Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Berlusconi amplía la amnistía fiscal a todos los delitos por evadir impuestos

El sindicato de jueces alerta contra la impunidad que supone la norma

El Senado italiano aprobó ayer una enmienda al decreto de amnistía fiscal que en esencia alarga esa amnistía a todos los delitos societarios y fiscales, entre ellos el uso de facturas falsas, la ocultación y la evasión de capital. La oposición, escandalizada, mostró carteles como "Gobierno anti-italiano" o "Los mafiosos y los evasores os dan las gracias", y abandonó el aula en señal de protesta contra la medida aprobada por el Gobierno de Silvio Berlusconi.

La Asociación Nacional de la Magistratura mostró su "preocupación" por los efectos del decreto, ya que, a su juicio, supondrá "amnistiar a todos aquellos que han estafado al fisco italiano o cometido delitos económicos graves y muy extendidos, penados con hasta seis años de cárcel, y que son, por su propia naturaleza, muy difíciles de perseguir. El Estado renuncia al castigo en todos los casos y sin fijarse siquiera en la cantidad no declarada".

La ampliación del decreto ley, concluyó la ANM, tendrá como resultado "la impunidad de quien ha obtenido beneficios violando la ley, y minará la confianza de los que han actuado respetando las leyes".

La enmienda ofrece la posibilidad de sanar con una multa del 5% todos los delitos fiscales y económicos cometidos con el fin de engañar al fisco y transferir el dinero al extranjero, pero deja además sin efecto temporal las penas estipuladas contra el fraude fiscal, la emisión y uso de facturas falsas, las declaraciones trucadas, la ocultación de fondos e incluso la llamada "estafa en carrusel".

Los arrepentidos tendrán un plazo de tres meses para acogerse a la amnistía: hasta el 15 de diciembre próximo. Todos los caudales recuperados con el escudo pasarán a engrosar un fondo que gestionará directamente la Presidencia del Gobierno.

La mayoría conservadora, por boca de su portavoz, Maurizio Gasparri, defendió el escudo fiscal diciendo que es la "única posibilidad" de que entren nuevas remesas de dinero en el país y de realizar inversiones para la "familia, la escuela o la universidad". "La izquierda critica, pero no aporta alternativa salvo subir los impuestos. Ellos tienen un gran amor a las subidas de impuestos, nosotros no", añadió. La oposición replicó: "Es más honesto el cartel de Medellín".

El texto irá ahora a la Cámara de los Diputados, donde debe ser aprobado antes del 3 de octubre. El presidente de la República, Giorgio Napolitano, señaló que valorará en su debido momento las modificaciones aportadas por el Gobierno.

Una disposición adicional al decreto ha provocado especial curiosidad. Es la que autoriza también a los herederos a solicitar la repatriación de capitales situados en el extranjero. La precisión parece señalar a la disputada herencia del difunto Gianni Agnelli, patrón de FIAT. Su hija Margherita sostiene que su padre tenía 2.000 millones de euros en un banco suizo que le fueron sustraídos por su madre en el reparto de la herencia. Ahora, el Gobierno le da la posibilidad de reclamarlos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 24 de septiembre de 2009