Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Merkel se reserva el control de Hacienda en el nuevo Gobierno

Liberales y democristianos presentan hoy el pacto de recorte de impuestos

El democristiano Wolfgang Schäuble (CDU), actual ministro de Interior, asumirá la cartera de Hacienda en el nuevo Gobierno alemán. La canciller Angela Merkel deja así para su partido un ministerio clave del Gabinete que se presentará hoy en Berlín como resultado de las negociaciones de coalición entre la Unión Demócrata Cristiana (CDU), su hermano bávaro de la Unión Social Cristiana (CSU) y los liberales del Partido Democrático Liberal (FDP).

Los nombres de los futuros ministros, que desbancarán a los socialdemócratas en el próximo Gobierno de Merkel, comenzaron a filtrarse ayer. Con la grave crisis económica coleando, la política fiscal era el mayor escollo en las negociaciones entre democristianos y liberales. Schäuble, de 67 años, es uno de los políticos más veteranos de Merkel. Su fama de conservador terco y casi implacable será una ventaja ante las ansias liberales de rebajar las cargas fiscales y recortar parte de las prestaciones sociales alemanas. El líder liberal, Guido Westerwelle, asumirá la vicecancillería y, como es tradición en las coaliciones, el Ministerio de Exteriores.

Los hombres fuertes del nuevo Ejecutivo alemán

La CDU ofrece una rebaja fiscal máxima de 25.000 millones en cuatro años

Tras 19 días de negociaciones, Merkel, Westerwelle y el presidente de la CSU, Horst Seehofer, han cerrado un acuerdo tras la victoria de sus partidos en las elecciones del pasado 27 de septiembre. El texto del pacto que hoy se difundirá en Berlín tiene más de 170 páginas, con los pormenores del programa conjunto de Gobierno para los próximos cuatro años. Hasta entrada la noche de ayer, los políticos siguieron limando la fecha y la cuantía de los recortes fiscales prometidos en campaña. Ayer se contaba con una rebaja de impuestos de entre 20.000 y 25.000 millones de euros durante los próximos cuatro años. La CDU hablaba en campaña de 15.000 millones, mientras que el FDP quería una reducción de 35.000 millones en la legislatura. Schäuble ha sido muy cauto al valorar el desarrollo de los acuerdos fiscales.

Rainer Brüderle será, si todo resulta como preveían ayer los medios de comunicación alemanes, ministro de Economía. Sabine Leutheusser-Schnarrenberger, representante del ala liberal y defensora de las libertades y derechos civiles, será ministra de Justicia. El secretario general del partido, Dirk Niebel, se encargará de Cooperación y Ayuda al Desarrollo. Las especulaciones sobre la aptitud de Westerwelle para el ministerio de Exteriores, persistentes durante este último mes, se medirán a partir de ahora con su actuación al frente de la diplomacia alemana.

La CDU se queda, además de Hacienda, con el Ministerio de Interior, que llevará un hombre de confianza de Merkel, Thomas de Maizière. Además, los democristianos dirigirán Familia, Educación, Trabajo, Medio Ambiente y el Ministerio de la Cancillería, que asumirá Ronald Pofalla, secretario general de la CDU.

El más relevante de los ministerios que ocuparán los socialcristianos bávaros será Defensa. El popular ministro saliente de Economía, Karl-Theodor zu Guttenberg, experto en asuntos exteriores, tendrá que lidiar con las dificultades de la guerra de Afganistán. Además, el partido hermanado con la CDU obtendrá Tráfico y Agricultura.

Un ministro oriental

Si el previsto nombramiento de Wolfgang Schäuble como ministro de Hacienda se puede valorar como un éxito de la CDU y un síntoma de la cautela de Angela Merkel, el de Philipp Rösler en Sanidad se presenta como una conquista del FDP. Este médico de 36 años sustituirá a la veterana y sexagenaria socialdemócrata Ulla Schmidt tras haber negociado con éxito la polémica reforma de la Seguridad Social con la democristiana Ursula von der Leyen. Rösler, de origen vietnamita y adoptado por una familia alemana cuando tenía nueve meses, se convierte en un peso pesado de la política alemana.

Lo más controvertido de la reforma que liderará Rösler es la congelación, a partir de 2011, de las cuotas de Seguridad Social que pagan las empresas. Los asegurados pagarán cuotas proporcionales a sus ingresos. El fondo común de las aseguradoras se mantendrá, pero los asegurados tendrán que asumir los costos, lógicamente cada vez mayores. El encarecimiento consiguiente de las mutuas públicas llevará a que muchos se pasen a la sanidad privada si pueden permitírselo.

Los hombres fuertes del nuevo Ejecutivo alemán

Wolfgang Schäuble

Hacienda. Con 67 años, Schäuble no es un político de los que buscan que se les quiera: el halcón democristiano es garante de una gestión tenaz e inmune a las presiones. Ha sido ministro de diversas carteras; desde 2005 lo es de Interior. Con la deuda y el déficit actuales, Hacienda es un reto incluso para él.

Guido Westerwelle

Exteriores. Westerwelle, de 47 años, ha liderado el repunte del FDP, que se saldó con el 15% de los votos el 27 de septiembre. Se esfuerza en dejar atrás la imagen frívola que le llevó al fracaso en 2002 y 2005. Será el primer vicecanciller y ministro de Exteriores homosexual en Alemania.

Thomas de Maizière

Interior. De Maizière, de 55 años, ha sido jefe de la cancillería del primer Gobierno de Merkel. Como tal, coordina los servicios secretos y se ocupa de otros asuntos de seguridad. Su salida a la arena política estaba anunciada por el aumento de su influencia en los últimos cuatro años.

Karl-Theodor zu Guttenberg

Defensa. Es el político estrella de los socialcristianos bávaros (CSU). El joven barón (37 años) causó revuelo en febrero al hacerse con Economía. Su papel en las negociaciones de la coalición ha sido, según sus críticos, bastante discreto. Se enfrenta ahora a un cargo difícil y poco fotogénico.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 24 de octubre de 2009

Más información