Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Las vidas del castillo de Medina

La restauración de la fortaleza gaditana destapa sorpresas arqueológicas

El castillo de Medina Sidonia (Cádiz) tuvo cuatro vidas. Las cuatro cargadas de intensidad. Su legado histórico sigue entre sus paredes y ahora está saliendo a la luz. Los trabajos arqueológicos previos al proyecto de consolidación de esta fortaleza situada en lo más alto del pueblo no dejan de deparar sorpresas y ha llenado de ilusión al equipo de expertos que coordina Manuel Montanés.

El último hallazgo se remonta a la primera de las vidas de la edificación. Se trata de un muro de unos tres metros, que permite constatar su construcción en época de la Roma republicana.

Los trabajos en este castillo arrancaron en 2005 cuando el Ayuntamiento, la Diputación, la Junta y el Gobierno central comprometieron inversiones para recuperar esta fortaleza. Esos trabajos debían servir también para estudiar su importancia histórica y excavar en partes señaladas para descubrir su riqueza arqueológica.

Estas tareas han obtenido más y mejores resultados de los inicialmente previstos. Ya en la primera fase se pudieron documentar restos arqueológicos desde la Prehistoria. También se han hallado restos fenicios. Pero esa primera vida arrancó en época romana. Los especialistas han podido comprobar que se trata de un castillum. Sus torres y contrafuertes ocupan toda la zona del actual castillo y, según lo visto, en las últimas excavaciones permaneció en uso, al menos, hasta la época musulmana.

El último hallazgo, el muro de tres metros, incide en el pasado romano del castillo. "Puede tratarse de la puerta de entrada al recinto", señala el director de las excavaciones, Manuel Montañés. Los trabajos arqueológicos incidirán en estos restos para confirmar que se trata del acceso principal y no un simple muro perimetral.

Esta primera vida del castillo terminó en el siglo XI cuando los musulmanes construyeron una nueva fortificación, aunque manteniendo por lo general la superficie que ocupó la anterior etapa.

La tercera vida se sitúa en el siglo XIV, cuando se levantó un nuevo perímetro amurallado y también nuevas edificaciones. Con el primer duque de Medina Sidonia se documenta en el siglo XV el estado ruinoso de algunas murallas.

La cuarta vida, la más reciente, devuelve al castillo al protagonismo de la Historia. En el siglo XIX Medina Sidonia acogió a las tropas napoleónicas que habían invadido la ciudad, al contrario de lo que sucedió en Cádiz o San Fernando, que sí resistieron a ese ataque.

Las excavaciones han permitido descubrir dos tesoros de más 1.000 monedas, que van a ser centro de estudio de un congreso numismático que se ha convocado en Castellón para este mismo año. Los hallazgos han permitido difundir el valor cultural y arqueológico de esta fortaleza de Medina, que la Junta quiere convertir en uno de los referentes turísticos de Andalucía. De hecho, el proyecto de restauración incluye un mirador, desde el que se puede observar gran parte de la provincia de Cádiz por su situación estratégica.

Las excavaciones arqueológicas continuarán durante un año. Unos trabajos ilusionantes por la cantidad de sorpresas que todavía pueden destaparse en el castillo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 15 de febrero de 2010