Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El rey de Marruecos apremia a crear la región del Sáhara Occidental

Mohamed VI denuncia maniobras para torpedear su plan de autonomía

El rey Mohamed VI de Marruecos pidió ayer establecer una "hoja de ruta clara y precisa" para llevar a cabo gradualmente la "regionalización avanzada" del país, que deberá comenzar por el territorio del Sáhara Occidental. En un discurso televisado a la nación con motivo de la llamada Fiesta de la Revolución del Rey y el Pueblo, el monarca alauí arremetió contra los "adversarios" que "persisten en sus maniobras desesperadas con el objetivo en vano de trabar y torpedear" la iniciativa de autonomía que Marruecos propone para el Sáhara.

"Los derechos de la ciudadanía no pueden ser ejercidos más que dentro del marco del respeto del derecho de la patria a salvaguardar su unidad, su integridad territorial y su soberanía nacional", señaló Mohamed VI en su alocución.

El enviado de la ONU pide a Rabat que acepte dialogar con el Polisario

El rey de Marruecos anunció el pasado 3 de enero la creación de la Comisión Consultiva para la Regionalización (CCR), con la misión de sentar las bases de un plan de descentralización del país. Aunque en un principio Mohamed VI dio hasta el mes de junio a la CCR -presidida por el ex embajador marroquí en Madrid Omar Azziman- para cumplir su cometido, posteriormente alargó el plazo seis meses más.

El monarca emplazó en su discurso de ayer a "dar a conocer [la regionalización] a través de un debate nacional amplio y constructivo" que consolide el apoyo al proyecto, y a preparar una "hoja de ruta clara y precisa con el objetivo de asegurar una puesta en marcha juiciosa y gradual de este proyecto".

Asimismo, instó al Gobierno marroquí a elaborar una "carta de descentralización", en paralelo a los trabajos de la CCR, donde se tenga en cuenta la transferencia de competencias y recursos financieros a las regiones.

Mohamed VI también se dirigió a los "partidos políticos serios" para decirles que deben contribuir a "la preparación y el asesoramiento de élites cualificadas que puedan administrar óptimamente los asuntos regionales".

En su alocución, Mohamed VI no hizo referencia a la polémica surgida en el último mes en torno a la frontera de Marruecos con la ciudad española de Melilla.

El discurso sobre la descentralización en la antigua colonia española se produce después de que el emisario de la ONU para el Sáhara Occidental, Christopher Ross, haya dibujado en su último informe un panorama negro sobre el proceso de diálogo para solucionar el conflicto, hasta el punto de solicitar ayuda a las potencias occidentales. Ross pide a Marruecos que acepte discutir la propuesta del Frente Polisario sobre la celebración de un referéndum de autodeterminación, según un documento secreto del enviado personal del secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, al que ha tenido acceso EL PAÍS.

Nombrado en enero de 2009, Ross hizo en marzo su tercera y última gira por el Magreb. También organizó dos rondas informales de conversaciones, la última en febrero en Nueva York, donde pidió a ambas delegaciones que aceptasen discutir la propuesta de la otra parte.

Pero Ross también revela que es Marruecos quién menos esfuerzos hace. "En la más reciente reunión informal (...) el Frente Polisario hizo un modesto esbozo de lo que podía ser una negociación genuina al explorar con Marruecos algunos aspectos específicos de su última propuesta de autonomía", señala Ross. "Marruecos declinó explorar la propuesta del Polisario". "En consecuencia el Polisario se negó a continuar".

De un tiempo a esta parte, recuerda Ross, los derechos humanos en el Sáhara se han convertido "en el aspecto más polémico de la discusión en el Consejo de Seguridad". "Desde que fui nombrado he sugerido a mis interlocutores marroquíes que si desean que el Polisario acepte su visión de un Sáhara autónomo deben demostrar sus buenas intenciones y ser indulgentes con los activistas saharauis independentistas en vez de constreñir su libertad de movimiento y de expresión".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 21 de agosto de 2010