Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las renovables son ya la primera fuente de generación eléctrica

La intensidad energética sube por la mejora de la economía

Las energías renovables ya son en España la primera fuente de generación de electricidad. En 2010, representaron el 32,3% de la producción eléctrica -siete puntos porcentuales más que en 2009- y el 13,2% de la energía final consumida. El secretario de Estado de Energía, Fabrizio Hernández, destacó el dato en la presentación del Balance Energético 2010 y Perspectivas 2011 que cada año organiza el Club Español de la Energía. La mayor utilización de renovables, con aumentos por encima del 11% el pasado año, han mejorado el grado de autoabastecimiento en 3,1 puntos respecto al 2009, hasta situarlo en el 25,9%.

Con la producción eólica e hidroeléctrica a la cabeza (juntas supusieron el 81,7% de la producción), Hernández avanzó un dato menos positivo: la intensidad energética, es decir, la energía consumida por unidad de producto, creció el pasado año un 2,4%. La subida, importante a la hora de valorar la competitividad del país, y que rompe con la tendencia a la baja de los últimos seis años, tiene sin embargo una lectura positiva. Según Hernández, se debe a la mayor actividad de la economía, especialmente en sectores muy demandantes de energía. Con las renovables en alza, el mix energético del pasado año cerró con un 22% de ciclos combinados (centrales que funcionan con gas natural), 20% de energía nuclear, 8% de energía procedente del carbón y 4% del petróleo.

Sánchez Galán pide que la cuestión nuclear se ajuste a lo aprobado por ley

El presidente del Club Español de la Energía -y de la eléctrica Iberdrola-, Ignacio Sánchez Galán, abordó en su presentación la cuestión más actual: la de la energía nuclear. Sánchez Galán, que junto con Endesa gestiona la mayor parte del parque nuclear español, se declaró abierto a "cualquier tipo de mejora en las centrales". Pero no olvidó señalar que esas mejoras deben enmarcarse en lo aprobado (Ley de Economía Sostenible), que prevé la posibilidad de prolongar la vida útil de las centrales más allá de los 40 años.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 29 de marzo de 2011