Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:María Teresa Fernández de la Vega | Vicepresidenta primera del Gobierno

"Hubo una aproximación, pero el Gobierno no negoció nada con ETA"

María Teresa Fernández de la Vega (Valencia, 1949) está francamente irritada con la posición de "extrema radicalidad" del PP, a quien acusa de mantener una postura "desmesurada, exagerada y disparatada" en asuntos como el nombramiento del nuevo ministro de Justicia. La vicepresidenta afirma que están rotos todos los puentes de diálogo

con ETA, con la que hubo "una aproximación" pero "no se negoció nada".LUIS R. AIZPEOLEA,

Se sienta frente a una taza de manzanilla de la que apenas bebe durante la hora larga de entrevista. Se cruza de piernas y se esfuerza en mantener su traje de vicepresidenta y portavoz del Gobierno cuando las preguntas se refieren a la Administración de Justicia, que ha dado algunos disgustos en los últimos días a los dirigentes socialistas. En cuanto huele una oportunidad, se quita la chaqueta institucional y se pone la del partido para arremeter con palabras mayores contra el PP. En esa ambivalencia de respeto a los jueces y desprecio a los dirigentes populares se mueve María Teresa Fernández de la Vega durante la entrevista, celebrada en el atardecer del pasado viernes en el Palacio de la Moncloa.

"El PP utiliza dos varas de medir: lo que le vale para Valencia, Aragón o Andalucía no le vale para Cataluña"

"Yo prefiero que la deliberación sobre el Estatuto se haga con un tribunal que funcione como prevé la Constitución, en su composición íntegra"

"Mejoramos sueldos y estatuto profesional de los guardias civiles. Pero no vamos a permitir reivindicaciones a la brava. Aplicaremos la ley"

"El presidente Zapatero y yo hablamos de la posibilidad de que yo fuera candidata a alcaldesa de Madrid, pero no hubo propuesta formal"

"La puerta que había abierta la ha roto ETA. Está rota. Hoy no hay en el escenario ninguna posibilidad de reabrir el proceso"

"El Ejecutivo no da trato de privilegio a ningún recluso. De Juana Chaos es un preso preventivo y depende de los jueces"

Pregunta. ¿Está presionando el Gobierno al magistrado Pablo Pérez Tremps para que dimita y pueda ser sustituido en el Tribunal Constitucional y así evitar una mayoría conservadora ante la deliberación del Estatuto catalán?

Respuesta. Es impensable que este Gobierno haga nada que no sea respetar las decisiones de los tribunales, por más que en este caso pueda haber una decisión sin precedentes que pueda producir una enorme sorpresa. Pero lo más sorprendente es lo que hemos tenido que oír una vez que se ha producido esa decisión. Cosas tan insólitas como que el Gobierno, en el supuesto hipotético, que no se ha producido y por tanto no hay nada que decir, de que se produjera una vacante en el Constitucional, no se atrevería a cumplir la Ley. Me parece insólito. Lo único que pone de manifiesto es que quien se pone la venda antes de la herida está pensando en otra cosa. Me parece intolerable e inadmisible. ¿Cómo no se va a producir una sustitución en un órgano constitucional así cuando se produce una vacante? Pues como siempre, normalidad democrática. El PP se está colocando en este tema en una posición de extrema radicalización, que denota falta de educación democrática.

P. ¿Ante una deliberación tan trascendente como la de los recursos de inconstitucionalidad contra el Estatuto de Cataluña, el Gobierno prefiere que ese debate sea a 11, con un magistrado menos por la recusación de Pérez Tremps, o a 12, en cuyo caso debería dimitir Pérez Tremps y ser sustituido?

R. El Gobierno ni prefiere ni deja de preferir. Hay una composición del Tribunal que establece la Ley, que son 12. Y aquí se ha producido algo que no tiene precedentes. Pero ahí está la Ley y funcionarán los mecanismos previstos...

