Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:

Las fisuras de la belleza

No es una biografía, pero es un retrato de Miguel Ángel que trasciende su figura; no es una novela histórica, pero es la crónica de un posible momento de la historia que ilumina todo un periodo; no es un ensayo sobre el arte de crear, pero es una aproximación a la inspiración, desvelos y fisuras que envuelven a un artista y su poder. Es una narración sobre un pasaje de la vida de Miguel Ángel, antes de ser el más grande, pero ya camino de serlo, y recrear al hombre que era y a la cultura de la cual era producto. Pero con un elemento clave: el encuentro de Occidente con Oriente en el punto donde los dos mundos se juntan: Constantinopla del siglo XVI. Palabras en torno a la pasión y las pasiones, al amor y los amores de toda estirpe

Hay episodios que sirven para desvelar una existencia, su entorno y capturar su alma

Este es el escenario de la cautivadora historia que describe Mathias Enard en Habladles de batallas, de reyes y elefantes. Y el autor francés nos habla a través de una voz evocadora que ha visto el pasado y el futuro del artista, y da fe de su gloria eterna. Una voz antigua y cercana que empieza a escucharse el 13 de mayo de 1506. Ella sabe de la vida, conoce el corazón y los sueños de Miguel Ángel; tiene un tono sereno, comprensivo, como si estuviera contando una historia en la oscuridad de una noche estrellada. Nos habla a cada uno, y también a él. Una voz hecha de matices que pasan de la dulzura al enfado, haciendo estaciones en el amor, e iluminando los rincones y los pliegues del alma de un hombre que es artista y no puede escapar al claroscuro de su humanidad. De ahí el lirismo natural de esa voz narradora al abordar cuestiones privadas y públicas de su personaje que convergen en la entrega al arte; a la belleza.

Enard llena de vida un episodio embolatado del joven artista italiano, de su viaje a Constantinopla decepcionado del trato recibido por el papa Julio II. El sultán Beyazid solicita sus servicios para construir un puente sobre el Cuerno de Oro. A partir de ahí, el escritor francés recorre en capítulos breves y de pausada elegancia una posible historia en la cual afloran los cinco sentidos y la reflexión sobre el ser y el artista. Deja claro que no hace falta contar toda una vida para mostrar a una persona, y que, a veces, hay episodios que sirven para revelar y desvelar una existencia, su entorno y capturar su alma.

Aunque aparentemente distinta a su anterior y magnífica novela, Zona, esta nueva tiene varios puntos en común. Si Zona narraba la historia que ha presenciado y protagonizado el mar Mediterráneo, en esta se detiene en un momento concreto de la historia para contar unas semanas de la vida de uno de los personajes clave de la humanidad y dar un fogonazo a las dos culturas crecidas a la orilla norte de aquel mar. Un libro que sin duda gusta a adolescentes y jóvenes (fue premio Goncourt de los estudiantes en 2010) y a los adultos.

Edición en catalán: Parla'ls de batalles, de reis i d'elefants. Traducción de Mercè Ubach. Columna. Barcelona, 2011. 168 páginas. 16,90 euros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 11 de junio de 2011

Más información

  • Mathias Enard