Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La banca no se siente aludida porque no recibe ayudas

Entre los ejecutivos de bancos y cajas de ahorros están sentando mal las recientes críticas de miembros del Gobierno (sobre todo las del vicepresidente Rubalcaba) por la actuación del sector en la crisis. En su opinión, se deben a motivos electorales.

Sin embargo, hay pocos comentarios oficiales. La Asociación Española de Banca (AEB) cree que el sector no se debe dar por aludido. "No deben referirse a los bancos españoles que no han recibido ayudas públicas sino a la gran banca extranjera o a otras entidades que ha recibido cuantiosas inyecciones de capital", comentaron en esta asociación. De forma velada, los bancos se están refiriendo a las cajas, que ya han tenido ayudas del FROB y podrán volver a recibir más.

Algunas cajas recuerdan que la crisis les está pasando factura: provisiones de 90.000 millones y caída de resultados.

Sin embargo, se acumulan las quejas sobre el sector, que el Movimiento 15-M inició. Entre los ejecutivos se admite que habrá que mover ficha porque la crisis está desgastando su imagen, sobre todo en el asunto de las hipotecas. "Los problemas van a continuar, gobierne quien gobierne", dicen. Algunos son partidarios de tomar la iniciativa y proponer reformas como alargar la moratoria de los créditos o la posibilidad de convertir en alquiler los créditos impagados. Pero también hay un grupo de directivos que recuerda que no existe ningún sector más regulado que el bancario. "¿Por qué no atajaron estos problemas desde el Ministerio de Economía o el Banco de España antes? Podían haber cambiado toda la normativa", critican.

Además, Valeriano Gómez, ministro de Trabajo, ha pedido gravar más los sueldos de los banqueros que superen un mínimo. Cabe recordar que el PP, en 2000, intentó fijar una retención del 40% en el IRPF para los consejeros de sociedades y el Tribunal Supremo lo anuló.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 5 de julio de 2011