P. ¿Les da igual que la deliberación sobre el Estatuto catalán sea con 11 magistrados o con 12?

R. Bueno, yo siempre prefiero que un tribunal funcione como prevé la Constitución, que es su composición íntegra, porque para eso el constituyente ha previsto que estuviese compuesto por 12 personas, e incluso estableció turnos porque quería que estuviesen representadas personas provenientes del Parlamento, del Gobierno y del Poder Judicial. Ésa es la voluntad del constituyente y por eso el Gobierno está con la voluntad del constituyente. No hay precedentes sobre lo que se ha producido. Dicho esto, con el tiempo veremos qué ocurre. Porque no sabemos cuándo se va a ver el Estatuto de Cataluña...

P. Antes del verano, según el compromiso existente...

R. ¿Compromiso de quién?

P. Parece que de la presidenta del Constitucional con el acuerdo del resto de los magistrados...

R. Yo le invito a que mire la media de lo que tardan en resolverse los recursos de inconstitucionalidad, que es de entre cinco y siete años. Pero en cualquier caso yo no sé cuando será la deliberación... Parto de la base de que hemos hecho un estatuto constitucional que está funcionando. Y el funcionamiento normal es que el Constitucional, cuando lo debata en su día, diga la que considere oportuno.

P. ¿Les preocupa que uno de los ejes de esta legislatura, como ha sido la reforma estatutaria catalana, esté pendiente de un hilo?

R. Esta legislatura ha sido de reformas de vanguardia, y una de esas reformas ha sido la territorial. Empezamos por Cataluña, pero ahora ya no estamos en Cataluña, se han reformado también los Estatutos de Valencia, Andalucía, se está reformando el de Baleares, de Aragón, de Canarias... Lo que pasa es que, es verdad, la derecha ha instrumentalizado ese tema para hacer de las reformas estatutarias, en concreto de la reforma del Estatuto catalán, un tema de confrontación y división. Pues bien, hoy España no se rompe, no se ha roto ni se va a romper. Hoy España es más fuerte porque con estas reformas estamos fortaleciendo el Estado, que no sólo es España sino las comunidades autónomas.

P. ¿Si el Constitucional tumba buena parte del Estatuto catalán, se abrirá una crisis política?

R. No. Si el Constitucional dijera, que yo no lo barajo en estos momentos, eso que me pregunta, se produciría también respecto a Cataluña, Andalucía, Valencia, porque la mayoría de los temas está en todos los estatutos. Lo que no se puede hacer es lo que ha hecho esta legislatura el principal partido de la oposición, que es muy irresponsable. Y es utilizar dos varas de medir. En determinados estatutos, lo que vale en Valencia, no vale en Cataluña, lo que vale en Andalucía, no vale en Cataluña, lo que vale en Aragón, no vale en Cataluña. ¿Vale o no vale? Creo que ahora se está produciendo una mejora de nuestro sistema territorial a través de estas reformas, que van a beneficiar y a mejorar la vida de los ciudadanos y se debe al impulso reformista y vanguardista de las políticas del presidente Zapatero. La derecha ha querido hacer de éste un tema de crispación y es muy demagógico y muy contradictorio y pone de manifiesto ese afán de introducir la confrontación. Es una derecha que se ha radicalizado, que se está radicalizando cada día más y no tiene reparos en instrumentalizar todos los temas más importantes.

P. ¿Qué opina de la recusación de Pérez Tremps?

R. Me ha sorprendido aunque aún no he visto los fundamentos jurídicos. Es muy peculiar que un recurso de esta naturaleza se plantee en los términos que se ha planteado cuando hace un año se rechazó. Pero dicho esto, no se trata aquí de hacer un análisis jurídico sino político. Me sorprende una recusación fundamentada en un acto basado en la libertad de pensamiento y de cátedra. A partir de ahí no voy a entrar en más porque no me incumbe, como vicepresidenta, entrar en ese análisis.

P. No hay muchos antecedentes de un recibimiento tan agrio a un ministro, incluso antes de ser nombrado, que el que ha tenido Mariano Fernández Bermejo... El PP le acusa de sectarismo y asegura que el futuro ministro de Justicia intentó involucrarles, cuando era fiscal jefe de Madrid, en la compra de votos para que el PSOE no gobernara en la Comunidad de Madrid. ¿Han querido ustedes provocar con este nombramiento?

