Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Interceptado en Grecia un paquete bomba dirigido a Nicolas Sarkozy

La policía sospecha de la guerrilla izquierdista por el envío de cuatro artefactos

La policía griega interceptó ayer un paquete bomba dirigido al presidente francés, Nicolas Sarkozy, y otros dos enviados a las embajadas de Holanda y Bélgica en Atenas. Un cuarto artefacto explosivo dirigido a la Embajada mexicana estalló en las oficinas en la capital griega de una compañía de correos, hiriendo de levedad a una empleada.

Las autoridades griegas descartaron ayer la vinculación de esos paquetes con aquellos presuntamente enviados por Al Qaeda desde Yemen la semana pasada. Los investigadores señalaron como principales sospechosos los grupos de guerrilla ultraizquierdista locales que, desde la muerte de un adolescente tiroteado por la policía en 2008, han lanzado una persistente campaña de ataques en Grecia. El pasado mes de junio, un paquete bomba estalló en la sede del Ministerio del Interior, asesinando a uno de los más estrechos colaboradores del titular de la cartera.

Las embajadas de Holanda, Bélgica y México eran los otros objetivos

Fuentes policiales indicaron ayer que los paquetes contenían cantidades de explosivo insuficientes para matar. Poco después del estallido del artefacto dirigido a la Embajada mexicana, las fuerzas de seguridad detuvieron a dos hombres que transportaban otros dos paquetes y circulaban armados. Uno de ellos es sospechoso de pertenecer al grupo de guerrilla izquierdista Conspiración de las Células de Fuego. El cuarto paquete fue interceptado en las oficinas de una compañía de correos situada en las inmediaciones de la que sufrió la explosión.

La Conspiración de las Células de Fuego ya reivindicó en diciembre de 2008 un ataque con bomba incendiaria lanzado contra de la sede en Atenas de la agencia de noticias France Presse. Los investigadores consideraron entonces que el ataque fue perpetrado como gesto de solidaridad con el grupo de personas detenidas en Francia poco antes como presuntos autores de los actos de sabotaje en las líneas de alta velocidad francesas llevados a cabo ese año.

Una quincena de grupúsculos ultraizquierdistas, anárquicos y anticapitalistas han reivindicado en los últimos dos años el goteo de atentados, normalmente de baja intensidad, que ha salpicado la vida griega incluso después de que remitiera la ola contestataria callejera prendida por la muerte a manos de la policía del adolescente en 2008.

Los atentados han tensado un clima social ya duramente exasperado por los gravísimos recortes presupuestarios decididos por el Gobierno socialista de Yorgos Papandreu para sortear la tremenda crisis económica que azota el país.

La ola de paquetes bomba de ayer coincide con la apertura de juicios en contra de tres miembros de la organización extremista Lucha Revolucionaria, considerada terrorista por la UE y Estados Unidos, y que ha reivindicado 15 atentados desde 2003.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 2 de noviembre de 2010