Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Industria aprueba la construcción de la central de gas de Morata

El Consejo de Ministros dió ayer el visto bueno definitivo a la construcción de la central térmica de gas en el término municipal de Morata de Tajuña. Esta decisión avala la propuesta del Ministerio de Industria de considerar de interés público la instalación para la Comunidad de Madrid. Se trata de una planta de dos unidades de ciclo combinado con una potencia total de 1.200 megavatios.

Esta declaración se emite a petición de la empresa promotora Morata Energía, S.L., sociedad participada al 100% por la compañía belga Electrabel International Holdings B. En la explicación de motivos redactados por el Ministerio de Industria para justificar el aval del Gobierno central se dice que la Comunidad de Madrid "es una de las zonas de mayor demanda de energía eléctrica y cuenta con muy poca capacidad de generación, lo que la convierte en un sumidero energético. La construcción de la citada central permitirá reducir este problema y adecuar la localización de las instalaciones de generación a aquellas zonas en que sean más necesarias, mejorando así la estabilidad de la red y reduciendo las pérdidas en el transporte".

La central ha sido motivo de controversia por asociaciones de vecinos, ecologistas y el Ayuntamiento que se han opuesto desde el inicio a su construcción. Entre los primeros destacó Greenpeace que protestó por la declaración de impacto ambiental favorable emitida desde el Ministerio de Medio Ambiente. Otros grupos como Adena no la veían con tan malos ojos, frente a otras centrales térmicas (carbón o fuel) más contaminantes que el gas.

La oposición más combativa ha estado impulsada por el propio Ayuntamiento de Morata de Tajuña, encabezado por su alcaldesa, la socialista Concepción Lorente, quien en la anterior legislatura propuso un cambio de uso de los terrenos donde iría ubicada la central para evitar su construcción.

Lorente decía que con una planta cementera ya tenía el municipio suficiente. Su propuesta, por el contrario, fue la de multiplicar por seis los 6.000 habitantes del pueblo, edificar 12.000 viviendas y un campo de golf.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 16 de junio de 2007