R. La verdad es que es todo tan desmesurado, tan absolutamente exagerado, y tan disparatado que no tiene el más mínimo fundamento nada de lo que estoy oyendo estos días. Mariano Fernández Bermejo es una persona de impecable trayectoria profesional, de profundos valores democráticos. La posición que mantiene el PP es insólita, muestra una mala educación democrática. El PP dice "es que es progresista, es que es de izquierdas". Faltaría más. ¿Ya ni siquiera va a poder el presidente Zapatero nombrar a sus ministros? El PP no acepta las reglas del juego, es esperpéntico. Su reacción es la prueba del nueve de que al PP le encanta crispar la vida política. Porque el futuro ministro aún no ha sido nombrado no ha dicho nada ni ha presentado su programa y hay que ver la que han montado. No aceptan que los ciudadanos determinan quién está en el poder.

P. Su Gobierno ha contado que con este nombramiento se mandaba un mensaje de autoridad. ¿Ha faltado autoridad en la política judicial del Gobierno en estos años?

R. El Gobierno actúa con firmeza y tiene autoridad. No necesita actos de demagogia ni de autoritarismo. Hay que distinguir entre autoridad y autoritarismo, entre imposición y legitimidad, y este Gobierno tiene autoridad y legitimidad porque se la dan los ciudadanos. En democracia, la autoridad en lo que se refiere al Poder Judicial es saber qué papel ocupa, y saber que hay una cosa que se llama independencia judicial. A lo mejor lo que preocupa al PP es que haya un ministro que va a decir cada vez que alguien intente instrumentalizar a la justicia, no oiga, no, por aquí no. El Poder Judicial en nuestro país es independiente y libre.

P. Le dio usted a Zapatero el nombre de Fernández Bermejo.

R. Fue una decisión del presidente del Gobierno.

P. ¿No consultó?

R. El presidente no consulta, en todo caso comenta. La iniciativa y las decisiones sobre el nombramiento de ministros, la competencia exclusiva la tiene el presidente, que además la ejerce.

P. ¿Cree que desde determinados ámbitos judiciales, donde hay una mayoría conservadora, se contraprograma al Gobierno con resoluciones judiciales imprevistas?

R. Creo que los magistrados actúan en este país de forma independiente. No quiero pensar que algún magistrado haya renunciado a su independencia. El que está intentando utilizar e instrumentar la justicia es el PP. Los jueces son independientes, no creo que ninguno haya renunciado a su independencia. Estoy convencida.

P. ¿Por qué dialogó el Gobierno con ETA en plena escalada del terrorismo callejero en Euskadi y con evidentes signos de que la banda se estaba rearmando, cuando Zapatero se comprometió a no hablar si continuaba la violencia?

R. El Gobierno dejó bien clara su posición a lo largo de este tiempo. Si quiere se la recuerdo. Cuando se produjo el alto el fuego permanente de ETA, el presidente se dio un tiempo para verificar que era real. A finales de junio, el Gobierno compareció para asegurar que se daban las circunstancias para intentar hacer una aproximación y de ahí no salimos.

P. Bueno... Después dialogaron con ETA cuando empezó la kale borroka y cuando se robaron armas en Francia.

R. No salimos de ahí. Se estuvo en esa aproximación, no se llegó a consumar porque ETA rompió la tregua.

P. ¿Esa aproximación no fue un diálogo o negociación con ETA?

R. No. El presidente ha dicho que lo que hubo fue una aproximación. Repito las palabras, hubo una aproximación, pero el Gobierno no negoció nada con ETA. La puerta que había abierta, la ha roto ETA. Está rota. No hay más.

P. ¿En qué condiciones volvería el Gobierno a intentar una aproximación a ETA?

R. Hoy no hay en el escenario ninguna posibilidad.

P. ¿No digo cuándo sino en qué condiciones?

R. No voy a hablar virtualmente de ninguna situación que no se ha producido. Hoy la vía que estaba abierta se ha roto. La ha roto ETA. Lo que dijo ya no vale.

