Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Detenido en Marbella El Español, sanguinario jefe de la Camorra

Raffaele Amato lideró la guerra de Scampia, con más de 60 muertos en dos años

La Camorra, palabra española que designa a la mafia napolitana, sigue considerando a España -como ha contado tantas veces el escritor Roberto Saviano- la Costa Nostra. Según Gaetano Maruccia, general de los Carabineros de Nápoles, España es un paraíso para los fugitivos más peligrosos de su ciudad, el lugar donde se organiza el tráfico de drogas y se lava el dinero sucio. Solo este año han caído seis camorristas en territorio español. El último es Raffaele Amato, alias O Lello y O Spagnolo, que fue detenido en Marbella el sábado por la noche en una operación conjunta de las policías de Nápoles y Málaga.

Según explica Roberto Saviano, "la historia de Lello Amato demuestra que en el extranjero la Camorra cuenta más que las industrias legales". "Durante años, uno de los verdaderos capos de la mafia napolitana, responsable de una de las guerras más sanguinarias y feroces de la historia, vivía en España libre y como un empresario. ¿Quedan todavía dudas de que España es el país donde viven e invierten los camorristas, donde tienen más poder que las empresas limpias?", inquiere.

Hasta 2002 dirigió el tráfico de drogas desde Galicia hasta Nápoles

Gordo y con cara de malo, Amato, de 44 años, era el jefe del clan de los Españoles, un grupo secesionista del potentísimo clan Di Lauro, que controló sin oposición hasta hace un lustro los barrios de Scampia y Secondigliano, considerados los mayores supermercados al aire libre de droga de Europa. Conocido también como Lelle O Chiatt (El gordo) o La Vecchiarella (La Viejecita), la historia de Amato remite al sangriento episodio de Camorra conocido como la faida (guerra) de Scampia.

El Español trabajaba en origen como hombre franquicia de los Di Lauro en España. A cambio de un sueldo, dirigía el tráfico de estupefacientes desde Galicia hasta Nápoles. Pero en 2002, tras la fuga del capo Paolo di Lauro, su suerte cambió. Cosimo di Lauro, primo de Paolo, se hizo con el control de un imperio que movía heroína, cocaína, marihuana, hachís y drogas sintéticas. Poco después, los hijos de Di Lauro acusaron a Amato de quedarse con dinero que pertenecía al clan. Y el capo intentó decapitarle.

Lejos de esconderse, Amato regresó a Italia, se alió con otros miembros descontentos de los Di Lauro y declaró la guerra a los grandes capos. Las batallas duraron desde octubre de 2004 hasta mediados de 2005, y dejaron más de 60 muertos (al menos tres de ellos fueron confundidos con otras personas) y decenas de arrestados. Los ajustes de cuentas persisten hasta hoy.

La pugna por el control del territorio se desarrolló sobre todo en Secondigliano y en Scampia, un barrio nacido tras el terremoto que asoló la región en 1980. Allí se encuentra Le Vele (Las Velas), el gigantesco edificio de viviendas con forma de barco que se ve en la película Gomorra, también conocido como Los Siete Palacios.

Los tiroteos pusieron contra las cuerdas al Estado, superado por la sangría. Salieron vencedores los Españoles. "Por diez a uno", dice Roberto Saviano. Poco después de la gran redada de Navidad de 2004, en la que hubo 67 detenciones, Amato regresó a su segunda patria. En mayo de 2005, fue detenido en Barcelona junto a otros cinco camorristas cuando salía del casino.

Acusado de tráfico de drogas, homicidio y asociación mafiosa, Amato fue extraditado a Italia e ingresó en prisión. Solo un año más tarde, la lentitud de la justicia le devolvió la libertad. Había excedido el tiempo máximo de prisión preventiva.

Entre finales de 1991 y mayo de 1993, Amato fue protagonista de otra faida que estalló en el seno del clan Di Lauro para decidir el liderazgo del su clan de Mugnano, otra localidad de la periferia de Nápoles. Según el fiscal antimafia Giovandomenico Lepore, que ha reconstruido ahora los hechos con declaraciones de varios arrepentidos, allí se jugó "un trozo de historia" de la Camorra. Paolo di Lauro apoyaba como mando del clan local a Gennaro di Girolamo en contra de Antonio Ruocco, que volvía de una larga estancia en la cárcel. Ruocco fue puesto bajo el punto de mira de Amato. En ocho emboscadas distintas, murieron la madre, el tío, la cuñada y los colaboradores de Ruocco.

Tras ser puesto en libertad en 2006, Amato regresó a la Costa del Sol, la Costa Nostra. En un hotel de Marbella, ciudad símbolo de la corrupción nacional y las mafias internacionales, fue arrestado el sábado tras un seguimiento de 50 kilómetros, iniciado en Málaga, informa Fernando J. Pérez. Amato no opuso resistencia al grupo de policías napolitanos y de Estupefacientes de la Comisaría de Málaga, que cumplían un mandato de la Audiencia Nacional. Con él fue arrestado también un secuaz llamado Carmine Minucci. Los dos hablaban un español perfecto.

La 'Costa Nostra'

Principales mafiosos detenidos en España

- Pascuale Ascione. Líder de un grupo de la Camorra napolitana. Detenido en Fuengirola en 2000.

- Patrizio Bosti. Jefe de un clan de la Camorra. Detenido en Girona en agosto de 2008.

- Felice Boneti. Uno de los dirigentes del clan de los Genovese. Detenido en Madrid en 2002.

- Clan Muzzoni. Cuatro de sus miembros fueron detenidos en Málaga en 2002.

- Los Mazzarella. Cinco miembros cayeron en julio de 2005 en una operación en Marbella, Málaga, Fuengriola, Zaragoza y Ceuta.

- Salvatore Zazo. Detenido en Barcelona el pasado enero. Líder del clan Mazzarella y enlace con la mafia colombiana.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Lunes, 18 de mayo de 2009

Más información