ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

sábado, 24 de marzo de 2007
Reportaje:IV CONGRESO DE LA LENGUA

¿Se dice femicidio o feminicidio?

El Departamento de Español al Día de la RAE atiende diariamente por internet más de dos centenares de dudas ortográficas, morfológicas, gramaticales o de léxico formuladas por los hablantes de la lengua española. Desde profesores universitarios hasta escolares o periodistas; todos muestran su inquietud por dominar lo indominable.

"Si la palabra 'uebos' significa necesidad, ¿es correcta la expresión coloquial 'por huevos' con esta ortografía? Si es el caso, ¿entonces es incorrecto el uso que hacemos de esta expresión en, por ejemplo, 'ahora te lo comes por huevos', donde queremos decir 'porque sí, porque lo digo yo'? ¿O es que son cosas diferentes?". La que pregunta es María, titulada superior, y la respuesta -una cosa no tiene nada que ver con la otra- se la aclara por escrito una trabajadora del Departamento de Español al Día de la Real Academia de la Lengua Española (RAE), donde se reciben cada día unas 200 consultas de todo tipo por internet (www.rae.es). "¿Se escribe Kósovo o Kosovo?". Las dos son correctas, aunque se ha extendido el uso acentuado. "¿Se dice femicidio o feminicidio?". Feminicidio.

El servicio de consulta lingüística tal cual funciona hoy -antes las dudas se tramitaban por correo y fax- se puso en marcha en 1998. "La Academia tenía el modesto deseo de ponerse al servicio pleno de los hablantes de la lengua y de los usuarios profesionales", explica José Manuel Blecua, secretario de la RAE. En un primer momento a punto estuvo del colapso. "Superamos las 400 consultas diarias. No llegábamos", recuerda la responsable del servicio, Elena Hernández. Las seis trabajadoras del departamento sólo empezaron a respirar el día que la RAE abrió un espacio para las preguntas más frecuentes y colgó también en su web el Diccionario Panhispánico de Dudas. Las consultas se redujeron entonces a la mitad.

Con todo, la Academia ha atendido desde finales de 1998 más de 340.00 preguntas de escolares, profesores universitarios, periodistas, traductores, correctores de estilo, amas de casa... gentes, en definitiva, preocupadas por la correcta utilización del lenguaje. La mayoría, el 50%, españoles; otro 40%, de países hispanoamericanos, y el 10% restante, de otros puntos del mundo, fundamentalmente Estados Unidos. ¿Visto el tipo de consultas que se hacen creen que se domina el lenguaje? "Ninguno lo dominamos; el idioma está lleno de trampas y dificultades. Lo que sí creo es que haría falta insistir muchísimo en su enseñanza", responde Blecua. La responsable del servicio añade: "Lo que existe es mucho interés por usarlo bien. Está claro que quien no duda, no pregunta".

Su departamento ocupa una sala en la segunda planta de la sede madrileña de la RAE. Allí las trabajadoras se distribuyen por temas las cuestiones planteadas por los cibernautas. Cada una está especializada en un campo -ortográfico, morfológico, gramatical, léxico...-, así que responde aquellas dudas que le corresponden y prepara un archivo de las que más se repiten.

A Almudena, sentada al ordenador, le acaba de llegar un SOS desde México. Es de Daniel Mario: "Por favor, soy escritor de temas legales y en las sentencias de nuestros tribunales aparecen palabras que no están en el diccionario principal ni en el de dudas. Les rogaría me informen sobre estas palabras en usos legales: 'Liminarmente', 'merituar', 'inconciabilidad', 'elevatoria', 'inatacabilidad' (...)". No es la única ayuda solicitada desde su país. Cristina y Alfredo, de la Universidad Nacional Autónoma de México, apelan a la sabiduría de la Academia para resolver esta cuestión: "¿A qué hace alusión la frase 'pongo verde al otro conductor en voz baja?".

"Solemos enviar respuestas argumentadas", explica Almudena. "Pero los usuarios del servicio muchas veces sólo buscan la solución al problema concreto por el que están recurriendo a nosotros. Nada más. Y lo que queremos nosotros es darles la caña para que aprendan a pescar". Ni ella ni sus compañeras tienen siempre claras las respuestas. Lo reconocen. ¿Ustedes dudan? "Cada vez más", responde la responsable del servicio. "Lo que te procura este trabajo es una visión muy poco común en la gente de lo que es el idioma. Y es que es algo en constante evolución y que las cuestiones que hoy consideramos correctas o incorrectas no son en absoluto fijas, sino que se van modificando". Hernández pone un ejemplo. El verbo "incautar", que es intransitivo, pronominal y que en el uso culto actual exige el complemento del "de" -se incautó de un alijo- se está convirtiendo en un verbo transitivo por contagio de sinónimos como confiscar o decomisar. "Es muy común leer: 'La policía incautó 300 kilos de hachís'. Y este fenómeno que ahora está en transición llegará un momento en que se venza de un lado".

En el Departamento de Español al Día se limitan a aplicar los criterios académicos de uso correcto del idioma. Con todos los diccionarios en la mano. Si la solución no está escrita, se traslada a los miembros de la Academia para su debate. Ocurrió por ejemplo cuando empezó a generalizarse el término violencia de género. Porque el lenguaje no sólo es escurridizo para la gente de la calle.

Consulta en el 'Diccionario panhispánico de dudas' . / LUIS MAGÁN

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana