ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

miércoles, 8 de diciembre de 2010
LOS PAPELES DEL DEPARTAMENTO DE ESTADO | El acoso al fundador de Wikileaks

Julian Assange entra en prisión

El fundador de Wikileaks se entrega a la policía británica para hacer frente a la orden de captura por violación emitida por Suecia - El juez le deniega la libertad bajo fianza

Julian Assange, fundador y editor de Wikileaks y reclamado por Suecia por una acusación de violación y dos de abusos sexuales, pasó ayer la noche bajo custodia. Assange, de 39 años, se había presentado por la mañana en una comisaría de Londres después de que sus abogados pactaran su entrega como resultado de la entrada en vigor de una orden de detención europea presentada por Suecia y ante Reino Unido, de la que se había hecho eco Interpol. A primera hora de la tarde, el juez de distrito Howard Riddle, del Tribunal de Westminster, le negó la libertad bajo fianza y ordenó que quedara bajo custodia hasta la próxima cita judicial, el 14 de diciembre.

La detención de Assange, calificada de "políticamente motivada" por uno de sus abogados, Mark Stephen, ha abierto un debate global. Sus seguidores ven en las acusaciones que pesan sobre él la larga mano de Estados Unidos. Y denuncian una conspiración internacional para acabar con Wikileaks que pasa por encarcelar a su fundador y cerebro y ahogar financieramente a la compañía.

La próxima vista del caso está prevista para el 14 de diciembre

La fiscal sueca dice que la detención nada tiene que ver con las filtraciones

"No tenemos ningún indicio de que se trate de una conspiración", declaró ayer en Gotemburgo la fiscal sueca Marianne Ny, en una entrevista publicada por el diario Aftonbladet. A su juicio, hay que diferenciar entre el impacto político de las actividades de Wikileaks y el comportamiento privado de su fundador.

Pero los seguidores de Assange contemplan con suspicacia los vaivenes de la justicia sueca en este caso, provocado por dos denuncias por separado por violación y abuso sexual de dos voluntarias de Wikileaks que conocieron a Assange en una estancia en Suecia en agosto. El juez que recibió las denuncias decidió en primera instancia aceptarlas, pero cuando el caso llegó horas después a un juez de mayor rango, este decidió archivarlo. Sin embargo, a principios de septiembre, la justicia sueca dio la razón al recurso presentado por las dos mujeres y decidió presentar cargos contra Assange.

La orden de detención europea contra Assange contempla una acusación de violación, otra de coacción ilegal y otras dos de abusos sexuales. Assange, que ante el tribunal se negó en principio a dar su dirección y acabó dando una dirección en Australia, negó las acusaciones.

El juez, como es bastante habitual en los casos de violación, negó al sospechoso la libertad bajo fianza a pesar de que varios personajes famosos se habían acercado a los juzgados de Westminster no solo para mostrar su solidaridad con él sino para colaborar en el pago de una eventual fianza que le permitiera seguir en libertad.

Entre esos famosos estaba el director de cine Ken Loach y Jemima Khan, hija del multimillonario lord Goldsmith y ex mujer del famoso jugador de críquet paquistaní ya retirado y ahora activista político, Amir Khan. "No conozco personalmente a Julian Assange. No le he visto nunca. Estoy aquí para defender la libertad de expresión", declaró Jemima, que es hermana del diputado del Partido Conservador Zack Goldsmith.

Los seguidores de Wikileaks no solo creen que las acusaciones de abusos sexuales contra Assange son un montaje para cerrar la página web que está divulgando los secretos militares y diplomáticos de Estados Unidos. También creen que Washington está detrás de la cascada de decisiones tomadas por numerosas empresas en los últimos días que parecen tener por objetivo ahogar a Wikileaks.

Ayer, Visa y MasterCard se convirtieron en las dos últimas multinacionales que se niegan a trabajar con Wikileaks y han dejado de procesar pagos para esta página web. Lo mismo había hecho el lunes el procesador de pagos online PayPal. El diario The Guardian destacaba ayer en su web que los escrúpulos de Visa y MasterCard contrastan con el hecho de que a través de sus servicios se pueden hacer llegar donaciones a organizaciones racistas que apoyan al Ku Klux Klan siempre y cuando el donante haya dejado claro lo siguiente: "Soy blanco y no descendiente de razas mezcladas; no estoy casado con no-blancos ni tengo no-blancos que dependan de mí; creo en los ideales de la civilización occidental cristiana y profeso mi creencia en Jesucristo como el hijo de Dios".

