Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenidos el alcalde de Librilla, el edil de Urbanismo y un asesor

"No me he llevado nada del Ayuntamiento. Soy un hombre de campo". Así se expresaba el alcalde de Librilla (Murcia, 4.000 habitantes), José Martínez (PP), poco antes de que la Guardia Civil lo llevara detenido de su despacho en el consistorio a su casa, para registrarla. Martínez está acusado de presunto cobro de comisiones ilegales, al igual que su concejal de Urbanismo, Pedro Martínez, y el asesor jurídico Cesáreo Gil de Pareja Otón, profesor de la Universidad Católica San Antonio de Murcia (UCAM) y abogado especialista en temas urbanísticos, también arrestados. Con éstos ya son ocho los detenidos por participar en una trama, que habría cometido los presuntos delitos de cohecho, prevaricación y negociaciones prohibidas a funcionarios.

La Guardia Civil considera que los implicados abusaron de su condición para, posiblemente, favorecer la adjudicación de contratos municipales por un valor superior a los seis millones de euros a empresas de su propiedad o dirigidas por socios o testaferros suyos. Y, en otro caso, para informar favorablemente la adjudicación de obras públicas a otras empresas, presuntamente a cambio de compensaciones económicas.

José Martínez, quien respondió a preguntas de EL PAÍS y de la cadena SER una hora antes de ser arrestado, justificó el que la empresa Acadi, propiedad de los detenidos, recibiera contratos municipales por un valor de más de seis millones de euros "porque presentaba la oferta más barata".

El primer edil, dueño de una administración de loterías de la localidad, también acompañó el pasado martes, durante cuatro horas, a la Guardia Civil en el registro que ésta efectuó en la sede consistorial a raíz de la detención de los primeros cinco implicados en esta supuesta trama de corrupción urbanística.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 21 de noviembre de 2008