Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
El acoso al juez Garzón

Almodóvar, Pilar Bardem y otros actores se encierran por el juez

Un aula universitaria acoge un maratón de memoria histórica

El director de cine Pedro Almodóvar apadrinó ayer con los actores Juan Diego Botto, José Sacristán, Pepe Viyuela y Pilar Bardem y los escritores Luis García Montero y Almudena Grandes, el encierro con el que las asociaciones de memoria histórica quieren defender la causa del juez Baltasar Garzón.

Encerrados en un aula universitaria -en la Facultad de Relaciones Laborales de la Universidad Complutense de Madrid-, en una asamblea, hablando de Franco, algunos sintieron "nostalgia negativa". "En esta calle nos reuníamos contra el franquismo. No creí que a mis 71 años iba a estar encerrada en las aulas donde me metían cuando tenía 18", dijo Pilar Bardem. "Me parece que esto [el procesamiento de Garzón] es lo más grave que ha pasado en democracia desde el 23-F", añadió. "Hay que hacer otra transición", añadió.

Para Almodóvar, "la sociedad española tiene una deuda moral con quienes perdieron la guerra y con los familiares de esos 113.000 cadáveres que yacen en las cunetas", y añadió que si Falange sienta en el banquillo a Garzón será "como si Franco volviera a ganar". El cineasta advirtió que a las víctimas y sus familiares no les mueve la revancha y para ilustrarlo expuso el ejemplo de Marcos Ana, el preso que más tiempo ha pasado en las cárceles del franquismo y del que planea hacer una película: "Sabía los nombres de sus verdugos, pero no los ha puesto en su libro para que los nietos no sepan qué fueron sus abuelos".

Botto, hijo de un desaparecido de la dictadura argentina, explicó que ya no confía en la justicia española. "¿Cómo confiar en una justicia que persigue un robo, pero no cientos de robos de bebés [en referencia a los niños robados del franquismo]; cómo confiar en una justicia que persigue un asesinato, pero no un genocidio; que persigue la desaparición de una niña, pero no la de 113.000 personas?", se preguntó.

Luis García Montero opinó: "Si el Estado hubiese arropado a las víctimas como se merecían, esto no estaría pasando". Para Almudena Grandes, la Transición fue "un éxito desde el punto de vista institucional, pero no moral". Gervasio Puerta, presidente de la Asociación de Ex Presos y Represaliados Políticos Antifranquistas, mostró su indignación porque quienes le provocaron "tanto dolor, hambre y sufrimiento" juzguen a Garzón.

Desde hoy y hasta el día 22, día en que se reúne el Consejo del Poder Judicial para decidir si suspende a Garzón, en el encierro se recogerán firmas de apoyo al juez, se proyectarán documentales y se podrá escuchar el testimonio de víctimas. "Ven y cuéntanos. Tu memoria es nuestra historia", les animó ayer Carlos Agüero, de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 14 de abril de 2010