Además de Visa, MasterCard y PayPal, Wikileaks afronta también el boicoteo del proveedor de servicios de Internet EveryDNS, de Amazon y del banco suizo PostFinance. Pero Wikileaks ha obtenido el apoyo de un grupo llamado Anonymous, que ha lanzado una serie de ataques contra las compañías que se niegan a trabajar con Wikileaks.LOS PAPELES DEL DEPARTAMENTO DE ESTADO

El acoso al fundador de Wikileaks

El cerco a Assange y a su organización

- Orden de arresto. El 18 de noviembre un tribunal sueco emite una orden de detención por un supuesto delito de violación contra Assange. Es el desenlace de la investigación contra el fundador de Wikileaks abierta por la fiscalía sueca. El caso estalla en agosto, pocas semanas después de que Wikileaks publicara los papeles sobre Afganistán. Dos mujeres presentan sendas denuncias por acoso sexual y violación contra el fundador del portal. La investigación preliminar, cerrada

en agosto, es reabierta en septiembre.

- La gran filtración. El 28 de noviembre cinco medios internacionales, entre ellos EL PAÍS, publican los documentos del Departamento de Estado, la mayor filtración de la historia.

- Máxima presión. El 1 de diciembre Interpol emite lo que denomina alerta roja, una petición internacional de búsqueda y captura contra Assange. El diario británico The Guardian, que junto con EL PAÍS está publicando los despachos secretos, asegura que Assange se halla en "un lugar secreto, fuera de Londres, con otros hackers y entusiastas de Wikileaks". La policía británica intensifica la búsqueda. El mismo día empiezan a fallar los apoyos logísticos de la organización. La compañía Amazon elimina la página de Assange de sus servidores. La empresa niega que la decisión se deba a las presiones de la Administración estadounidense y alega que Wikileaks

no respeta las condiciones de uso.

- Recurso rechazado. El 2 de diciembre el Tribunal Supremo de Suecia rechaza un recurso presentado por los abogados de Assange contra la orden de ingreso en prisión dictada por la fiscalía para interrogarle.

- Ataques informáticos y recortes de las líneas de financiación. El 3 de diciembre, el gestor de dominios EveryDNS inhabilita la dirección Wikileaks.org porque, asegura, los ataques que recibe el portal de Assange pueden afectar a otros usuarios. Wikileaks pierde otro alojamiento, aunque muy pronto se crea una red de más de 500 sitios espejos que replican su página. Los seguidores de la organización responden a los ataques informáticos, que no cesan desde el día de la publicación de los papeles del Departamento de Estado. El 4 de diciembre PayPal, una de las páginas web más usadas para transferencias

de dinero, suspende la cuenta de donaciones de Wikileaks. "Nuestro servicio no puede utilizarse para actividades que promueven, incitan o instruyen a otros para que cometan actividades ilegales", alega la empresa

en un comunicado.

- Búsqueda en Reino Unido. El 6 de diciembre, la policía británica recibe la orden de búsqueda y captura contra Assange. El fundador de Wikileaks se declara dispuesto a declarar ante la policía de Reino Unido. La organización recibe otro golpe. El banco suizo Postfinance cierra su cuenta. Según su versión, Assange facilitó un domicilio falso en Ginebra, un hecho descubierto por la entidad financiera tras un examen de sus datos. El banco considera que está "en su derecho de cerrar la cuenta".

- Detención sin fianza. Scotland Yard anuncia el 7 de diciembre la detención de Assange. El juez deniega la puesta en libertad bajo fianza y decide que el fundador de Wikileaks permanezca bajo custodia hasta el 14 de diciembre.

Buscador de cables

Ver todos los documentos »

Mark Stephen, abogado de Julian Assange, habla con los medios de comunicación a la salida del Tribunal de Westminster. / GETTY

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana