Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Banco Europeo financiará la mitad de la planta de coque de Petronor

La empresa pagará con recursos propios 150 de los 800 millones del coste

El proyecto de la planta de coque de Petronor, la mayor inversión industrial en marcha en Euskadi con un presupuesto de más de 800 milones de euros, tiene despejada su financiación. El Banco Europeo de Inversiones (BEI) le prestará la mitad de esa cantidad, 400 millones, en dos fases: la primera, de 300 millones, firmada ayer, y los otros 100 se aportarán cuando esté más desarrollada la planta.

El presidente de la refinería de Muskiz, Josu Jon Imaz, reveló, en el acto de la firma en la sede de Petronor, el resto de la financiación: entre 100 y 150 millones procederán de recursos propios de la compañía y el complemento, más de 250, se obtendrán por créditos a largo plazo que pedirán los dos socios de Petronor, Repsol y BBK, en función de su participación (el 85% el grupo petroquímica y el 15%, la caja vizcaína).

Imaz destacó la implicación del Banco Europeo de Inversiones por el "aval y reconocimiento" que supone para la planta de coque. El vicepresidente de la entidad financiera europea, Carlos Da Silva, remarcó la importancia de esta inversión en un momento de recesión económica y explicó su apoyo por la "calidad" del proyecto, el volumen de trabajo (generará 1.700 puestos en los dos años previstos de duración de las obras y 94 directos en la planta, según refleja el proyecto técnico) y las "mejoras medioambientales".

Da Silva recordó que el BEI primero evalúa las características de un proyecto en función del desarrollo económico que supone para una región y que sea medioambientalmente sostenible. Tras este análisis, aborda luego la solvencia económica. "Esto [la planta de coque] es un proyecto local y es muy interesante para un banco como el nuestro con una responsabilidad social". La entidad fue creada en 1957 y opera en los 26 países de la UE y más de 130 del resto del mundo.

Las obras de la planta de coque -que eliminará los residuos del fuel que produce Petronor y que ahora debe enviarlos al extranjero y además producirá coque, un producto muy demandado como combustiblepor las cementeras- se iniciaron en marzo, e Imaz dijo ayer que la "fase más intensa" será a partir de septiembre. Agregó que, actualmente, están adjudicados trabajos por valor de entre 450 y 460 millones.

Petronor mantiene su intención de concluir esta infraestructura para mayo de 2011. La nueva instalación ha tenido que sortear la oposición vecinal e incluso la del propio Ayuntamiento de Muskiz, gobernado por Eusko Alkartasuna. La plataforma vecinal ha presentado una denuncia en los tribunales en contra del proyecto. Josu Jon Imaz dijo que seguirán en su "empeño" de informar sobre la planta, porque "afortunadamente vivimos en una sociedad donde cada uno tiene derecho a rebatir".

La refinería de Muskiz es el mayor contribuyente de las haciendas vascas, con el pago de cerca de 500 millones de euros al año en impuestos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 24 de julio de 2009