Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
EXTRA ASTURIAS

Campo fértil de románico

De San Pedro de Villanueva a Santa Eulalia de Abamia. Un viaje por las iglesias rurales que rodean Cangas de Onís

El hecho de que Asturias haya sido el primer territorio peninsular que durante la dominación árabe luchara por obtener su independencia política ayudó a la creación de una arquitectura propia como elemento de afirmación frente al islam. Ése es el motivo por el cual el arte prerrománico, que se alimenta de la precedente filosofía visigótica para muy pronto plasmarse en toda su singularidad, potencia y esplendor, se ha convertido en la manifestación artística por antonomasia del solar asturiano. Una circunstancia que ayuda a explicar cómo, dos siglos antes de la aparición del románico, Asturias ya puede mostrar con orgullo cumbres como San Julián de los Prados, Santa María del Naranco o San Miguel de Lillo.

La supervivencia de templos altomedievales implica que, en puridad, el románico asturiano adviene durante el siglo XII. Ello no significa que sus logros, más humildes en número y factura que los del cercano románico burgalés, palentino o cántabro, carezcan de esplendor. Congregados en torno a la figura del obispo Pelayo, muñidor del célebre y discutidísimo Liber Chronicorum, protector de la obra románica en la Cámara Santa de la catedral de Oviedo y renovador de la diócesis bajo el paraguas de Cluny, los frutos del periodo en Asturias se extienden desde San Pedro de Teverga a San Antolín de Bedón, pasando por San Juan de Amandi o Santa María de Valdediós, ambos en el Concejo de Villaviciosa, si bien en este viaje conoceremos un puñado de templos inscritos en el memorable universo rural del entorno de Cangas de Onís, primera capital del Reino de Asturias allá por 722, tras el seminal "y muy brumoso" episodio de Covadonga.

La mejor manera de disfrutar del recorrido es deshaciendo camino, de modo que nuestra ruta, que se moverá en un diámetro relativamente limitado, saldrá de Cangas de Onís para tomar la carretera que conduce a Cabrales en dirección a Mestas de Con. Nada más pasar esta localidad, nos desviaremos hacia San Martín de Grazanes, núcleo habitado por apenas treinta almas donde su iglesia, del románico tardío, ya en los albores del siglo XIV, presenta una bien conservada planta rectangular con cubierta de madera y una hermosa pila bautismal, constituyendo un estupendo ejemplo de iglesia de pueblo.

De vuelta a Mestas de Con, una colina conduce al lugar donde se ubica la primitiva iglesia de San Pedro de Con, erigida sobre fábrica del siglo XIII. Aunque la iglesia ha conocido sucesivas ampliaciones durante los siglos XIV, XVI y XVIII, su fachada sur, original, es un notable ejemplo del románico de su tiempo.

Tras visitar San Pedro de Con, regresaremos hasta La Estrada y tomaremos dirección a Llenín para llegar al pueblo de Villaverde. Desde allí, nos dirigiremos a la capilla de Santa María de Villaverde, cuyos restos, de singular valor, informan de las luces y sombras de nuestra política patrimonial, pues tanto las estupendas pinturas que adornan las paredes y la bóveda de ábside como la rica decoración escultórica de los capiteles se enmarcan en una estructura que, agredida por la humedad y el paso del tiempo, amenaza ruina.

De Villaverde retrocederemos hacia Corao, punto de partida para llegar a Santa Eulalia de Abamia, adonde se accede tras tomar la dirección de Cueto- Aleos. En Santa Eulalia de Abamia se encuentran los sepulcros del caudillo Pelayo y su esposa Gaudiosa, aunque las tumbas están vacías, pues los cuerpos descansan en Covadonga por deseo de Alfonso X el Sabio. No obstante, Santa Eulalia conserva interés por sus portadas, una de estilo románico tardío y otra de transición al gótico, por la ventana ajimezada que se abre en su cabecera y, sobre todo, por los murales de su ábside, que aluden a motivos de la batalla de Covadonga.

Un ecologista del XIX

De regreso a Corao, descansando por un rato de nuestra incursión en la época románica, conviene visitar la casa de Robert Frassinelli, el mítico "alemán de Corao", e inundarse de su encanto. Frassinelli, nuestro particular Humboldt, dibujante, naturalista, bibliófilo y diseñador de la basílica de Santa María del Real de Covadonga, ocupa un lugar de privilegio en el imaginario asturiano del XIX, no sólo por su personalidad multifacética, sino por su genio romántico, poco visto antes por estos pagos. Alejadro Pidal y Mon, el zar de Asturias, lo retrató así en su hábitat de privilegio: "Dormía entre las últimas matas de enebro; se bañaba al amanecer en los solitarios lagos de la montaña y, al regresar la penosa excursión a los Picos, se refrescaba revolcándose desnudo sobre la nieve". Un retrato, como se ve, de un ecologista avant garde.

Ya de vuelta a Cangas de Onís, tomaremos la carretera a Covadonga, desde donde, a su vez, nos desviaremos hacia Arriondas, llegando al pueblo de Villanueva. Allí, cruzado el Sella, se encuentra la joya del románico asturiano por estas latitudes, el antiguo monasterio benedictino de San Pedro de Villanueva. En las esculturas de su entorno, cierta profusión galante está insinuando ya la transición del románico al gótico. Amor, entretenimiento y carpe diem comienzan a imponerse a la experiencia de la muerte que tanto aterró desde canecillos y capiteles al hombre altomedieval. El juglar está llamando ya en Villanueva a la ventana enrejada tras la que aguarda la ociosa castellana. Otra experiencia de la vida ?celebrativa, rotunda, pletórica? comienza a insinuarse en estas piedras singularmente bellas.

» Ricardo Menéndez Salmón (Gijón, 1971) es autor de Derrumbe, Seix Barral, 2008.

Más propuestas e información en la Guía de Asturias

GUÍA

Información

» La ruta del románico de Cangas (www.cangasdeonis.com/romanico).

» Cangas de Onís (985 84 80 05; www.cangasdeonis.com/romanico).

» Oriente asturiano (www.orienteastur.info).

» Turismo del Principado (902 30 02 02; www.infoasturias.com).

Comer

» Los Arcos. Plaza del Ayuntamiento, 3. Cangas de Onís (985 84 92 77; www.restaurantelosarcos.es). Unos 35 euros. Cocina tradicional con toques de modernidad.

» El Cenador de los Canónigos. Avenida de Contranquil. Cangas de Onís (985 84 94 45; www.hotellacepada.com). Cocina contemporánea con producto autóctono. Unos 40 euros.

Dormir

» Parador de Cangas de Onís. Se encuentra en el monasterio de San Pedro de Villanueva. Villanueva, Cangas de Onís (985 84 94 02; www.parador.es). Se puede visitar el claustro.

» Casonas Asturianas (www.casonasasturianas.com). Hay cinco hoteles rurales con este sello de calidad en el Concejo de Cangas de Onís. Precios, de 40 a 100 euros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 20 de diciembre de 2008

Más información