ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

lunes, 2 de mayo de 2011

Educación extiende el modelo de bilingüismo a los concertados

La orden fija el fin de la segregación en los colegios del plan de plurilingüismo

Archivado en:

La Consejería de Educación tiene previsto aprobar en junio la nueva orden que regula los centros bilingües en la comunidad. Entre las novedades que se incluyen está la posibilidad de que los centros concertados se adhieran a este programa de fomento de los idiomas. Los colegios e institutos de titularidad privada que se sostienen con fondos públicos podrán solicitarlo y, si cumplen los requisitos fijados por la consejería, tendrán oficialmente el reconocimiento como bilingües. Los concertados se tendrán que encargar de reclutar o formar a los docentes para que puedan impartir este tipo de enseñanza.

El Plan de Fomento del Plurilingüismo, aprobado en 2005, estaba reservado hasta ahora solo para los centros de titularidad pública. Este curso en 762 colegios e institutos dependientes de la Consejería de Educación se imparten enseñanzas bilingües. Pero la intención de la Junta es extender el modelo. Y el compromiso electoral del PSOE es llegar al final de esta legislatura a los "1.200 centros docentes bilingües en la red pública de enseñanza no universitaria".

Actualmente hay 762 centros que enseñan en dos idiomas

Con la nueva orden Educación espera que más centros se sumen gracias a medidas como la posibilidad de que los concertados reciban esta acreditación. "Es una demanda que los concertados estaban pidiendo a gritos", sostiene Francisco Lorenzo, profesor del departamento de Filología y Traducción de la Universidad Pablo de Olavide, en Sevilla, y experto en el sistema de bilingüismo: "La orden ayudará a que se consolide el plan y a que más centros se sumen".

Pero la norma también incluye otra importante novedad: "La autorización como centro bilingüe se realizará por etapas educativas y afectará a todos los puestos escolares que el centro docente tenga autorizados en dichas etapas". Con esta cláusula lo que se permite es acabar con la segregación dentro de los centros declarados bilingües. No todos los alumnos inscritos en los 762 colegios e institutos incluidos por la Junta en el plan de plurilingüismo reciben en este momento una enseñanza bilingüe. La autorización se hacía hasta ahora por líneas y no por etapas completas, con lo que en un mismo centro unos estudiantes estaban dentro del programa y otros no, lo que ha provocado en estos años bastantes quejas de padres que lo consideraban una discriminación. Cuando había desajustes entre la oferta y la demanda de plazas, los centros tenían que recurrir al sorteo para asignar los puestos bilingües.

A partir de la publicación de la orden, esta diferenciación dentro de los colegios se elimina. Educación ha previsto una etapa transitoria para que se puedan adaptar los 762 centros autorizados con anterioridad a la entrada en vigor de la norma. Se busca que los alumnos no tengan problemas de adaptación, por lo que no se impone de golpe el sistema bilingüe para los alumnos que no estaban inscritos hasta ahora. Lo que propone Educación es un sistema de desglose que, según señala Lorenzo, es el modelo que ya se estaba aplicando en muchos colegios: "El agrupamiento del alumnado deberá organizarse por la dirección de los centros de tal manera que el alumnado bilingüe se distribuya entre diferentes grupos del curso correspondiente y se agrupe en las áreas, materias o módulos profesionales lingüísticos y no lingüísticos que se imparten en el segundo idioma". Es decir, los alumnos no están en grupos bilingües o no bilingües. Están mezclados en las clases y solo se separan cuando se imparten las materias en el segundo idioma.

La nueva norma también establece que serán los centros (a través de los consejos escolares de los colegios e institutos públicos) los que solicitarán incorporarse al plan. Hasta ahora era la consejería la que determinaba qué centros iban a estar inscritos en el plan. Ahora, Educación se encargará de asegurarse de que los centros cumplen los requisitos para poder ser declarados bilingües.

Y entre las principales exigencias está la formación del profesorado, que tendrá que tener "acreditado el nivel de competencia lingüística B2, C1 o C2". Andalucía se adapta así al decreto aprobado en junio de 2010 por el Gobierno central sobre la formación de los docentes en este tipo de enseñanzas. A partir de 2020, solo se admitirá que las materias en un segundo idioma las impartan profesores con un nivel igual o mayor al C1.

La formación de las plantillas es el gran escollo para la extensión del bilingüismo, debido a la carencia de profesores con suficiente nivel de inglés. Lorenzo se muestra, sin embargo, esperanzado. "El tiempo juega a favor en este asunto", sostiene en referencia al conocimiento del segundo idioma que tienen los alumnos que están ahora en la Universidad y que serán los futuros docentes.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana