Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
El hundimiento de los mercados

Los expertos creen que el 'lunes negro' no se justifica por los datos económicos

Las entidades recomiendan calma a los inversores y tomar decisiones estudiadas

La Bolsa ha caído como si hubiera una catástrofe y los datos económicos no lo reflejan. Uno de los mayores bancos del mundo, el norteamericano JPMorgan, lo definió con precisión: "La recesión está en los precios, todavía no en los datos". La gran duda es si los mercados, como en ocasiones anteriores, acertarán ahora y llegará la recesión en unos meses.

Los expertos consultados se mostraron ayer desconcertados. En su opinión, lo que ha ocurrido en las Bolsas "es un problema de sentimiento y las emociones son difíciles de controlar", dijo Guillermo Santos, director general de Popular Gestión Privada, filial del Banco Popular.

Los inversores que no soportan el riesgo deben estar fuera de Bolsa

Los gestores aconsejan aguantar a los que invierten a medio plazo

Los gestores de patrimonios y los de fondos de inversión recibieron ayer muchas llamadas. Aconsejar, cuando el índice cae un 7% (más de lo que perdió tras el 11-S) no es fácil. Además, no hay una receta igual para todos. La opinión generalizada es que los clientes que no soportan la volatilidad de los mercados, que continuará durante meses en las Bolsas, deben reducir sus inversiones, según José Manuel García de Sola, director general de Banif. El momento para salir no es malo porque muchos clientes acumulan ganancias en sus inversiones. De hecho, muchas de las órdenes que recibieron ayer las entidades financieras procedían de clientes que se quedan con lo ganado hasta ahora y no quieren volver a pasar los malos tragos de otras caídas.

Claudio Ortea, consejero delegado de Cajastur Gestión, recuerda que no se debe estar en Bolsa "con el dinero destinado a las necesidades básicas. Es una máxima para todas las épocas, pero ahora mucho más". Es decir, ha llegado una época difícil para los que buscan rentabilidades a corto plazo, porque la Bolsa será una montaña rusa.

Desde algunos bancos comerciales se apunta que los que no pueden dormir después de jornadas como las de ayer, "deben estar alejados de la renta variable hasta que se tranquilicen los mercados, algo que no ocurrirá hasta fines de marzo, por lo menos", dicen en el Popular.

Pero no todos los clientes son iguales. Hay otros que tienen una exposición limitada a las inversiones bursátiles. Son los que han diversificado su patrimonio con posiciones en renta fija y en liquidez. En este caso, el consejo es seguir las recomendaciones de los profesionales e invertir a través de fondos. "Salir con pánico en las caídas para volver a entrar en cuanto mejore la situación puede acarrear pérdidas. Así les sucedió a muchos inversores en el bajón de la Bolsa de la primavera de 2006", apunta un directivo de una sociedad de valores.

Por eso, todos los expertos piden tranquilidad y estar atentos. "Siempre ha habido crisis y siempre se han recuperado los índices. Con prudencia, se pueden tomar posiciones en los mercados que están siendo claramente castigados con exceso, si se mantienen posiciones a medio y largo plazo", afirma la gestora de activos del grupo Santander.

En Bolsa es muy conocida la máxima de que grandes fortunas se han hecho comprando acciones en plena recesión, aunque quizá aparezcan mejores gangas todavía.

Pese a lo que dicen los manuales, los financieros reconocen que la situación les ha desbordado. José Luis Martínez, estratega de Citibank en España, admite que, "al principio creíamos que lo mejor era seguir en Bolsa. Con el paso de los días, hemos recomendado reducir la exposición a la renta variable en las carteras".

¿Existen valores refugio con la que está cayendo? Claudio Ortea, de Cajastur, considera que hay valores como Telefónica, Red Eléctrica, Enagás y Ebro Puleva "que casi tienen hecha la cuenta de resultados, por lo que deberían sufrir menos castigo de los mercados".

En Banif, filial del Santander, coinciden con este criterio y lo amplían a otras eléctricas y empresas de gas. Desde el Banco Popular se apunta también que pueden ser interesantes las autopistas y las concesionarias de servicios públicos. En muchos de estos casos, la rentabilidad que ofrecen estos valores en relación con el dividendo previsto, es muy alta. Con el cierre de ayer, Endesa ofrecía una rentabilidad del 4,88%; Telefónica del 3,61%; Repsol del 4,89% e Indra, el 3,36%. No obstante, para cobrar esos dividendos la economía debe mantener su pujanza, algo que ayer no estaba muy claro.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Martes, 22 de enero de 2008