Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Necrológica:

Alberto de Miguel, actor total y director de teatro lírico

Su último papel fue el de médico en la serie 'Amar en tiempos revueltos'

El actor y director Alberto de Miguel, nacido en el riojano pueblo de Quel en 1950, falleció el pasado viernes en Madrid a causa de un tumor cerebral. Dedicado en los últimos años a montar espectáculos, Alberto de Miguel se formó en los años setenta con profesionales como William Layton (el introductor del método Stanislavski en España), José Carlos Plaza y Arnold Taraburelli.

En esa misma época inició sus colaboraciones en series de televisión, donde no ha dejado de participar en algunas tan populares como El comisario, Cuéntame, Hospital Central, Periodistas, Médico de familia, Verano azul y Crónicas urbanas, entre otras muchas. De hecho, la enfermedad que le ha provocado la muerte le sorprendió trabajando para la serie Amar en tiempos revueltos, que ahora goza de gran popularidad en TVE-1 y en la que interpretaba al médico de la familia Roldán.

En cine participó en películas de Antonio Hernández, Juan Antonio Bardem, Javier Aguirre y Josefina Molina, y sus últimos trabajos en teatro fueron bajo las órdenes de Roberto Cerdá (En tierra de nadie y Vida y muerte de Pier Paolo Pasolini). También interpretó diversos personajes del teatro clásico y contemporáneo, con directores como Juanjo Granda, Denis Rafter, Francisco Vidal, Guillermo Heras, Gustavo Tambascio, José Carlos Plaza, Ernesto Caballero o Miguel Narros.

Pero, además de sus más de 40 trabajos en teatro, vivió con pasión y gran profesionalidad su incorporación al mundo de la ópera con montajes como El empresario, de Mozart; La madre invita a comer, de Luis de Pablo, y Horizonte cuadrado, de César Camarero, entre otros.

De hecho, en los últimos años se dedicó a la dirección escénica para montajes líricos con la compañía Arte Opera, con puestas en escena de Così fan tutte, de Mozart, así como la revisión y posterior dirección de La serva padrona, de Pergolesi, y Amahl y los visitantes nocturnos, de Menotti. A ello hay que añadir algunas creaciones propias, como Verdi, una vida dedicada a la ópera y Mozart a través de su ópera, y montajes en torno a la zarzuela.

De Miguel realizó la dirección y dramaturgia del concierto-espectáculo El humor en la música con la Joven Orquesta de la Comunidad de Madrid, así como la puesta en escena de La Cenicienta, de Pauline Viardot.

Hombre de vasta cultura, De Miguel, al que sus allegados calificaban de devorador de libros, estaba en los últimos tiempos enfrascado en su trabajo como director escénico, en el que volcaba su gran generosidad y amor por los actores, de los que lograba extraer lo mejor de cada uno.

Vital, fuerte, arrollador, positivo y, sobre todo, coherente con lo que hacía, De Miguel estaba casado con la actriz Mélida Molina y tenía un hijo, llamado Sergio.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Martes, 18 de marzo de 2008