Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:INTERNET

Un paleto hunde a George Lucas

Cómo un editor de vídeos de Milwaukee ha arrasado en YouTube mofándose de las tres últimas entregas de La guerra de las galaxias.

"La amenaza fantasma es la mayor decepción que he tenido desde mi hijo. Sólo que mi hijo acabó ahorcándose en el baño de una gasolinera y las precuelas de La guerra de las galaxias estarán ahí para siempre". Lo escuchas así, de sopetón, después de pinchar en uno de los vídeos más vistos en YouTube, y como para no quedarte a ver qué sigue. Star Wars: The Phantom Menace Review es un repaso, 10 años después, a los (muchos) fallos conceptuales de las tres últimas entregas de la saga de George Lucas. Un fenómeno imposible que ya arrastra a tres millones de espectadores.

La culpa la tiene Mike Stoklasa. Hace seis meses, el de este treintañero era un nombre que, si vivías en Wisconsin, igual veías en los créditos del vídeo de la boda de tu prima. Hoy tiene el canal más visto en YouTube el mes pasado. El Huffington Post pide que le den un programa de televisión. Le han invitado como conferenciante a varias universidades. ¿Su secreto? El odio colectivo. "Muchas pelis malísimas nos rompen el corazón porque son de nuestros cineastas favoritos. Yo quería desquitarme con vídeos que mostraran sus fallos, con una catarsis", explica desde Milwaukee. Especialmente dolorosas le resultaban esas precuelas de Lucas. "No veo que destaquen en nada salvo en ser malas", zanja con rencor. Por fortuna para él, millones de fans igualmente zaheridos buscaban quien liderara su rencor.

"Quería desquitarme con vídeos que mostraran sus fallos a modo de catarsis"

Y ese alguien fue Mr. Plinkett, su álter ego. "La voz interna de mi dolor", aclara. Para narrar el asunto, Stoklasa imita a un paleto del sur de Estados Unidos (o redneck), psicópata perdido, que se dirige a las prostitutas que tiene secuestradas en su casa pormenorizando el tormento que le causan las películas mal hechas. "Me permite improvisar sobre mis guiones, y es mucho más entretenido que tener que oírme hablar durante hora y pico". A Mr. Plinkett le gusta desvariar, dar consejos sobre cómo asesinar usando un spray insecticida Raid e insultar a guionistas.

Pero de frikis y sus peroratas está YouTube lleno. Stoklasa decidió darle una vuelta de tuerca y se empapó del otro recurso de moda: el mash-up (coger varias escenas de la misma película y crear un significado nuevo). Así que acabas volviendo a ver esas escenas que nunca te cuadraron, pero esta vez te dicen por qué. "No es que me propusiera 'hey, voy a inventar una forma nueva de crítica de cine'. Pero qué le voy a hacer si se me da mejor montar y rodar que al resto de críticos del montón".

Stoklasa es el triunfo de la razón. Es el ídolo de todos a los que se les pone la carita triste cuando oyen hablar de midiclorianos, ese invento biológico que se le ocurrió a Lucas para explicar la religión de La Fuerza. Cuando publicó su crítica de la segunda entrega, El ataque de los clones, Cartoon Network (partícipe en la franquicia de Lucas) interpuso una demanda por motivos de copyright y lograron que se quitara el vídeo. Tras dos días de e-mails furibundos, tuvieron que dar marcha atrás. Stoklasa se ha ganado a los fans. Si Lucas les abrió una herida, Mr. Plinkett es su tirita. Y La Fuerza le acompaña.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 28 de mayo de 2010