Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Necrológica:

María Braña de Diego, una buena maestra

Presidió la Asociación Española de Mujeres Universitarias

María Braña de Diego (Madrid, 1912), maestra represaliada tras la Guerra Civil y conservadora de museos, falleció en Zaragoza el 27 de octubre a los 95 años.

Era una gran lección escuchar a María Braña cuando recordaba sus años como alumna en el Instituto Escuela, relataba las anécdotas de aquel crucero por el Mediterráneo o hablaba sobre los cursos de verano en la Universidad Internacional de Santander. Vivió 95 años con el convencimiento de que la educación tiene la llave del progreso, de la convivencia, de la paz y sobre todo de la conciencia de dignidad.

Fue maestra antes y durante la Guerra Civil en un colegio de niños huérfanos en Caspe con los que escapó andando hasta Cataluña, para entregarlos allí a las autoridades republicanas. Maestra depurada después, a pesar de las represalias que sufrió en la época de la dictadura, obtuvo una plaza de conservadora de museos y trabajó en Córdoba, en el Museo del Prado, en el Arqueológico Nacional, y en el Museo del Pueblo Español. Fue la primera directora del Archivo Histórico Provincial de Segovia y en los sesenta presidió la Asociación Española de Mujeres Universitarias (AEMU).

En todas sus actividades contó con el apoyo de su marido, Luis Blanco, y con el de su familia. En sus últimos años fue también importante en otra gran familia, la Fundación Politeia, creada por Jorgina Satrústegui para los que respetan, aman y disfrutan de la cultura.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Lunes, 5 de noviembre de 2007