Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:RAFAEL RODRIGO | Presidente del CSIC | El recorte de I+D

"Podemos salvar 2010, no más"

El astrónomo Rafael Rodrigo preside el Consejo Superior de Investigaciones Científicas, (CSIC), un organismo del Ministerio de Ciencia e Innovación, con 130 institutos y centros y con el que trabajan unas 14.000 personas (7.000 de plantilla), de los que 5.000 son científicos. El presupuesto de este organismo asciende a unos 720 millones para 2010. Rodrigo dice que se puede hacer frente a la difícil situación presupuestaria un año, pero no más.

Pregunta: El CSIC tiene en el presupuesto una reducción del 13,6%, respecto a 2009. ¿Qué significa para la institución?

Respuesta: Significa que, como los recortes pormenorizados por partidas son importantes y como tenemos un gasto fijo de personal del 40%, en realidad la reducción para el funcionamiento es de un 25%. La situación es dura, pero gracias a que somos una agencia estatal y a que tenemos un Plan Estratégico, la podemos afrontar. Al ser agencia podemos recurrir a operaciones financieras, lo que solventa la situación inmediata, pero no es bueno para el futuro. Además, con estas medidas cubrimos 2010, pero afrontaremos 2011 en condiciones mucho peores.

"De cara a 2011, la base presupuestaria de partida tiene que ser 2008"

P. ¿Qué perspectiva tienen los centros e institutos del CSIC?

R. Van a seguir funcionando al mismo nivel operativo que ahora, garantizándose también los contratos, becas, etcétera. Esto significa que tendremos que hacer un ejercicio de priorización, pero para ello tenemos el Plan Estratégico, evaluado y aprobado.

P. ¿Cómo espera que reaccione el personal del CSIC?

R. Al personal del CSIC tampoco le gusta la reducción. Podemos entender que es una época en que hay que apretarse el cinturón, pero durante un tiempo muy, muy concreto. Hay que tener en cuenta que vamos a pedir un esfuerzo adicional al que ya hace todo el personal, porque la ciencia es un entorno muy competitivo. Si se planifica correctamente, con el esfuerzo de todos, el CSIC es capaz de afrontar el año 2010 con garantías.

P. ¿Pero difícilmente soportaría un 2011 en la misma tónica?

R. Sería absolutamente insostenible porque habríamos consumido en 2010 todos nuestros fondos de maniobra y no podríamos repetir las operaciones financieras. Nosotros no generamos riqueza directamente, sino que la transportamos a las empresas. Eso significa que cuando preparemos los presupuestos de 2011, la base de partida no puede ser la de 2010 sino la de 2008, porque partir del año que viene sería partir de muy bajo.

P. ¿Pueden ser los jóvenes científicos los más vulnerables en esta situación difícil?

R. Sí. En los últimos años, el sistema español de ciencia -y el CSIC en concreto- ha ganado credibilidad y capacidad de atracción y de retención de científicos. Cuesta mucho obtener esto y muy poquito perderlo. Así que nos vamos a preocupar no sólo por nuestros grandes investigadores, sino también por el futuro de la ciencia, que son los jóvenes. Tenemos que lograr que no se resienta su trabajo y que no piensen que el sistema español no merece la pena y se vayan fuera, sino al contrario.

P. Los científicos del CSIC no dependen sólo del presupuesto, sino que investigan con las subvenciones del Plan Nacional y otros fondos.

R. El personal del CSIC investiga con dinero del Plan Nacional, de proyectos con empresas, del Programa Marco europeo... Si disminuyen los fondos que solicitamos (competitivamente), captaremos menos dinero. El CSIC logra alrededor del 20% de los fondos del Plan Nacional, y si se rebajan mucho repercutirá negativamente. Creo que hay herramientas en el Plan para mantener en 2010 más o menos el mismo nivel que en 2009. Pero volvemos a lo mismo: se puede salvar 2010, pero no un año más.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 4 de octubre de 2009