Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Cinco días para enterarse de las nuevas tendencias del pop

El festival Primavera Club llega con 50 bandas por descubrir

Cinco años y creciendo. El San Miguel Primavera Club, el hijo pequeño del San Miguel Primavera Sound, desembarca por tercer año consecutivo en Madrid dispuesto a inundar con lo último y "casi desconocido" del panorama musical underground las principales salas de conciertos de la capital. Serán más de 50 actuaciones desde hoy y hasta el domingo. Suficientes para alterar la dinámica de la ciudad y convertir las salidas nocturnas en una especie de yincana musical.

"Se trata de que la gente salga a descubrir nuevos grupos, a tener una experiencia musical única y de calidad que pueda contrastar con otros", dice Alberto Guijarro, director del festival, que parte de la base de que cada uno debe trazar su propio recorrido y hacer su propia apuesta personal: "Hay que asumir que es imposible verlo todo aunque el abono [45-50 euros; todavía quedan, en Codetickets.com] sirva para todos los días".

Ocho salas de la ciudad acogen los conciertos entre la tarde y la madrugada

Sin recurrir a lo comercial, conjuga bandas emergentes y consagradas

Este año han estirado al máximo la filosofía embrionaria de este festival invernal que apuesta por los nuevos valores y que aspira a seguir innovando y sorprendiendo con sus propuestas ("calidad sobre popularidad") y convertirse en algo así como en la versión españolizada del South by Southwest de Austin (salvando todas las distancias), aunque su programación corra en paralelo entre Madrid y Barcelona.

Ya no se trata solo de dar cabida a los grupos que se quedaron fuera del cartel del Primavera Sound, sino que se ahonda en la idea de descubrir lo que viene. Con cuatro ediciones a sus espaldas, el certamen se ha consolidado como la propuesta invernal de referencia en el panorama independiente.

"Este año quizá la apuesta del cartel es más fuerte por nuevos nombres, lo cual significa que estamos abriendo el mercado a nuevas propuestas", asegura Guijarro, que se siente "orgulloso" de ir cada vez más al underground "y de seguir teniendo y sintiendo la fidelidad de ese colectivo fan del Primavera siempre dispuesto a descubrir nuevos grupos".

En total son ocho salas y clubes de Madrid los que acogen a las más de 50 bandas que actúan entre las cinco de la tarde y la madrugada. Es un festival pensado desde una cultura de club y para una cultura de club, aunque los formatos y los aforos varíen.

Habrá sitio para el pop, el rock, la electrónica, el folk... El cartel reúne a artistas nacionales e internacionales muy diferentes entre sí y conjuga nombres emergentes con artistas consagrados sin recurrir a grupos de carácter comercial.

"No conozco ningún otro festival de este tipo que combine dos ciudades europeas y que esté abierto a todo el público", dice Guijarro. En estos días se podrá disfrutar de propuestas nada habituales en el circuito musical de invierno de nuestro país.

Gran parte de las bandas y DJ programados actuarán en ambas ciudades y algunos de ellos ofrecerán incluso varios conciertos en una misma ciudad. El Círculo de Bellas Artes se convertirá, por segundo año consecutivo, en el centro neurálgico de San Miguel Primavera Club en Madrid. Caracol, Charada, Nasti, Neu! Club, El Sol, Rock Kitchen y La Boite son los otros recintos que forman parte del circuito en la edición madrileña del festival.

En 2009 fueron 110 actuaciones ubicadas en 13 locales entre Madrid y Barcelona que se saldaron con 15.000 visitas (7.000 en Madrid y 8.000 en Barcelona). Aquello fue un récord de público desde que el festival comenzara su andadura en 2006.

"Este año ya puedo decir que haremos llenazo, me siento orgulloso de tener una programación superunderground, haber vendido todas las entradas y tener un público tan fiel", comenta Guijarro, que asegura que el secreto del éxito de este festival es que se ha desligado año a año del rollo indie para incluir otros muchos estilos musicales: "Hemos sabido salirnos por la tangente, creo que ahí radica un poco la clave del éxito".

Consejos para no perderse

- El veterano y los jóvenes porretas californianos. El día del debut la estrella es Lou Barlow, fundador de dos grupos clásicos, Dinosaur Jr y Sebadoh. En la misma sala, Rock Kitchen, dos de las bandas del novísima psicodelia indie de California: los Ganglians de Sacramento y los descerebrados Wavves, trío de San Diego con tres álbumes en tres años, que colecciona buenas críticas y pequeños escándalos en forma de multas por posesión de marihuana y broncas variadas sobre el escenario.

- Noche de chicas y garaje rock. En Charada, Josephine Foster, una estadounidense que parecía destinada a ser cantante de ópera pero que, sin embargo, comenzó una vida errante y a la que desde hace años se liga al psychfolk, ese movimiento de renovación de lo folk que lidera Devendra Banhart. Asentada ahora en Granada, su último lanzamiento es Anda jaleo, un disco de canciones populares españolas, a medias con el compositor español Víctor Herrero, su marido. Además, en el mismo lugar, estará Tamaryn, un dúo estadounidense con voz femenina, de cuya ruidosa oferta dicen maravillas medios tan prestigiosos como The Guardian. Esa misma noche, en Rock Kitchen, actúa Jim Jones Revue, quinteto inglés de garaje rock, que fue uno de los triunfadores del Azkena de Vitoria de este año. Posiblemente uno de los certámenes que se celebran en España cuyo público es más exigente También estará Zola Jesus, californiana entre lo pop y lo gótico a la que se saluda como la nueva Lydia Lunch.

- Los españoles lo hacen mejor. Posiblemente lo más esperado del viernes sea, sorpresa, los gallegos Triángulo de Amor Bizarro. Un trío cuyo segundo álbum, Año santo, ha sido llamado por algunos "obra maestra". Casi nada. También es el día de Los Massieras, desprejuiciado dúo medio español asentado en Berlín que hacen italodisco bailable.

- El día de las pequeñas estrellas. Este día es sencillo: los siempre eficaces Teenage Fanclub, y dos de las sorpresas del año. John Grant es un estadounidense de 41 años que fue líder de The Czars y entró en una espiral de autodestrucción tras la disolución de la banda. Rescatado por los tejanos Midlake, ha firmado Queen of Denmark, un alucinante disco de soft rock setentero de letras confesionales y melodías maravillosas. También estará la estrella pop escocesa Edwyn Collins (más información en la página 44).

- Y, para rematar, 'indie'. Beach Fossils, Jail, Male Bonding y Screaming Females cierran el domingo en Rock Kitchen. Cuatro bandas cortadas por el mismo patrón: jóvenes, estadounidenses y más indies que el viento. Un buen final para ir, curiosear y quién sabe si encontrar tu nuevo grupo favorito.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 24 de noviembre de 2010

Más información