ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

lunes, 9 de mayo de 2011
La muerte de Bin Laden

Al Qaeda prepara la sucesión del líder

El egipcio Al Zawahiri, el 'número dos', es el reemplazo natural pese a las resistencias internas - El yemení Al Awlaki y dos libios emergen como nuevos hombres fuertes

"El jeque Osama no construyó una organización para que desapareciera a su muerte", afirmaba el comunicado en el que Al Qaeda reconocía la defunción de Bin Laden. Tal vez sea el único dato en el que el grupo terrorista y la CIA están de acuerdo. "El hecho de que Bin Laden esté muerto no significa que Al Qaeda esté muerta", advertía el director de la agencia de espionaje estadounidense, Leon Panetta, tras la operación en Pakistán. Antes de que se anuncie quién será la nueva cabeza visible del terrorismo internacional, los aviones no tripulados de EE UU ya han empezado a acosar a los posibles sucesores.

Anwar al Awlaki, nacido en Estados Unidos de ascendencia yemení y con doble nacionalidad de esos dos países, al que Washington acusa de terrorista, escapó por los pelos al bombardeo de un avión no tripulado el pasado jueves, según informó el sábado una fuente de su tribu. El ataque, el primero desde que empezara la revuelta popular en Yemen el pasado enero, se produjo en la provincia de Shabua, un bastión de Al Qaeda al este de Saná. El viernes, otra operación similar dejó 17 muertos en Waziristán, una de las regiones tribales de Pakistán. Aunque no se ha revelado quién era el objetivo, hace tiempo que la CIA busca en esa zona al egipcio Ayman al Zawahiri, el virtual número dos de Al Qaeda.

"Al Zawahiri es el mejor candidato", dijo un insurgente a la prensa yemení

La última palabra la tiene el consejo consultivo, 'shura', que dirige al grupo

"Al Zawahiri es el mejor candidato y la persona adecuada para tomar el relevo", defiende Rashad Mohamed Ismail, más conocido como Abu al Fida, uno de los jefes de Al Qaeda en la Península Arábiga (AQPA). Abu al Fida ha hablado por teléfono con Moner el Omari, un periodista del bisemanal Yemen Times. En su opinión, "todas las ramas de Al Qaeda le aprobarían y todos los movimientos yihadistas confían en él".

Es lo más cerca que se puede estar de saber qué opinan los miembros de esa escurridiza organización cuya estructura es objeto de constante debate entre los expertos. La opinión de Abu al Fida coincide con la de la mayoría de los analistas y responsables de la lucha antiterrorista. De hecho, como en el caso de Bin Laden, el FBI también ofrece una recompensa de 25 millones de dólares (algo más de 17 millones de euros) por cualquier pista que pueda llevar a la detención de su lugarteniente.

Al Zawahiri, de 59 años y cirujano-oftalmólogo de formación, es sin duda la figura más conocida de Al Qaeda. Su rostro, enmarcado por unas grandes gafas de pasta y con el callo en la frente que identifica a los piadosos musulmanes, se asocia con los primeros vídeos de Bin Laden, en los que siempre aparecía silencioso a su lado. Considerado por muchos como el verdadero cerebro de la organización (a la que solo se incorporó formalmente en julio de 2001) y de los atentados del 11-S, se ha convertido desde entonces en su principal portavoz. Incluso escribió un libro el año pasado sobre cómo derribar al Gobierno de Pakistán.

Sin embargo, John Brennan, el principal consejero del presidente Barack Obama para la lucha contra el terrorismo, advirtió la semana pasada durante una conferencia de prensa que "el número dos, Al Zawahiri, no es carismático". "No participó en la lucha en Afganistán y creo que tiene muchos detractores dentro de la organización", señaló Brennan.

En su último vídeo, difundido el pasado 14 de abril, Al Zawahiri habla durante 70 minutos sin mencionar a Bin Laden, un dato que algunos analistas interpretaron como que hubiera tomado el relevo. La prensa paquistaní también ha recogido estos días declaraciones de responsables de los servicios secretos sin identificar, según los cuales, Al Zawahiri y Bin Laden habrían reñido por una cuestión de dinero.

Otro potencial candidato es el citado Al Awlaki. Aunque se le considera más un clérigo que un combatiente, EE UU le vincula con varios planes de atentados frustrados en los últimos años, entre ellos el del terrorista de los calzoncillos (diciembre de 2009) y el intento de introducir bombas a cartuchos de tinta enviados en aviones de carga (octubre de 2010). Su nombre saltó a los medios de comunicación a raíz de sus contactos con el comandante Nidal Hasan, que mató a 13 personas en una base militar de Tejas en noviembre de 2009.

Educado en Colorado, se ha servido de su dominio del inglés para convertirse en el portavoz de AQPA hacia el exterior, aunque no está claro que sea su líder máximo. Además, tiene gran olfato político. Su revista online, Inspire, ha aplaudido las revueltas árabes y tratado de utilizar el cambio en beneficio del grupo.

Otros dos nombres que aparecen en las quinielas de los analistas son los libios Abu Yahya el Libi y Atiyá Abdel Rahmán, ambos veteranos de Afganistán. Pero la última palabra la tiene la shura, o consejo consultivo, que según los analistas dirige Al Qaeda.

"No es que se lleven a cabo reuniones personales para designar un líder, sino que todas las filiales aprueban la decisión que toman los más altos dirigentes de Al Qaeda", explica el miembro de AQPA Abu al Fida, en la entrevista en el Yemen Times. Entre las organizaciones afiliadas, Abu al Fida menciona, "grupos en Afganistán, Al Qaeda en Irak, Al Qaeda en la Península Arábiga, Al Qaeda en el Magreb, en Yemen, así como en Somalia, Chechenia, etcétera".

Policías afganos disparan a las fuerzas talibanes desde el tejado de un edificio en Kandahar. / AHMAD NADEEM (REUTERS)

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana