos a quemar viva, inmigrante, puta de mierda", le dijeron los agresores

El ataque racista ocurrió a las 22.30 horas del pasado 5 de junio. "Entraba en el portal cuando recibí un empujón. Pronto empezaron los golpes e insultos", relata Vaca, boliviana de 39 años que lleva casi media vida en España. "Primero pensé que era un robo y les di el bolso. Pero no: venían a por mí".

Que la agresión fue planeada lo demuestran algunas de las lindezas que uno de los asaltantes le espetó, según la denuncia: "Tú eres el cerebrito que hace las documentaciones falsas para que los inmigrantes estén legales en Cataluña". Los encapuchados conocían bien a su víctima. No solo aludieron al rol que desempeña en movimientos contra el racismo -ha participado, por ejemplo, en manifestaciones contra la xenófoba Plataforma per Catalunya, de Josep Anglada- sino también a detalles de la vida de sus hijos. "¿Qué quieres conseguir en este país con toda esta puta mierda? Elige entre tu vida y la de tus hijos porque te vamos a quemar viva, inmigrante, puta de mierda, ni las cenizas las encontrarán".

Pese a verse sola frente a tres hombres "con cuerpos de gimnasio", Vaca no se dejó apresar por el pánico. Al contrario. Contraatacó. "Una vez que estás ahí, ya nada depende de ti. Me podían haber hecho lo que hubieran querido. Yo les decía que no me tocaran más y les replicaba, porque quería saber quiénes eran", afirma con sorprendente frialdad la mujer, bregada en la lucha por los derechos de los extranjeros a través de la Asociación de Latinoamericanos del Garraf.

Al desafío de la víctima respondieron los asaltantes con gritos enfurecidos y mayores dosis de violencia, explica. "Por suerte, quizá solo querían asustarla, pero encontraron una resistencia que no esperaban", tercia Ibarra, que pone el acento en el funcionamiento del grupo. Vaca explica: "Uno se dedicaba solo a golpearme. Me apretó con los brazos contra la pared y me clavó la rodilla", una lesión que consta en el parte médico.

"El segundo", sigue Vaca, "era el que me insultaba". Pero el peor de todos, recuerda, era el tercero, que vio la escena desde fuera del portal. "Era el único que no llevaba guantes. Fumaba todo el rato y estaba muy nervioso; parecía drogado".

Ese tercer hombre ejercía claramente el mando y fue quien, ante la resistencia de Vaca, ordenó que la subieran a un vehículo. Un intento de secuestro al que la víctima se opuso con todas sus fuerzas. "Les dije que solo subiría a su coche muerta". Ante tal afrenta, el supuesto líder del grupo respondió acercándose a la víctima y quemándole un cigarro en el pecho, según el parte de lesiones.

En un descuido, Vaca alcanzó a tocar el timbre y gritó "¡bajad!", lo que hizo que los asaltantes se dieran a la fuga en una furgoneta gris. La opacidad del ataque está dificultando la investigación policial. El fiscal del servicio de delitos de odio y discriminación, Miguel Ángel García, coordina la actuación de la fiscalía en el caso.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 17 de agosto de 2011