Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Educación cede ante la presión de los conservadores en la moral sexual

Los 'kikos' y Valencia Educa en Libertad imponen sus tesis

Los cursos de educación sexual que imparten técnicos de sanidad desde hace dos años, en la mayoría de los 400 institutos públicos y concertados, no solo están paralizados "temporalmente", sino que su reedición pende de las presiones de grupos ultra católicos dirigidas a modificar sus contenidos. Fiel a los valores morales de grupos católicos conservadores -Camino Neocatecumenal, conocidos como kikos por su fundador Francisco Argüello, o Valencia Educa en Libertad-, la secretaria autonómica de Educación, Concha Gómez, propuso a la Consejería de Sanidad cambios en el Programa de Intervención en Educación Escolar (PIES) que se ofrecen a los adolescentes de 3º de ESO con la idea de centrar el temario "en la sexualidad en la familia", según apuntan fuentes sanitarias.

Desde la Dirección General de Salud Pública de la Consejería de Sanidad se elaboró una contrapropuesta que mantenía, en esencia, el contenido "científico, de educación sexual basada en la evidencia" del programa original. De hecho, fue esta dirección general la autora del PIES, que contó con el aval de las principales sociedades científicas de sexualidad estatales y por la principal entidad de médicos de familia (Semfyc). Ante estas diferencias hay pendiente una reunión para definir el temario final de los materiales educativos, en caso de que -como ha matizado la Generalitat Valenciana- se impartan el año que viene."No tenemos nada que decir al respecto", se limitó a afirmar ayer la Consejería de Educación. No obstante, dejó la puerta abierta a futuros cambios en el temario, ante la pregunta reiterada de si se mantendría íntegro el contenido original de estos programas.

La Consejería de Educación ha hecho oficial ya que los próximos cursos serán impartidos por "psicopedagogos y no por técnicos de sanidad [enfermeras o sexólogos]". La paralización temporal del PIES, según el mismo portavoz, obedece a la necesidad de hacer "ajustes que se han observado con los años de funcionamiento, como simplificar el lenguaje", sin precisar la orientación del cambio.

La suspensión no ha sido notificada a los directores, ni a los departamentos de orientación de los institutos ni a los propios psicopedagogos o psicólogos que tienen que impartir la materia, confirman desde la Asociación Profesional de Directores de Secundaria.

En primera línea de oposición al "polémico PIES" está la Federación Educación y Desarrollo en Libertad (Fedel) integrada por docentes católicos y adscrita a la plataforma estatal España Educa en Libertad a través de la filial Valencia Educa en Libertad (Vael). Esta entidad ha pedido a Educación que arbitre las medidas necesarias "para que los derechos de las familias queden salvaguardados siempre que se pretenda que nuestros hijos asistan a actividades extracurriculares y, especialmente, si tienen alguna implicación de carácter moral, como es el caso de los programas PIES".

Juan Carlos Muñoz, portavoz de Fedel, comentó ayer a este diario que "la sexualidad está íntimamente relacionada con la afectividad y la moral" e insiste en que "los técnicos de la Consejería de Sanidad no son quienes para arrogarse la potestad de decir con qué criterios se educa a sus hijos". También los miembros del Camino Neocatecumenal (conocidos como kikos) han presionado en centros concertados para combatir los PIES e impartir clases de sexualidad desde el prisma de la moral católica conservadora.

Estos mismos grupos ya se opusieron al capítulo del temario de Educación para la Ciudadanía, por considerar que el Gobierno socialista pretendía "adoctrinar" a los estudiantes. Entonces, el consejero Font de Mora y Concha Gómez, en otro guiño hacia esos grupos católicos, consintieron introducir la objeción de conciencia en la norma valenciana, que finalmente en julio de 2009 acabó tumbando el Tribunal Superior de Justicia valenciano.

En el polo opuesto, la presidenta de la Confederación Gonzalo Anaya de la escuela pública, María José Navarro, considera "muy grave" la paralización de los PIES, ya que "han funcionado correctamente y han servido de orientación y ayuda a los alumnos de ESO". Además, recuerda que "la educación sexual es necesaria y no se puede paralizar, es un complemento de la tarea educativa de las familias".

Los padres de la escuela laica sostienen que los PIES son programas que "son muy importantes para los alumnos de ESO, tanto para prevenir enfermedades de transmisión sexual, como para ayudarles a resolver dudas y darles nociones para vivir una sexualidad sana y positiva". Navarro solicitó a Educación que lleve a los órganos de consulta establecidos -como la Mesa de Padres- la adaptación de estos contenidos para poder valorarlos.

También el Col·lectiu Lambda salió en defensa de una educación sexual que reconozca "la diversidad afectivo-sexual".

La coordinadora de Esquerra Unida, Marga Sanz, que alertó de la paralización de los PIES el martes, pidió ayer la comparencia de los consejeros de Educación y Sanidad "para que expliquen los motivos de la suspensión y los criterios para modificarlos".

De lo contrario, se extenderían las "sospechas", dijo, de que la reelaboración de los contenidos que ha puesto en marcha la Generalitat pretende supeditarse "a los dictados del Arzobispado", que ha criticado el programa.

El ministro de Educación, Ángel Gabilondo, terció ayer en la polémica y defendió la guía elaborada en colaboración con los ministerios de Sanidad y Bienestar Social, que desarrolla cada comunidad autónoma. "No contiene recomendaciones, ni recetas, ni mandatos, ni consignas. Son indicaciones de carácter general". El Gobierno central no trata de "banalizar" ni "trivializar" la sexualidad, sino vincularla a "una educación integral". Gabilondo precisó que en la conferencia sectorial de comunidades autónomas ya se determinó que cada Gobierno regional aplicaría la guía de la forma que considerara oportuna.

Dos modelos de educación sexual: integración frente a contención

Programa de Intervención de Educación Sexual (PIES):

El PIE está elaborado por técnicos de Sanidad. Lleva dos años ofreciéndose a alumnos de 3º de ESO (14-15 años). Estos son sus objetivos:

- Reconocer y facilitar el manejo de la intervención primaria en embarazos y en el contagio de infecciones de transmisión sexual.

- Reconocer y situar la sexualidad desde una visión integradora de los distintos aspectos que engloba.

- Reconocer y situar los comportamientos sexuales propios dentro de los aspectos controlados por la propia voluntad.

- Reconocer y situar la diversidad de las opciones sexuales como un prinicipio de respeto y convivencia.

- Reconocer la igualdad de mujeres y varones.

- Potenciar la reflexión crítica sobre las desigualdades por razón de sexo en cualquier ámbito de la vida.

El curso Sabe Escolar:

El Arzobispado de Valencia considera que el PIES ofrece una visión "reduccionista del ser humano" y por ello encargó hace meses un programa alternativo al Instituto Valenciano de Fertilidad (Ivaf), una entidad vinculada al Opus Dei. El Ivaf es autor del curso Sabe Escolar, que está basado en "propuestas de continencia, en el respeto mutuo y la práctica de las virtudes". Cuenta con las siguentes unidades:

- La fertilidad humana: su desarrollo y reconocimiento .

- La familia humana: causa, razón y fin de la sexualidad. Tipos y modelos de funcionalidad y disfuncionalidad familiar.

- La sexualidad responsable: virtudes y defectos.

- Salud y sexualidad.

- La representación de la sexualidad en el espacio público y la difusión en medios y redes.

- La diferenciación sexual en la construcción social:equidad, diferencia, respeto y promoción.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Jueves, 7 de octubre de 2010

Más información