Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Día contra la violencia de género

145.000 condenas no bastan

La ley de violencia de género eleva las denuncias y las penas por violencia machista, pero no ataja los asesinatos - Repunta el número de mujeres que renuncia a acusar

En cinco años, 328 mujeres han sido asesinadas por sus parejas o ex parejas. Los crímenes machistas no cesan. En lo que va de año, son ya 64 las víctimas mortales, nueve más que en todo 2009. Hoy, día contra la violencia de género, toca hacer autocrítica. Para algunos, la ley integral, que cumple cinco años, no es suficiente. No bastan las 145.000 condenas. "La norma desgraciadamente por sí sola no es la solución, y en modo alguno ha devenido disuasoria para los maltratadores", advierte IU.

De las fallecidas en 2010, solo 16 -un 25%- había denunciado a su verdugo. Las víctimas no se atreven a denunciar. O no dan el paso. El miedo, la dependencia económica o la falsa idea de que la situación actual es mejor para los hijos provoca que muchas decidan continuar con la pesadilla. La solución pasa por involucrar al entorno de las víctimas para que denuncie. También a los médicos de atención primaria, figura clave para la detección precoz de los casos de maltrato.

Crece un 46,4% la tasa de agredidas que abandona el proceso

Lorente: "Muchas reciben coacciones y amenazas de la pareja"

Las campañas han contribuido a que las denuncias hayan aumentado un 17% desde 2007. Pero parece que no basta. Además, en estos tres últimos años, el número de mujeres que ha renunciado a seguir adelante con el proceso judicial ha crecido un 46,4%. Según el Observatorio de Violencia Machista del Consejo General del Poder Judicial, un 12% de las denuncias no ha podido seguir su curso por este motivo. La presidenta del Observatorio, Inmaculada Montalbán, se muestra muy preocupada por ese incremento de las renuncias. "Alto sobre todo en las mujeres inmigrantes", dice.

El último informe del Observatorio -sobre los cinco años de la ley- muestra que aumentan un 137% los sobreseimientos de los procedimientos dictados en los juzgados especializados. Un alto porcentaje de ellos se produce, según Montalbán, porque las mujeres hacen uso de la dispensa que les permite guardar silencio y no presentar testimonio contra su supuesto agresor. "Esos testimonios son casi siempre vitales", sostiene Montalbán, que se muestra partidaria de reformar "de alguna manera" el funcionamiento de esta dispensa para evitar que estos casos se sigan produciendo. El delegado del Gobierno para la Violencia Machista, Miguel Lorente, añade: "Muchas reciben coacciones y amenazas de la pareja o ex pareja, que las amenazan diciéndoles que se van a enterar; además hay que tener en cuenta las posibles influencias de aquellos que dicen a la víctima que se lo piense bien, que cómo va a meter en la cárcel al padre de sus hijos. Además, está la presión económica y el perdón del agresor, que muchas veces se muestra arrepentido y convence a la mujer de que no volverá a hacerlo. Hay que animarles a que sigan adelante".

El último caso de violencia machista confirmado por el Ministerio de Igualdad ayer es una muestra de que la renuncia puede tener graves consecuencias. Se trata de una mujer de 34 años que murió el sábado en un incendio provocado supuestamente por su pareja en El Ejido. El juez decretó ayer el ingreso en prisión del hombre, de 50 años, y le acusa de homicidio. La mujer le había denunciado en mayo. Días después decidió no continuar con el procedimiento judicial contra su presunto agresor, informa Marta Soler.

Desde que existen juzgados de violencia contra la mujer (2005), se han emitido más de 223.000 sentencias -en los juzgados especializados, los de lo penal y las audiencias). Aunque una de cada tres fue absolutoria -un porcentaje del 50% si se contabilizan solo las penales-, más de 145.000 maltratadores fueron condenados.

Y otro dato: los jueces han suspendido el régimen de visitas, la patria potestad o la guardia y custodia en casi 17.000 casos. Más de 11.000 de ellos supusieron la medida más grave, la retirada de la guardia y custodia. El dato llega en pleno debate sobre la conveniencia de imponer esta medida de manera automática, tal y como propone el PP. El propio Gobierno anunció hace unos días que está preparando una modificación del Código Civil para facilitar la retirada de la custodia al maltratador condenado, aunque no especificó como se hará ni en qué casos. Los jueces son contrarios a que la suspensión sea inmediata y para todas las condenas.

Desde 2005, se han dictado 140.000 órdenes de protección para mujeres, un 73% de las solicitadas. A pesar de esto, de las 328 mujeres que han fallecido en ese periodo solo 47 tenía orden de alejamiento de su agresor.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 25 de noviembre de 2010