ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

domingo, 4 de julio de 2010
Las pruebas de acceso a la Universidad

La nueva Selectividad es más fácil

Aumentan los aprobados en la mayor parte de España - Los alumnos tienen más margen para decidir de qué se examinan y dejar fuera 'huesos' como matemáticas

Un 14, en lugar de un 10, de nota máxima de acceso a la universidad; un alumno que se examina en Selectividad de una materia que no ha cursado en Bachillerato o exámenes de matemáticas que se hacen si uno quiere y si no, pues no. Estas son algunas de las singularidades de las nuevas pruebas de acceso a la Universidad que han estrenado el pasado mes de junio más de 160.000 alumnos de Bachillerato y que ha supuesto un aumento de los aprobados en la gran mayoría de comunidades autónomas con respecto al curso anterior; Cataluña ha registrado la cifra más alta de su historia (94,4%) y La Rioja, la más elevada de esta década en su comunidad (95,5%). El porcentaje más alto está en País Vasco, con un 97,9%. Con todas las precauciones que hay que tomar con unos datos que aún son provisionales, la cifra aproximada de aprobados en la convocatoria de junio en España puede rondar el 93%, cuando los cinco años anteriores había oscilado entre el 89% y el 90%.

Hay menos ejercicios obligatorios y los voluntarios pueden subir cuatro puntos

Muchos responsables universitarios se resisten a atribuir ese aumento a las características de las nuevas pruebas, y el Ministerio de Educación dice que esperará a que terminen los exámenes de septiembre para hacer un análisis de esta primera convocatoria de la nueva Selectividad. Pero lo cierto es que los exámenes obligatorios tienen dos materias menos (de seis o siete a cuatro o cinco en las comunidades con lengua cooficial). Además, dentro de unos criterios de corrección mucho más acotados y objetivos, algunos se han "dulcificado", dice Ángel Cervera, profesor de Lengua en la Complutense y corrector de Selectividad. Cervera relata que, si antes con tres o cuatro faltas de ortografía la mejor nota que se podía sacar en un examen era un 3, ahora se resta 0,5 puntos por cada incorrección.

Así, la presión es algo menor para los que quieren estudiar una carrera sin mucha demanda; ya que les con basta aprobar la fase obligatoria. Pero los que aspiran a estudiar un título muy demandado (por ejemplo, Medicina, Arquitectura, algunas ingenierías, entre otras) han de presentarse a la nueva parte voluntaria de la Selectividad: hasta cuatro exámenes, de los que contarán las dos mejores notas, y que pueden subir hasta cuatro puntos. Eso sí, si no se aprueba la parte obligatoria, el alumno tiene suspendida la Selectividad y de nada le sirven las pruebas voluntarias. En cualquier caso, sumadas las dos fases, la nota máxima ya no es 10, sino 14. Ya ha ocurrido: lo ha conseguido el ovetense Miguel Ruiz.

Lo que ocurre es que este año nadie tiene claro qué nota media le hará falta para cursar cualquier carrera, por la nueva escala de cero a 14, y también porque los titulados de FP de grado superior (para cursarla hace falta el título de Bachillerato) ya no tienen un número de plazas limitado para ellos en cada carrera. Así, técnicos superiores y bachilleres competirán con sus notas medias de acceso por cada plaza: los primeros con su expediente de FP, y los bachilleres, con la media de la Selectividad y el Bachillerato.

Probablemente por todo ello, y teniendo en cuenta que la parte voluntaria no podía hacer daño, -tan solo sumar-, muchos más alumnos de los cabía esperar la han hecho, llegando al 90% o más en Madrid, País Vasco o Cataluña. Además, en esa parte específica los jóvenes se pueden examinar de cualquier materia de modalidad (depende de la vía de Bachillerato elegida), se hubiera cursado o no. Así, ha habido alumnos que han hecho el examen de Matemáticas II (la de ciencias) en la parte obligatoria y el de matemáticas de letras en la voluntaria, aun sin haberla cursado, cuenta José María Salguero, orientador del instituto Juan de la Cierva de Madrid.

Y, precisamente las matemáticas, uno de los huesos más duros por la cantidad de suspensos que provoca cada año en Selectividad, han podido tener un gran impacto en los resultados. Ya solo se examina de esta materia quien lo desea; hasta ahora, como mínimo dos tercios de los alumnos estaban obligados. Y este año, por ejemplo, en la Universidad Carlos III de Madrid y en la de Castilla-La Mancha, se han presentado a matemáticas (las de letras y las de ciencias) en la parte obligatoria un 22%. De hecho, si se repasan los resultados de las matemáticas de letras de seis universidades (Castilla-La Mancha, Carlos III, Oviedo, Baleares, Politécnica de Madrid y La Rioja) en cuatro presentan uno de los dos resultados más bajos de Selectividad, llegando al 4,4 de nota media en Baleares, y al 72% de suspensos en la Politécnica y en la fase voluntaria en la Carlos III. Algo parecido ocurre con otras materias tradicionalmente muy difíciles, como Física. El año pasado tuvieron que hacer ese examen los alumnos de la vía científico-técnica, es decir, el 22% de los examinandos. En Castilla-La Mancha, este año lo han hecho en la parte obligatoria un 6%, y un 5% en la Carlos III.

Estudiantes a las puertas de la facultad de Odontología de la Complutense de Madrid durante los exámenes de Selectividad. / ÁLVARO GARCÍA

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana