Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los marineros vascos no acusarán a sus captores

Afirman que Pedraz no les mostró fotos de los piratas

Los ocho tripulantes vascos del Alakrana revivieron ayer ante el juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz los angustiosos 47 días que permanecieron secuestrados por piratas. Durante las casi tres horas que comparecieron en los juzgados de Gernika, ni el magistrado ni el fiscal, Jesús Alonso, les mostraron las fotografías de los dos somalíes encarcelados en Madrid, según explicaron los propios marineros, ni tampoco les preguntaron nada relativo a ellos. Asimismo, los arrantzales, que acudieron a la cita acompañados por abogados de la armadora del atunero, Echebastar Fleet, declinaron presentarse como acusación particular, todavía visiblemente afectados por el infierno vivido.

"Nos dijeron que si sus compañeros

Pedraz y Alonso sí preguntaron a cada uno de los tripulantes por lo ocurrido el pasado 2 de octubre, día en que el Alakrana fue capturado, por cómo se desarrolló el secuestro y cuál fue el trato que recibieron por parte de los piratas. Los recuerdos hicieron que varios de los marineros se viniesen abajo. "Nos trataron peor que a los animales", se dolió a la salida de los juzgados el jefe de máquinas, Víctor Bilbao, quien relató que los piratas bebían mucho y se montaban "follones" que incluían disparos al aire. Temían que alguno les alcanzara. También pegaron "bastante" al patrón, Ricardo Blach, y a uno de los engrasadores y les hicieron creer que tres de sus compañeros habían sido trasladados a tierra. Supieron, aunque ya lo habían sospechado -no les cuadraba el tiempo que supuestamente habían tardado en alcanzar la costa-, que sólo se había tratado de una medida de presión ocho días después. La mayoría no sabe si volverá a trabajar en la mar.

No obstante, uno de los momentos que los arrantzales tienen grabado a fuego en la memoria fue cuando la Armada capturó a dos de los piratas presuntamente implicados en el secuestro. "Zapatero anunció que les habían cogido, pero no dijo que uno estaba leve y el otro bien", remarcó Bilbao. "Cargaron las armas y dijeron que iban a matarnos a todos", rememoró Gaizka Iturbe. "Nos dijeron: 'si ellos vienen muertos, vosotros vais muertos, si ellos vienen con un pie cortado, vosotros también'. Ese fue el peor momento, el del artista Zapatero", zanjó Bilbao. Pese a todo, aclararon que sí dispusieron de comida suficiente.

Según explicaron los tripulantes, el juez llamará a declarar en los próximos días al patrón y al capitán del Alakrana -que hoy volverá a faenar en el océano Índico, frente a las costas de Somalia-, junto a otros dos marineros (uno vasco y otro gallego) en la Audiencia Nacional.

A merced de los piratas

- Víctor Bilbao, jefe de máquinas. "Me agarraban como si fuera un niño y me traían piezas para arreglar, como una fuera-borda. La reparé mientras el pirata me encañonaba. Nos robaron hasta los repuestos".

- Andoni Gotxi, gruísta. "Lo peor fue cuando dispararon en la proa por encima de nosotros, no sabíamos adónde iban las balas".

- Gaizka Iturbe, engrasador. "Entraban a los camarotes a las tres de la mañana, daban golpes. A veces nos apuntaban en la cabeza con sus armas".

- José Luis Vildosola, ayudante de cocina. "Hacíamos todo lo que nos decían porque, si no, nos privaban de la comida".

* Este articulo apareció en la edición impresa del Miércoles, 25 de noviembre de 2009

Más información