Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Revilla, el presidente mejor valorado, y Rivero el peor, según el CIS

La mejor nota del PSOE es para Barreda, y la mejor del PP para Valcárcel

Miguel Ángel Revilla, presidente de Cantabria, es el líder autonómico mejor valorado en su comunidad, según el resultado del barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS).

El trabajo de campo se hizo entre enero y marzo con una muestra superior a 10.000 entrevistas, pero los resultados no se han conocido hasta ahora, a un año de las elecciones autonómicas y municipales. Revilla, del Partido Regionalista de Cantabria (PRC), gobierna en coalición con el PSOE, a pesar de lo cual obtiene mucha mejor nota que otros presidentes que tienen mayorías absolutas holgadas. Gana claramente en la pregunta sobre la gestión y sobre la calificación de su actuación.

El peor valorado de los 17 presidentes es el canario Paulino Rivero, de Coalición Canaria, que gobierna apoyado por el PP.

Los ciudadanos de Valencia y Madrid ven más extendida la corrupción

En el grupo de los mejor valorados siguen a Revilla el popular Ramón Luis Valcárcel (Murcia) y los socialistas José María Barreda (Castilla-La Mancha) y Guillermo Fernández Vara (Extremadura). Los tres gobiernan con mayoría absoluta y el de Murcia es el presidente autonómico con mayor apoyo electoral.

La encuesta no incluye intención de voto, pero da idea de las posibilidades electorales de cada uno de los presidentes. En el caso de Barreda, el socialista mejor valorado, hay encuestas que aseguran que puede tener dificultades para revalidar su mayoría absoluta y, por tanto, la presidencia, pero el sondeo oficial revela que su rival, María Dolores de Cospedal, no tiene una nota excesivamente buena. En concreto, de la secretaria general del PP solo el 10% dice que su labor de oposición es buena o muy buena, justo el mismo porcentaje que dice que la de Barreda es mala o muy mala.

Además del de Canarias, los presidentes peor valorados en la encuesta son José Antonio Griñán (Andalucía), Patxi López (País Vasco) y José Montilla (Cataluña). Sólo el primero tiene mayoría absoluta y únicamente el catalán comparece a las urnas en los próximos meses.

Griñán fue nombrado presidente hace poco más de un año y aún no se ha sometido a unas elecciones autonómicas. Por eso, el PP mantiene la esperanza de lograr el hito histórico de arrebatar al PSOE este feudo tradicional. Sin embargo, la valoración de Javier Arenas, líder autonómico del PP, es aún peor que la de Griñán, porque el 38,4% ve mala o muy mala su actuación, frente al 25,4% que califica así la gestión de la Junta.

El presidente del PP peor valorado es el de Castilla y León, Juan Vicente Herrera. A pesar de eso, todas las encuestan muestran que el PP mantendrá la mayoría absoluta en esta comunidad, pese a la apuesta del PSOE con Óscar López como candidato.

Los dos barones autonómicos más conocidos del PP, Esperanza Aguirre (Madrid) y Francisco Camps (Valencia) están en la zona intermedia de valoración. Coinciden en que en distinto grado sus comunidades han sido afectadas por los escándalos y los casos de corrupción y en que la encuesta muestra la pésima valoración de sus oponentes socialistas, Tomás Gómez y Jorge Alarte, respectivamente. Quizás por eso, todas las demás encuestas muestran que, pese a todo, sus mayorías absolutas no están en absoluto en peligro.

Tomás Gómez, líder de los socialistas madrileños y presunto candidato autonómico, es valorado como mal o muy mal por el 46,4% de los ciudadanos, frente al 36,4% de los que dan esta calificación a Esperanza Aguirre.

La acumulación de escándalos en esas comunidades hace que los ciudadanos de Madrid y Valencia tengan una percepción alta sobre la extensión de la corrupción. Por ejemplo, en Madrid un 78,9% considera que la corrupción en la Administración autonómica está muy o bastante extendida. En la Comunidad Valenciana este porcentaje es del 70,3%.

En Andalucía, gobernada por el PSOE, el 59,9% considera que la corrupción está muy o bastante extendida en la comunidad.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Sábado, 17 de julio de 2010