Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:DESAYUNO CON... SEBASTIÃO SALGADO

"¿El secreto de una foto? Sí, hay uno: la dedicación"

Hablamos de fotografía. No de lentes, diafragmas o iluminación. Conversamos de lo que se mueve alrededor del encuadre y hacia la imaginación. El fotógrafo brasileño Sebastião Salgado (Aimorés, 1944) elige para el primer café del día una mesa junto al ventanal del literario Café Gijón. Lleva la vista a través del cristal mientras habla de ideología, fotografía y vida. Tres en una. Y regresa al café, a la tierra, cuando ve sobre la mesa lo que cariacontecido describe con un largo "fabuloso": un pan con aceite, tomate y ajo. "Adoraba el ajo, pero por una infección en África que me modificó el metabolismo no puedo probarlo". Será un cruasán.

Lo manosea y desmenuza hasta que se confiesa desganado y resfriado por quedarse dormido en una sesión de acupuntura en Papúa Nueva Guinea. Ahí queríamos llegar. Es su nuevo proyecto: Génesis. "La idea", dice dibujando en el aire como si rellenase un pentagrama, "es demostrar que una mitad del planeta está como en el día del génesis y que tenemos que intentar preservarlo para vivir tranquilos".

Después de tres décadas, el fotógrafo brasileño vive la transición a lo digital

Cercano e ilusionado, Salgado, premio Príncipe de Asturias de las Artes en 1998 y de paso por Madrid para recoger el galardón que le concede Save the Children, ha dado un giro más de tuerca a su carrera.

El fotógrafo brasileño comenzó hace cinco años a retratar a los "otros animales". "Hasta ahora", reconoce con un gesto cómplice, "solo había trabajado con uno, el hombre". Su nuevo trabajo ha situado la cámara frente a esa parte del planeta, un 46% según sus cifras, que se muestra como en el origen y que esconde "las cosas más puras". Algunas de esas cosas, las que no se tocan -"la idea de comunidad, solidaridad y compasión"- están allí y aquí, en la vida de los pingüinos, que "viven como nosotros", pero también en la huelga del 29-S. "Los españoles sois solidarios", reflexiona Salgado pellizcando migas de pan, "porque hay una amenaza de clase. Y si empeora, la idea de supervivencia empieza a existir realmente".

Con el rastro que dejan sus palabras, no es difícil imaginar el comienzo. Empezó a tirar fotos muy tarde. Era militante de izquierdas ya en la época universitaria y "sentía que tenía algo que enseñar". Su actual esposa, Lélia, necesitaba una cámara para cursar Arquitectura en París y la compró. "Era una Pentax. Fue tan bueno mirar a través de esa lente y verlo todo", exclama Salgado agarrando la cámara con el recuerdo. "La pobre Lélia nunca la tuvo". Corría el año 1973 y el hasta entonces economista había elegido nuevo trabajo: fotoperiodismo social.

Tres décadas después, Salgado vive otra transición. "Alguien me dijo que lo intentara y me pasé al digital en julio de 2008". A su manera. Sigue necesitando una plancha grande de contacto que analiza con su lupa porque el ordenador no es lo suyo. "He empezado de nuevo. Necesitaba un negativo más grande [para el proyecto Génesis]. El aprendizaje es fabuloso. Te crea una dinámica de vida que no te da tiempo a pensar que estás viejo".

¿El secreto de una foto? Duda. "Ah, sí, hay uno: la dedicación. Yo le digo a un joven que si crees en lo que haces, y dedicas todo tu tiempo, tu vida, tendrás una oportunidad más grande".

Café Gijón. Madrid

- Té con leche: 3,70 euros. - Café solo: 3,70.

- Cruasán: 2,70.

- Barrita con tomate y aceite: 3,10.

Total: 13,20 euros.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Viernes, 8 de octubre de 2010

Más información