Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Editorial:

Pacto educativo viable

El punto de partida para intentar alcanzar un Pacto de Estado de Educación resulta, en principio, esperanzador. Tras la primera reunión entre el ministro Ángel Gabilondo y la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, socialistas y populares ven "viable" el acuerdo. Algo sin duda positivo y que refleja que éste es un momento interesante para que ambas partes muestren una actitud moderada abriéndose a acercamientos políticos. Sin embargo, aparte de la buena disposición, lograr un pacto relevante sin renunciar a principios fundamentales de ambos partidos va a resultar una tarea complicada.

El hecho de que Gabilondo haya accedido a "cambios legislativos" si se llega a un pacto ha sido la clave de este buen comienzo. Sin embargo, los populares quieren una reforma completa. Ya han dejado claro que no aceptan el modelo de la Ley Orgánica de Educación (LOE), de 2006.

La lucha contra el alto fracaso escolar y el prematuro abandono de las aulas de los jóvenes, de los que alertan todos los informes, es el argumento principal, junto a la estabilidad normativa, para impulsar este pacto. En la necesidad de solucionar este fracaso no discrepan. Sí en la solución. Sobre todo cuando el PP la vincula a un modelo que "vertebre" el sistema, un enfoque polémico. En realidad, ese fracaso se solucionaría con medidas más efectivas y generalizadas de apoyo a los alumnos con dificultades de aprendizaje, lo que va ligado al aumento progresivo de la financiación, un compromiso en el que deberían llegar a un acuerdo junto a las comunidades.

Habrá además que observar qué cambios normativos está dispuesto a introducir el Gobierno. La estabilidad legislativa la daría el acuerdo entre PP y PSOE, pero no hay que olvidar que sólo el PP votó en contra de la LOE y que el PSOE pactó con el resto de los partidos, incluidos los nacionalistas. Si ahora cambia las reglas del juego, podría perder su apoyo, lo que dificultaría el consenso y podría reabrir viejas heridas.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Jueves, 1 de octubre de 2009