Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cuba prepara otra excarcelación masiva de prisioneros políticos

La disidencia cree que la medida podría afectar a más de 60 presos

El Gobierno de Raúl Castro prepara condiciones para una nueva excarcelación masiva de presos políticos, una vez sean puestos en libertad los 16 opositores del Grupo de los 75 que todavía permanecen en prisión. Así lo cree la Iglesia católica cubana y también activistas de derechos humanos, que ayer informaron de que una decena de presos que no están en las listas de Amnistía Internacional (AI) han sido entrevistados en los últimos días en diferentes cárceles. "Les preguntaron si estaban dispuestos a marcharse del país y con qué familiares quieren hacerlo. Todo indica que el régimen prepara otra excarcelación masiva, quiere vaciar las cárceles de presos políticos y salir de una vez del problema", afirmó Elizardo Sánchez, de la Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional.

Según Sánchez, Raúl Castro pretende ir más allá del compromiso alcanzado en julio con el cardenal Jaime Ortega -en presencia del canciller español, Miguel Ángel Moratinos, como testigo y facilitador- de permitir la salida de 52 opositores encarcelados en la primavera de 2003, considerados por AI prisioneros de conciencia. De ellos, 36 ya han viajado a España y otros tres lo harán esta misma semana, pero nadie ha dicho oficialmente qué pasará con los que rechazan abandonar la isla, una docena aproximadamente. Tanto la Iglesia como Moratinos han sugerido que también serán liberados y se les permitirá quedarse en Cuba. "Este mismo mes podrían salir todos a la calle", da por seguro Sánchez. Para él, el problema ahora es el estatus legal con el que se les pondrá en libertad, si bajo la fórmula usada hasta ahora de "licencia extrapenal", o como beneficiarios de un indulto y por tanto con todos los derechos, "como debería ser".

Al zanjarse el caso de los 75, lo siguiente es ponerse de acuerdo sobre los nombres de las personas que quedan en la cárcel por motivos políticos. "Todos estamos pendientes de esas listas", admitió el viernes pasado el cardenal Ortega, tras señalar que la Iglesia es una "simple intermediaria" y para poder realizar su labor mediadora aguarda a que se concreten esos nombres.

Sobre las famosas listas trabajan varias organizaciones opositoras. Pero hay diferencias de criterios. La Comisión de Elizardo Sánchez habla de unos 100 presos, incluyendo a personas acusadas de cometer actos violentos. El movimiento de las Damas de Blanco es de la opinión de incluir solo a los considerados pacíficos, por lo que la lista se reduciría a entre 50 y 60 nombres.

Sánchez afirma que entre la decena de presos entrevistados la semana pasada hay cinco implicados en el intento de secuestro de una aeronave en 2003, de los cuales tres están condenados a cadena perpetua. Por esta y otras señales, Sánchez se inclina a pensar que se prepara una "excarcelación amplia". "Calculamos que entre 60 y 70 opositores pueden quedar en libertad en esta segunda oleada", asegura. Según Sánchez, es "una buena noticia, pero cambiar la cárcel por el exilio es inadmisible y además no se avanzará nada si no cambian las leyes que criminalizan el ejercicio de los derechos civiles y políticos".

* Este articulo apareció en la edición impresa del Martes, 5 de octubre de 2010