Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Audiencia Nacional impone una fianza de 27 millones al empresario vinculado a Mubarak detenido el miércoles

Las autoridades egipcias habían dictado una orden de arresto internacional contra Husein Salem.- España también le investiga por blanqueo de 33 millones de euros

El juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco ha ordenado hoy el ingreso en prisión eludible bajo fianza de 15 millones de euros para el empresario Husein Salem, nacido en 1928, en la causa en la que se tramita la petición de extradición cursada por Egipto por sus vínculos con el expresidente de ese país Hosni Mubarak. A su vez, el juez Pablo Ruz le ha impuesto una fianza de 12 de millones de euros por una segunda causa, blanqueo de 33 millones de euros. De este modo, Salem tiene que hacer frente a una fianza de 27 millones de euros, la segunda más alta a la que ha tenido que hacer frente un acusado en la historia judicial española después del empresario Javier de la Rosa.

El empresario (que tiene pasaportes español, egipcio y saudí), ha prestado declaración en condiciones precarias de salud porque sufre una cardiopatía grave. Tras declarar ante el juez, ha sufrido un déficit neurológico en los calabozos y ha sido trasladado al Gregorio Marañón.

Salem fue detenido el pasado miércoles en La Moraleja (Alcobendas, Madrid) en una operación en la que fueron arrestadas otras dos personas: un hijo suyo -Jaled S. I.- y un ciudadano turco -Ali Evsen-, que presuntamente actuaba como testaferro.

Según ha informado la Policía Nacional, la investigación que llevó a la detención del empresario se inició cuando se tuvo conocimiento de que las autoridades de Egipto habían dictado una orden de arresto internacional contra él por un presunto delito de estafa y especulación. Salem huyó de Egipto el pasado 3 de febrero, ocho días antes de que Hosni Mubarak abandonase la presidencia tras tres décadas en el poder.

Las pesquisas llevadas a cabo por la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) revelaron que Salem había recibido en sus cuentas bancarias en España más de 17 millones de euros, cantidad que supuestamente había sido remitida por el ciudadano turco detenido en la operación, quien justificó el envío como unos contratos de préstamos a la familia del empresario egipcio.

Los datos obtenidos por la policía, sin embargo, apuntan a que los fondos habían sido obtenidos ilegalmente por Salem en Egipto y posteriormente canalizados a depósitos bancarios de su ámbito empresarial y familiar a través de un entramado de sociedades creado en torno al citado ciudadano turco, que actuaba como testaferro.

El saldo de las cuentas bancarias en entidades financieras españolas de Salem, más de 32 millones y medio de euros, ha sido bloqueado por orden de la Audiencia Nacional, que también le ha prohibido disponer de dos inmuebles en La Moraleja y siete más en Marbella, valorados en cerca de diez millones de euros, así como de cinco vehículos de alta gama. Además, en los registros practicados se han intervenido 200.000 euros en efectivo y diverso material informático y documentación.

La justicia egipcia quiere sentar a Salem en el banquillo el próximo agosto junto al expresidente Mubarak y sus dos hijos, Alaa y Gamal, acusados de asesinato deliberado de los 846 manifestantes que murieron durante las propuestas además de otros delitos de corrupción y enriquecimiento ilícito. Los hijos de Mubarak se encuentran detenidos en la prisión de Tora, en El Cairo, mientras que el rais está bajo arresto en un hospital de Sharm El Sheikh, de donde, por el momento, no podrá ser trasladado debido a su precario estado de salud.

Alaa y Gamal, presuntamente, cedieron miles de metros cuadrados de terrenos estatales a Salem para sus proyectos hoteleros en el enclave turístico de Sharm el-Sheij. La gran fortuna de la familia Mubarak se amasó en gran medida favoreciendo a empresarios como Salem y concediéndoles monopolios en los sectores del gas, las telecomunicaciones o el acero. Salem, además de los favores que recibió para el sector turístico, logró uno de los premios gordos, el gas natural, que luego exportaba a países como Israel. Conoció a Mubarak de joven, cuando ambos estaban en el Ejército. Desde entonces han estado vinculados personal y empresarialmente.

El empresario egipcio está acusado de regalar a Mubarak y sus hijos un palacio y cuatro mansiones en la ciudad de Sharm el Sheij. La contrapartida habría sido la obtención de unos terrenos pertenecientes al Estado en una zona de alto valor en esa misma localidad del sur de la península del Sinaí con vistas al Mar Rojo.

El empresario fundó además, en 1.999, la compañía East Mediterranean Gas, responsable de los contratos de exportación de gas a Israel a precios un 70% del valor de mercado que ahora van a renegociarse, y que causaron pérdidas al país por valor de 714 millones de dólares.

La amistad de Hussein Salem con Mubarak se remonta a los años sesenta. El empresario egipcio se ha mantenido en la sombra, sin embargo, mientras levantaba un imperio. Se cree que fue miembro de la inteligencia egipcia antes de la guerra de 1967 y que antes había sido piloto. La primera noticia que se tuvo de él, a finales de los 80, aparece en el libro de Bob Woodward Veil, que lo relacionaba, junto a Mubarak, con la creación de una empresa en la década de los 70 que se dedicaba a la importación de armas para el Gobierno egipcio, aunque este se apresuró a negar dichas acusaciones. Algunos consideran que ha sido quien ha llevado personalmente las inversiones del rais y el que ha ayudado a levantar su fortuna, que se calcula en 70.000 millones de dólares.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 17 de junio de 2011