Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:CON MUCHO GUSTO

La ensalada en la maceta

Varios cursos enseñan a mantener minihuertas ecológicas en terrazas

El lunes de esta semana 20 entusiastas alumnos y alumnas comenzaron en La Casa Encendida el curso La huerta en casa. En la asociación Germinando, encargada de impartir las clases, tuvieron que hacer "una dolorosa criba, porque casi todos merecían entrar", dice la coordinadora del curso, Cristina Ruiz. Más de 100 personas mandaron la carta de motivación para inscribirse. Un dato que refleja el creciente interés por acercarse a métodos de producción y consumo de alimentos más caseros y ecológicos, dos de las claves que inspiran los cursos de Germinando.

Disfrutar de sabores que retrotraen al pasado, al huerto del abuelo y a las ensaladas de la abuela, y aprender a cultivar hortalizas en el balcón de una casa, o incluso en la repisa de las ventanas, son las dos principales motivaciones que llevan a que los huertos en pisos urbanos se extiendan por todo tipo de barrios y ciudades de Madrid. Expertos, aprendices y hortelanos domésticos con algunos años de experiencia advierten de que, para prevenir posibles desilusiones, nadie piense que con estos "minihuertos" se logra el abastecimiento completo de verduras y otras hortalizas. Por otro lado, avisan de la necesidad de contar con una buena y continuada exposición al sol, un riego continuo y cuidado especial para que entre las semillas, los sustratos y los abonos utilizados se opte siempre por lo más ecológico.

En la terraza del piso de Yago y Gustavo crecen tomates y lechugas

Yago y Gustavo cultivan desde hace años hasta una veintena de plantas comestibles diferentes. "Empezamos en nuestra primera casa, en la calle de Gaztambide, en un balcón estrecho de dos metros cuadrados que nos daba para tener lechugas, acelgas, brócoli y fresas. Cuando decidimos cambiarnos de piso, en lo primero que pensamos fue en que tuviera un balcón más grande para poder cultivar más cosas". Y así fue, su vivienda actual, en la calle del Pintor Rosales, cuenta con una amplia terraza donde crecen tomates, escarolas, lechugas, acelgas, orégano, calabacines, espinacas, hinojo, apios, fresas, remolachas, canónigos, pimientos...

Yago insiste en el trabajo que conlleva mantener este pequeño vergel: "En verano tenemos que tirar de amigos para que lo rieguen diariamente". Y en los contratiempos que surgen: "Estamos cansados de intentar combatir los ácaros de los tomates, pero lo que tenemos claro es que no los vamos a fumigar con ningún pesticida convencional, preferimos ser pacientes y utilizar métodos más ecológicos". "La satisfacción llega cuando salimos a la terraza y con uno de esos tomates y unas hojas de lechuga, escarola y canónigos te haces una ensalada casera de verdad", remata Gustavo.

Beatriz también disfruta de estos cultivos y de sus sabores. Es una antigua alumna de los cursos de La Casa Encendida, que practica desde hace dos años lo aprendido, primero también en un piso pequeño, y ahora en la terraza de la comunidad de vecinos de su nueva casa, cerca de la Puerta del Ángel. Desde su experiencia recomienda "empezar con cosas fáciles y muy agradecidas, como plantas aromáticas, para seguir con lechugas y acelgas, y luego probar con tomates". Gracias al curso de introducción de Germinando y a los contactos, bibliografía y direcciones de Internet que sacó del mismo, Beatriz continúa su formación para rentabilizar al máximo las cosechas y obtener las mejores semillas.

Para Cristina Ruiz, este tipo de alumnas justifican la labor que hacen en Germinando: "Nosotras queremos que el fin de los cursos sea que se creen huertos y, hasta la fecha, ninguna de las personas que ha pasado por ellos nos ha dicho que no lo hicieran". También destaca que no es necesaria una inversión desmesurada para su puesta en marcha, algo en lo que coinciden Beatriz, Yago y Gustavo. Estos últimos cuentan con mesas de cultivo especiales compradas por Internet, que en algunos casos ascienden a 250 euros, pero, como Cristina, recomiendan empezar con las macetas y jardineras que ya se tengan. La elaboración de un compost propio con restos orgánicos y el intercambio de semillas con otros cultivadores también abaratan la inversión.

Pistas para empezar

- Asociación Germinando: www.germinando.es. Realizan cursos en diversos puntos de la capital y otras ciudades de la comunidad.

- La Casa Encendida: www.lacasaencendida.es. Programa varios cursos al año de huerto y jardinería ecológicos.

- Mariano Bueno, productor y divulgador: www.mariano-bueno.com. Sus libros son una referencia ineludible.

- Centro Social Autogestionado La Tabacalera: http://latabacalera.net. Situado en el barrio de Lavapiés, tiene un huerto comunitario.

- Horturbà: www.horturba.com Una iniciativa que nace en Barcelona, pero a la que cualquiera puede acudir para informarse.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Jueves, 7 de octubre de 2010

Más información