Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Telefónica quiere que pague más quien más descarga de Internet

La operadora cree inviable el actual modelo - Cuestiona la tarifa plana "ilimitada" y propone incorporar a los proveedores de contenidos al mantenimiento de la Red

Telefónica ha podido abrir sin querer una nueva caja de Pandora en el debate sobre el futuro de Internet. La operadora, la mayor del país y la cuarta del mundo, confiesa que le preocupan los usuarios que hacen un uso "ilimitado" de la tarifa plana. Y advierte de que si no comienzan a diferenciarse las tarifas por tipos de servicios o de abonados, de forma que los usuarios "intensivos" que realizan descargas o ven vídeos por streaming paguen más y dejen de estar subvencionados por el resto, el modelo actual "puede llegar a un punto de quiebra donde los costes superen los ingresos, y nadie quiere que esto ocurra".

Así de rotundo se expresó ayer Julio Linares, consejero delegado de Telefónica, en la inauguración en Santander del XXIV Encuentro de las Telecomunicaciones de la UIMP, que organiza la patronal Aetic, y donde se reúnen cada año los pesos pesados del sector. El presidente de Yoigo, Johan Andsjö, tampoco se mostró a favor de las tarifas planas ilimitadas, pero cree que el aumento de precio recaerá en el usuario final. Asociaciones de consumidores, como Facua, pidieron al Gobierno que regule para evitar que las compañías "ataquen al usuario para ganar más dinero".

El debate se acelera con la expansión de los teléfonos con nuevas capacidades

Con el fin de popularizar el acceso a Internet, las compañías telefónicas hace tiempo que decidieron empaquetarlo junto a las llamadas y ofrecerlo por una cantidad fija al mes, sin mayor límite que la velocidad contratada. Nacieron las tarifas planas, de las que disfrutan la mayor parte de las más de 10 millones de líneas contratadas en España. Pero la aparición de nuevas aplicaciones y el uso generalizado de la Red ha provocado un aumento de tráfico exponencial que amenaza con saturar Internet, y dar al traste con el actual modelo.

Para evitar este hipotético colapso, Telefónica propone "tarifas flexibles y segmentadas" adecuadas al perfil de consumo de cada uno de los abonados, frente al café para todos del actual sistema. El debate no es nuevo, pero se ha acelerado con la creciente migración del acceso a Internet desde el fijo al móvil, cuyas redes están menos preparadas aún para soportar un tráfico tan intenso de datos. Así, el 5% de los abonados de móvil consume un 75% del tráfico (la proporción es de 20-80 en el caso de Internet fijo). La llegada de los smartphones -teléfonos con nuevas capacidades- no ha hecho sino agravar el problema y en 2013, el acceso a la Red por móvil superará a la fija.

En España solo existe tarifa plana propiamente dicha en la banda ancha fija, puesto que en el móvil se reduce la velocidad a casi mínimos cuando se sobrepasa un cierto volumen de descargas al mes, o se cobra un extra a partir de ese límite, lo que llaman irónicamente en el sector tarifas onduladas.

Los pocos operadores móviles que ofrecían esas tarifas ilimitadas han dado marcha atrás, como AT&T o la propia Telefónica, cuya filial en el Reino Unido, O2, eliminó en junio una tarifa plana incluyendo en el contrato el número de megabytes máximo que el usuario puede descargar al mes. Así que los cambios, de llegar, vendrían en el ADSL o en el cable, aunque Linares aclaró que "Telefónica va a seguir comercializando las distintas tarifas planas".

Si los operadores deciden implantar tarifas a la medida no tendrán problemas con el regulador. El presidente de la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT), Reinaldo Rodríguez, señaló que en España las compañías gozan de libertad para fijar las tarifas minoristas.

Entroncando con esta polémica, Telefónica sacó a relucir otro gran debate: la neutralidad de la Red, es decir, que ningún proveedor ni ningún contenido pueda ser discriminado respecto a otro. La operadora entiende que existe una asimetría creciente e insostenible entre los proveedores de acceso a Internet (ISP), como Telefónica, que mantienen las redes tanto fijas como móviles de banda ancha, y los agentes de contenidos, como Google o Yahoo, que se aprovechan de esa inversión para vender servicios o cobrar por publicidad casi sin gasto.

Como soluciones para dar respuesta a este dilema, propone obligar a los agentes de contenidos a adecuar su capacidad de generar tráfico a su inversión en la Red, mejorar los acuerdos de interconexión entre operadores y distinguir entre un Internet público, de dominio común, y otro espacio reservado a los servicios especiales gestionados. La primera solución está patrocinada por AT&T; la segunda, por Orange, y la tercera, y más polémica, es la que apadrinan Google y Verizon, aunque expresamente piden que se excluya a la telefonía móvil. Telefónica cree que será necesario recurrir a una mezcla de ellas.

La mayor operadora española, aclaró Linares, no negocia por ahora acuerdos con proveedores de Internet similares al suscrito entre Verizon y Google para regular la neutralidad en la Red.

Tráfico creciente

- En 2009 había conectados 1.000 millones de hogares, 4.600 millones de personas y 1.400 millones de máquinas; en 2020 serán 1.200, 6.000 y 40.000 millones respectivamente.

- El 20% de los usuarios de banda fija son responsables del 80% del tráfico, y el 5% de los de Internet móvil del 75% del total.

- Los proveedores de contenidos (Google, Yahoo...) generan 15 veces más tráfico que el de los operadores.

- El acceso móvil a Internet será mayoritario en 2013 gracias a los smartphones (teléfonos inteligentes) y el mercado de aplicaciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 31 de agosto de 2010

Más información