Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Planeta aborda el sector de libros de texto con la compra de Editis

Lara pagará 1.026 millones por la segunda editora francesa

Un negocio por sí mismo pero, además, la gran posibilidad de "explorar" desde Francia el mercado del libro de texto, quizá la única "laguna" que le queda al Grupo Planeta. Ésa es la lectura que se desprende de la comparecencia ayer en Barcelona de José Manuel Lara para informar de "la oferta vinculante y de exclusividad" que ultima con Editis, el segundo grupo editorial francés.

"Es una compra cerrada en un 90% y que culminaremos en un par de meses porque no prevemos problemas con el Tribunal de la Competencia europeo al ser grupos muy complementarios", aseguró Lara ante la que definió "la operación más grande de la editorial realizada en un solo pago" y que, según sus cifras, "nos colocará como el grupo de mayor negocio editorial en Europa".

La operación, que rondará los mil millones de euros y que reportará a los dueños franceses 500 millones de beneficio, se hará al estilo de la casa: entre un 40% y un 50% de la inversión será con fondos propios (200 millones de euros provendrán de Inversiones Hemisferio, sociedad patrimonial de la familia Lara) y el resto, en un 50% o 60%, se afrontará con deuda. "No tenemos previsto desinvertir en nuestras empresas ni vender o desgajar nada del grupo francés", añadió Lara. En esa línea, dijo, Editis seguirá con un funcionamiento autónomo.

Banco de pruebas

La operación en Francia respondería, según Lara, a la práctica imposibilidad de seguir creciendo en el mercado interior español, donde "sólo nos queda el eje del libro de texto". Ahí radicaría uno de los encantos de Editis que, amén de tener prestigiosas editoriales literarias, grandes obras de referencia y una empresa de distribución gigantesca, es además la segunda editorial francesa en libros de texto, área que el fondo de inversiones Wendel, propietario de Editis, ha potenciado adquiriendo grupos como De Boeck, líder en educación en Bélgica. Lara admitió ayer que con Editis "probaremos de empezar en el libro de texto desde una filial extranjera, pero aún no hay un plan".

Pertrechado con una cola light y de buen humor, Lara aseguró que la adquisición de Editis llevará a Planeta a "pensar desde ahora con otras magnitudes" y "buscar otra gran lengua", que bien podría ser el inglés tras descartar las orientales ("son de culturas hoy aún muy distintas") o el italiano, mercado "hoy no prioritario".

Quienes también se muestran felices son los responsables de Wendel, que con la venta de Editis cierran una operación que en cuatro años les reportará un beneficio de casi 500 millones de euros. En 2004, Wendel compró Editis al grupo Lagardère por 660 millones, aunque sólo aportó 180 porque asumió 450 millones en deudas. Cuatro años más tarde, con Editis saneado, una cifra de negocios de 760 millones en 2007 y unos beneficios de 93 millones, Wendel venderá por 1.026 millones, según datos franceses, 11 veces el resultado operacional.

La entrada de Planeta no ha disparado la alarma del proteccionista Gobierno francés. El sector editorial escapa a los temores que lleva el capital extranjero en la construcción (caso Sacyr y Eiffage), la energía o la alimentación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 23 de abril de 2008