Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
COLUMNA

Carmen Consoli no se rinde

"¿Qué esperamos para indignarnos nosotros también? Lo hago a diario con mi música, pero necesitamos algo colectivo, necesitamos una italian revolution". No cambia Carmen Consoli (Catania, 1974). Aquel verso "intimamente agguerrita" (batalladora, In bianco e nero, 2000) la sigue definiendo. El último álbum, que en dos CD y 40 temas recorre su carrera, encierra esta energía en el título: Per niente stanca, significa que la cantantessa no se rinde, su voz y su guitarra no se callan. Mañana actuará en el Festival La Mar de Músicas de Cartagena. "Debemos aprender la lección de nuestros primos españoles. Los indignados italianos existen: somos los que no pueden recibir una educación en las escuelas públicas, los que tenemos que acudir a un hospital del Norte para recibir cuidados, los que pagamos impuestos entre miles que evaden el fisco. Todo aquel que con su acción cotidiana se revela contra este empobrecimiento de derechos, que acaba siendo un empobrecimiento mental, tras 20 años de videocracia". Ironizar sobre los vicios colectivos y las pequeñas virtudes de su tierra es algo central en sus textos, lúcidos y embebidos de actualidad, hasta cuando hablan de algo tan personal como la muerte del padre. Mandaci una cartolina (2010) regala un fresco despiadado y burlón del Bel Paese: "Qué viva Italia, el calcio y la testosterona, los trapicheos y las putas presas de la hormona; a nosotros nos gusta la televisión". Entre los éxitos, ya clásicos de la canción de autor autóctona como L'ultimo bacio, Confusa e felice, L'eccezione, Per niente stanca acoge dos temas inéditos. Guarda l'alba, escrito por el colega Tiziano Ferro, retrata una celebración dulce-amarga de la Navidad, con el corazón que vuelve a arrancar tras un amor fallido. Su contrapeso político es AAA Cercasi , que crucifica a un país donde mérito y carrera no valen nada, donde una mujer sobresale solo si es "atractiva, dulce y servil". "Creo que la conducta del premier favorece la instrumentación del cuerpo femenino. Como embajadora del teléfono rosa

[el número de denuncias de violencia machista] sé muy bien que los delitos contra las mujeres están subiendo de forma preocupante", comenta. El tono se vuelve suave y pausado cuando habla de su Sicilia. "En Catania se respira un aire nuevo. Hemos montado un grupo de músicos, artistas figurativos, bailarines, personas honestas y preparadas que quieren producir de forma sana y limpia, que desean rescatarse del lastre de la mala fama". Así como su amigo, maestro y colaborador Franco Battiato, Consoli es una apasionada de Sicilia, "la tierra donde turcos, judíos y cristianos se estrechaban la mano, donde la diversidad era riqueza", canta en A' finestra. Su música está suspendida entre contaminación y memoria. "Considero fundamental la recuperación de la tradición popular. Luego puedo sumergirme en otras culturas y sonidos". Per niente stanca lo confirma, luciendo colaboraciones con el explosivo serbio Goran Bregovic y la africana Angelique Kidjo.

Per niente stanca. Universal. www.carmenconsoli.it. Carmen Consoli actuará mañana, a las 22.30, en La Mar de Músicas. Cartagena. www.lamardemusicas.com.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 16 de julio de 2011