Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP se compromete a modificar la nueva ley del aborto si gobierna

Mayor Oreja lamenta ahora no haber derogado la norma en vigor durante los ocho años de mandato de su partido - La izquierda pide al PSOE que no ceda

Tres veces fue preguntada la portavoz del PP en el Congreso, Soraya Sáenz de Santamaría, sobre si su partido, si gana las elecciones, derogará la ley del aborto que quiere aprobar el Gobierno, y las tres veces respondió con evasivas. Sólo al acabar su comparecencia aseguró, fuera de los micrófonos, que se compromete a modificar la norma, pero sin especificar en qué apartados.

Sí reiteró que el PP enmendará primero a la totalidad el proyecto de ley, que intentará después que no se apruebe y que si prospera lo llevará al Tribunal Constitucional. También recurrió en los años ochenta la anterior ley -entonces como AP- y en 1996, cuando ganó las elecciones, no la derogó, ni cambió una coma en los ocho años de Gobierno de José María Aznar. También lo hizo con la ley del matrimonio homosexual, que está recurrida por el PP. Con todo, Mariano Rajoy eludió comprometerse a derogarla en la última campaña electoral.

Cospedal no consultó a Génova sobre su asistencia a la marcha

Si un hipotético Gobierno del PP se abriera a la modificación de la ley del aborto, estaría sometido a la presión del sector más confesional, partidario de impedir el aborto en todos los supuestos y plazos. Ayer mismo, el ex ministro del Interior de Aznar y ahora eurodiputado del PP, Jaime Mayor Oreja, lo dejó claro al lamentar en declaraciones a la Cope que en esos ocho años no se aboliera la ley que todavía está en vigor y que se hubiera "mirado hacia otro lado" en el tema del aborto.

Situaciones sangrantes

Es una responsabilidad compartida con muchos otros españoles, medios de comunicación y colectivos que no se movilizaron entonces en contra del aborto como lo hicieron el sábado, añadió Mayor Oreja. "Se producían casos, había situaciones sangrantes en las que, probablemente, no había que haber mirado a otro lado".

La actual dirección del PP está decidida a hacer frente al proyecto de ley del aborto en el Congreso y en el Senado, pero ha mostrado algunas dudas respecto a la manifestación celebrada el pasado sábado en Madrid. Hasta el mismo sábado por la mañana sólo estaba previsto que asistiera la responsable de Organización, Ana Mato a título particular. Sin embargo, luego se anunció que acudiría la número dos, María Dolores de Cospedal.

Fuentes de la dirección del PP aseguran que fue una decisión estrictamente personal de Cospedal, que no consultó con el resto de sus miembros. La atribuyen al hecho de que la ausencia pudiera interpretarse como distanciamiento de la protesta, después de que hubieran anunciado su presencia dirigentes vinculados al anterior líder del partido, incluido Aznar. "No podíamos no estar", aseguró uno de los dirigentes que no acudió a la marcha. Sáenz de Santamaría dijo que el proyecto de ley es "agresivo" y nace contra "una opinión muy mayoritaria de la sociedad española". La portavoz del PP aseguró, además, que hay voces en el PSOE contrarios a ese texto.

Unió Democràtica de Catalunya (UDC) presentará una enmienda a la totalidad al proyecto, explicó ayer su secretario general, Josep Maria Pelegrí. Lo hará al margen de sus socios de coalición, Convergència Democràtica de Catalunya (CDC). No es la primera vez que los diputados de Unió plantean una moción que no suscribe CDC, cuyos diputados tienen libertad de voto en cuestiones como ésta. Pelegrí explicó que los dos principales puntos de rechazo al proyecto son la colisión de derechos constitucionales "como son el de la mujer a decidir sobre su cuerpo y el derecho a la vida", y el desacuerdo en que las chicas de 16 años puedan decidir la interrupción de un embarazo sin consentimiento paterno, informa Blanca Blanchar. Los diputados de CiU, CC y PNV han recibido en las últimas semanas cartas con muñecos que reproducen fetos y miles de correos electrónicos pidiéndoles que se opongan al proyecto de ley.

Joan Ridao (ERC), Joan Herrera (ICV) y Gaspar Llamazares (IU), cuyos votos son imprescindibles para sacar la ley, pidieron ayer al PSOE que no ceda ante las presiones y la manifestación y que no recorte el proyecto de ley.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Martes, 20 de octubre de 2009