Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cuatro años de prisión para el ex alcalde de Andratx

La Audiencia de Palma de Mallorca señala en la primera sentencia del caso Andratx que en ese municipio existía "una sensación de impunidad" cuando era alcalde Eugenio Hidalgo (PP), ya que nunca se derribó una obra ilegal. La primera demolición será la del chalé de ese ex regidor, condenado además a cuatro años de cárcel por la construcción ilegal de esa vivienda. Por el mismo motivo ha sido condenado a tres años y seis meses de prisión Jaume Massot, aparejador y ex director general de Ordenación del Territorio del Gobierno balear que presidió Jaume Matas (PP).

La corrupción ligada al urbanismo salvaje en Andratx fue destapada por la Fiscalía Anticorrupción en noviembre de 2006 y su instrucción judicial abarca 68 causas, que incluyen delitos de prevaricación, falsedad documental, delito contra la ordenación del territorio, cohecho, tráfico de influencias, delito contra la hacienda pública y blanqueo de capitales. La primera sentencia se ha centrado en las irregularidades relacionadas con licencia municipal y la construcción del chalé de Hidalgo, "una espléndida vivienda unifamiliar" levantada "donde nadie podía hacerlo", precisa la Audiencia.

Ésta ha condenado también al asesor jurídico del Ayuntamiento de Andratx Ignacio Mir a un año de cárcel por un delito de prevaricación.

Preocupación ciudadana

El imputado arrepentido Jaume Gibert, que fue detenido y encarcelado durante cincuenta días por su implicación en la trama, ha sido castigado con una pena de cuatro meses de prisión en atención a la "circunstancia atenuante muy cualificada de colaboración con la Justicia".

Los jueces de la Audiencia de Palma Juan Catany, Juan Pedro Yllanes y Diego Gómez-Reino afirman en la sentencia que "cada vez son más numerosos los colectivos ciudadanos que demuestran honda preocupación" por el urbanismo salvaje.

En la sentencia dejan constancia de que, desde su cargo de alcalde, Hidalgo "vulneró todas y cada una de las normas urbanísticas aplicables", compró un solar "por una cantidad irrisoria" (30.000 euros) en una zona protegida. Construyó con "plena impunidad" una casa bajo la apariencia de que era un almacén agrícola y tras ser denunciado en el juzgado trató de engañar a los inspectores judiciales, llenó el espacio construido de paja y pienso, e incluso "reclama un pony y coloca una jaula con pollos (delante de los enchufes y la instalación de toma de teléfono y televisión)".

La Audiencia juzgará en las próximas semanas la segunda denuncia del caso Andratx, referida al restaurante que el hermano del ex alcalde Eugenio Hidalgo, Carlos, construyó en una zona natural protegida, sobre una ruina, en el litoral del puerto de Andratx.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 27 de mayo de 2008