Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El 'marketing' de los besos

Las estrellas de 'Crepúsculo' y Sandra Bullock triunfan en la gala que la MTV dedica al mundo del cine

Otro beso lésbico para ganar audiencia y darle que hablar a la prensa. Así podría resumirse la noche de los premios al cine de la MTV, esa cadena que fue clave a finales de los ochenta y en los noventa para la industria de la música y que hoy parece más bien una caricatura de sí misma en la que el mundo del reality show ha sustituido al de los vídeos y la cultura musical. Aunque los premios que suelen contar son los MTV VMA Music Awards, desde hace algunos años la cadena también entrega los MTV Movie Awards, un evento que ayer estuvo copado, además de por el improvisado beso entre Sandra Bullock y Scarlett Johansson, por los protagonistas de Crepúsculo .

Emulando en cierto modo al beso entre Madonna y Britney Spears que volvió a poner en el mapa los MTV Music Awards en 2008, Sandra Bullock, con bastante menos desparpajo que Madonna, agradeció el premio a su carrera que recibió en la noche del domingo en Los Ángeles plantándole un beso en la boca a Scarlett Johansson, una de las presentadoras de dicho galardón. "Ahora que hemos hecho esto, por favor, ¿podríamos volver a la normalidad? Hacer terapia es muy caro. Vuelvan a reírse de mí. Me da igual", dijo la actriz, que lleva cuatro meses lejos del ojo público aunque en boca de todos.

Tras recibir el Oscar a la mejor intérprete por The blind side el pasado marzo, el mundo descubrió que el marido de Bullock, Jesse G. James, le había sido infiel. Él lanzó públicamente una disculpa y se metió en rehabilitación "para salvar su matrimonio". Un mes después, la pareja se divorció. Desde entonces se han escrito todo tipo de barbaridades sobre Bullock, entre ellas que las mujeres que ganan un Oscar están maldecidas, como si las mujeres, con Oscar o sin él, no pudieran divorciarse o como si el divorcio no fuera una liberación sino un castigo.

De ahí que ayer ella misma expresara su opinión respecto a todo lo que se ha escrito en un discurso muy divertido: "He pensado que estaría bien aclarar ciertas cosas: no estoy muerta; todo el mundo tiene celulitis, no solo yo; los paparazzi necesitan cámaras mejores; nunca me he pasado 15 días sin duchar y fumando como una carretera mientras lloro en el hombro de mi tía Luddy. Me ducho dos veces al día, no fumo y mi tía lleva dos años muerta".

En cuanto a Crepúsculo, no solo se llevó el premio a la mejor saga sino que sus protagonistas, Robert Pattinson y Kristen Stewart, fueron las estrellas en la categoría de interpretación, de superestrella (Pattinson) y al mejor beso, lo cual, teniendo en cuenta lo poco que se besan en la saga, es toda una paradoja.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Martes, 8 de junio de 2010