ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

lunes, 19 de abril de 2010
Reportaje:

La reina al desnudo

La popular biógrafa Kitty Kelley se adentra en los secretos de Oprah Winfrey - El libro retrata a la presentadora como una tirana que ha inventado su pasado

Puede que la reina esté desnuda pero nadie osará nunca decirlo porque se la teme en la misma medida en que se la quiere: mucho. La reina es la reina y en Estados Unidos esa categoría se traduce en una gran "O". La "O" de Oprah.

La reina no habla con la prensa; la reina no ha querido soltar ni una sola palabra para las 440 páginas que componen la biografía escrita por Kitty Kelley -agradecimientos, bibliografía y epílogo excluidos-; la reina se refiere a sí misma en tercera persona. "Oprah no anda"; "Oprah no sube escaleras". Esas dos afirmaciones son algunas de las perlas que la autora del libro Oprah. Una biografía, atribuye a la presentadora.

El comentario se produjo hace cinco años con ocasión de la visita de la multimillonaria y archiconocida reina de las tardes televisivas a una galería de arte en el barrio washingtoniano de Georgetown. Llegó Winfrey con una comitiva de dos limusinas; secretaria personal; peluquero; maquillador y guardas de seguridad varios. Pero cuando se le sugirió que tenía que andar o subir al segundo piso se negó en redondo. "Oprah no anda". "¿Escaleras?; ¿Escaleras?", dijo Oprah. La reina no sube escaleras, fue informado por ella misma el dueño, cuyo ayudante farfulló hiriente: "Pues la verdad es que deberías hacerlo, hermana. Sin duda te vendría bien un poco de ejercicio".

La autora dice saber la identidad del padre biológico de la estrella de televisión

El relato anterior no está ni desmentido ni confirmado por la interesada. Sencillamente, la presentadora no habla. Para nadie. Oprah Winfrey (Kosciusko, Misisipi, 29 de enero de 1954) ha construido un imperio valorado en cerca de 2.400 millones de dólares basado en la verdad. Pero según Kelley, ella no responde con el ejemplo. Es más: Winfrey no sólo no es transparente, sino que ha inventado parte de su vida para ganarse a la audiencia y hacerse más querida. Ni tuvo una infancia tan pobre como asegura ni fue abusada sexualmente cuando era una niña. La familia de Winfrey lo niega. Oprah insiste en su pasado desgraciado, en el que, a falta de perro -¡tan pobre era!-, tenía dos cucarachas como animales de compañía -Melinda y Sandy- y nunca tuvo el dinero para lucir un vestido comprado en una tienda.

Autora de biografías (no autorizadas) tan sonadas como la de Frank Sinatra; Nancy Reagan; la familia Bush o la familia real británica, Kitty Kelley ha construido el relato de quién es Oprah Winfrey con la ayuda de las entrevistas que la celebridad ha concedido en los últimos 25 años. Por eso, "al final, la propia Oprah es la mayor fuente de información", asegura la autora en el prólogo, que aun así ha hablado con más de 800 personas que conocen a la estrella mediática. Kelley ha dedicado cuatro años en elaborar lo que está llamado a ser otro de sus best sellers.

Sólo hay una aportación realmente novedosa a la figura de la persona de raza negra considerada por la revista Forbes como la más rica del mundo: Kelley asegura saber la identidad del padre biológico de Winfrey, que no es Vernon Winfrey, de quien hay en el libro una intencionada foto susurrando al oído de la escritora. Pero Kelley -¿como favor de una diva a otra diva?- calla. No revela ese dato a los lectores y lo hace por consideración, para que Oprah lo sepa de primera mano, de boca de su madre, Vernita Lee, quien, por cierto, tiene chófer puesto por la hija pero no sabe su número de teléfono móvil, según Kelley.

Dividido en 20 capítulos sin más títulos que el número, el libro rescata de los archivos declaraciones de Oprah en las que se definía a sí misma como "una prostituta" por haber vendido su cuerpo de jovencita a cambio de que los chicos le comprasen tabloides en los supermercados; aporta el certificado de nacimiento del hijo que Winfrey tuvo con tan sólo 15 años y que murió a los pocos meses; asegura que la magnate consumió crack y cocaína; y juega con la duda sobre la identidad sexual de la reina, que siempre ha tenido parejas masculinas pero sobre quien siempre se ha rumoreado que era lesbiana. "¿Adivina quién está colada por Diane

[Sawyer, periodista de ABC y amiga íntima de Winfrey]?", suelen decir los redactores de la cadena cuando llegan a la redacción lujosos regalos para la actual presentadora de las noticias de la noche.

NOTICIAS RELACIONADAS

Selección de temas realizada automáticamente con

La presentadora de televisión Oprah Winfrey. / AP

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana