Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:CENA CON... CAMILA ALIRE

"En EE UU hay más bibliotecas que McDonald's"

Vive a caballo entre Colorado y Albuquerque (EE UU) por razones laborales, y tiene tres periquitos y dos perros, pero deja claro que no es ninguna fanática de la defensa de los animales. Sale a colación el tema nada más sentarnos a la mesa al llegar el primer entrante: foie. Lo han prohibido en Chicago, comenta Camila Alire. Por el daño que se causa a los animales al obtenerlo. Desde la organización que preside, la Asociación de Bibliotecas Americanas (ALA), esta mujer lucha por otras causas no menos nobles: "Que la comunidad tenga libre acceso a toda la información a través de las bibliotecas". No es su único objetivo. Como latina, ha decidido desde que ocupó el cargo hace unos meses impulsar la lectura del español. Su asociación agrupa a todas las bibliotecas de Estados Unidos: públicas, académicas, de escuelas, de empresas...

La presidenta de los bliotecarios dice que con la crisis se prestan más libros

Los bibliotecarios tienen el poder de decidir lo que se compra. Y ella tiene mucho. Ha sido incluida entre las hispanas más influyentes de su país en una de esas listas que tanto gustan a los norteamericanos, en este caso, la de la Hispanic Business Magazine. Explica con orgullo la fuerza que tienen en la defensa de las libertades individuales. Pone un ejemplo relacionado con los menores. "Cuando un niño se lleva un libro prestado y sus padres piden que se retire porque no les gusta, no se hace. Están por encima los derechos de todos", explica orgullosa. Calcula que al año se registran medio millar de peticiones de este tipo. Intenta romper tópicos con datos. El primero que lanza es llamativo: "En EE UU hay más bibliotecas que McDonald's". Se sabe la cifra: 16.500. Escuchándola da la impresión de que los norteamericanos leen muchísimo. Alire replica que seguramente no más que en otras partes, y añade que ésa no es la cuestión. Es también interesante el segundo dato: dos tercios de los adultos de EE UU tienen carné de biblioteca. Entonces sí entramos en el meollo de la cuestión: "Los norteamericanos tienen mucha tradición de coger libros en préstamo. Consideran que deben usar las bibliotecas que pagan con sus impuestos".

¿Han observado si con la crisis se cogen más libros en préstamo? "Con la crisis, la gente ha vuelto a la biblioteca, está haciendo más uso de ella", asegura. Además de ir a por libros, usan los ordenadores ("muchos no tienen Internet en casa") y asisten a los cursos gratuitos que organizan. "Es un concepto muy social de la biblioteca, son centros de encuentro y promueven la equidad", añade.

Es su segunda visita a España. Ha venido a participar en unas jornadas del Instituto Cervantes y ha querido ir a Toledo en busca de sus orígenes (rastrea sobre todo uno de sus apellidos: "Romero"). En un día, apenas le ha dado tiempo. Así que volverá. Lo que sí ha visto ha sido la biblioteca del Alcázar. Le ha maravillado. El servicio que dan y la "bebeteca", los libros para menores de tres años. Le ha hecho mucha gracia el nombre.

Pero ya en el postre, revela uno de sus mejores momentos en Madrid: le han enseñado un manuscrito de Leonardo Da Vinci, uno de los tesoros de la Biblioteca Nacional. "Escribía al revés para que no pudieran entenderlo. Yo puedo hacerlo". Pide un boli y escribe con soltura, de derecha a izquierda: "erilA alimaC si eman yM".

Paradis. Casa de América. Madrid

- Pan tumaca.

- Foie lingote a la sal de cacao: 18,20.

- Tempura de verduras y frutas: 17,15.

- Dos patos en civet de mole poblano: 38,60.

- Tarta tres chocolates: 4,50.

- Dos botellas de agua: 3,50.

Total: 81,95 euros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 29 de diciembre de 2009

Más información