Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
La crisis del euro

El BCE aboga por aumentar el fondo de rescate si resulta insuficiente

Merkel y Sarkozy pactan diseñar un nuevo mecanismo de ayuda desde 2013

Alex Weber, miembro del Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo (BCE), sorprendió ayer a analistas y políticos, al abogar por aumentar el actual fondo de rescate de la UE si fuera necesario. Weber, uno de los aspirantes mejor situados a suceder al presidente actual, Jean Claude Trichet, afirmó en París que el fondo de salvación europeo "de 750.000 millones debería ser suficiente, pero si no lo es, se podría aumentar".

Las manifestaciones del también jefe del banco central alemán, el Bundesbank, se produce cuando los mercados especulan cada día sobre los próximos países que podrían verse obligados a solicitar ayuda a la UE. Y ahí mencionan cada vez más a Portugal y a España, aunque la preocupación por el riesgo de contagio alcanza también a Italia y Bélgica.

Malo de Molina cree que España puede ser "víctima" de los mercados

"Comparar España e Irlanda es mezclar peras y manzanas", dice Weber

La Comisión Europea replicó pronto a las manifestaciones de Weber asegurando que "el fondo de rescate está bien financiado y listo para ser utilizado si es necesario", aseguró el portavoz de Asuntos Económicos y Monetarios, Amadeu Altafaj. Por su parte el presidente de Francia, Nicolas Sarkozy, y la canciller alemana, Angela Merkel, acordaron trabajar de forma conjunta para el diseño del mercanismo de rescate permanente que arrancará en 2013.

Además, el presidente del Bundesbank manifestó que España no puede ser comparada con Grecia o Irlanda. "No se pueden comparar peras con manzanas", subrayó. También el director general del servicio de estudios del Banco de España, José Luis Malo de Molina, cree que hay mucha distancia entre España e Irlanda y Grecia. A pesar de esto, Malo afirmó que en esta situación hay economías que se colocan "en el foco de tensión" y pueden llegar a cumplir las profecías, lo que convertiría a España en "víctima" de los mercados, informa Efe.

Por su parte, Weber insistió en la necesidad de reforzar la disciplina presupuestaria en la UE acordada en el Consejo Europeo del pasado octubre debe ser considerado como un mínimo necesario. El banquero alemán coincidió con Trichet al señalar que el sistema de sanciones previstas a los incumplidores del Pacto de Estabilidad y Crecimiento no había ido todo lo lejos que era necesario. La preocupación expresada por el presidente del BCE con una nota a pie de página del documento sobre el Gobierno Económico de la Unión derivaba de la falta de suficiente automatismo en la aplicación de las sanciones.

Las palabras de Weber no fueron suficientes para invertir la tendencia de los mercados en los últimos días. Al contrario, tras el descanso que se tomaron el miércoles, volvieron a cebarse con la deuda española. La diferencia entre la rentabilidad (intereses) de los bonos españoles a 10 años y los alemanes, la llamada prima de riesgo, subió de nuevo hasta cotas máximas desde que entró en vigor el euro. Llegó a los 250 puntos, aunque a mitad de tarde la presión cedió levemente.

Mayor castigo sufrió Irlanda, su prima de riesgo subió hasta los 6,36 puntos porcentuales. De poco le ha servido de momento solicitar el rescate financiero y el duro ajuste fiscal que anunció el Gobierno el día anterior. En cambio, la tregua siguió para Portugal. La rentabilidad de su bono (6,79%) se estancó, como la del alemán. Así que la atención de los mercados se dirigió a España, el país donde por el tamaño de su economía se juega la estabilidad del euro.

Eso también pudo verse en la Bolsa. El Ibex 35 fue el único de los grandes índices continentales que acabó el día en números rojos. Se dejó un 0,21%. Todo un alivio, ya que a una hora del cierre las pérdidas superaban el 1,5%.

La conclusión que puede extraerse de la jornada de ayer es que la tendencia de los últimos días se mantuvo sin cambios. No son imaginables grandes cambios cuando los mercados en Estados Unidos están cerrados y ayer al otro lado del Atlántico celebraban el Día de Acción de Gracias. Hoy sí que abrirá Wall Street, pero con las máquinas a medio gas, ya que será un día entre festivos.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Viernes, 26 de noviembre de 2010