P. ¿El último comunicado no es suficiente para abrir otro proceso?

R. Nada, nada. No hay ninguna posibilidad hoy.

P. ¿Tienen algún puente de diálogo abierto con ETA?

R. Para nada. Ya ha dicho el presidente del Gobierno claramente, dentro y fuera del Parlamento, que se está tergiversando la lucha contra el terrorismo de forma partidaria. Las vías que había se han roto, no hay vías en estos momentos abiertas. No sé a qué viene que se esté todo el día tratando de instrumentalizar y confundir, porque eso no es responsable ni sensato. Porque ésa es la primera regla de lealtad...

P. ¿Por qué no estuvo en los primeros días después del atentado en los escenarios de la tragedia, con los familiares de los fallecidos?

R. Estuve con los familiares. Estuve el primer día aquí, he estado aquí todo el rato. Aquí se quiere instrumentalizar todo. El Gobierno ha estado permanentemente presente, ha atendido a las víctimas. El presidente del Gobierno ha estado al frente desde el primer momento de toda la actuación política. Yo estuve en el lugar que me correspondía, que era estar al lado del presidente del Gobierno y del ministro del Interior.

P. ¿En qué ha fallado la estrategia antiterrorista?

R. El Gobierno ha hecho todo lo que está en su mano, ha apoyado a las víctimas, hemos trabajado con todos los grupos políticos, y quién ha cometido los errores es ETA. A ver si nos centramos. El error es de ETA, el único enemigo es ETA y a quien hay que combatir es a ETA.

P. Dos sindicatos de la policía piden dimisiones en el Gobierno por las fotos del etarra De Juana Chaos en la cama del hospital. Uno de esos sindicatos acusa al Ejecutivo de dar trato de favor al recluso.

R. Hay una investigación abierta por Instituciones Penitenciarias centrada en las personas que visitaron al recluso. Sobre el trato de favor, no es verdad. El Gobierno no da ningún trato de privilegio a ningún recluso. De Juana es un preso preventivo. La posición de la administración penitenciaria es cumplir lo que dicen los jueces, porque los presos preventivos dependen de los jueces. Las medidas las adoptan los jueces. No tenemos nada más que decir.

P. ¿Cómo le suena la propuesta política de Otegi para la unificación de Navarra y Euskadi dentro del estado español?

R. Las propuestas políticas se hacen en los órganos políticos democráticos por las fuerzas democráticas. Desde esa perspectiva diría que es una propuesta que no está ni en el lugar ni en el cauce adecuado. Por tanto, no se puede tomar en consideración. El señor Otegui, que pertenece a la ilegalizada Batasuna, sabe lo que le hemos dicho muchas veces: debe renunciar claramente a la violencia y aceptar la ley, y en ese cauce democrático que prevé la ley es donde se debate la propuesta.

P. ¿Van a promover ustedes la ilegalización del Partido Comunista de las Tierras Vasca?

R. Si el Gobierno no ha adoptado ninguna decisión en relación con esta organización es porque no tiene datos ni elementos que determinen que hay actuaciones que puedan ser motivadoras de una actuación ilegal. No lo hemos hecho porque no hay. Los datos que tenemos no revelan que haya actuaciones constitutivas de un elemento de ilegalidad. Si no, lo habríamos hecho.

P. ¿Por qué sólo se detiene a concejales y alcaldes del PP? ¿Por qué ustedes manejan la Fiscalía Anticorrupción, como dice Rajoy?

R. En absoluto. No es sensato ni responsable que se esté permanentemente utilizando la cultura de la sospecha, como hace el PP, sobre todo. El Fiscal Anticorrupción lo nombraron ellos, Salinas. Ellos cesaron al que había y nombraron a Salinas. ¡No lo hemos tocado! No se puede extender la sombra de la sospecha sobre el funcionamiento de las instituciones democráticas. Es una irresponsabilidad. El PP critica las resoluciones de los jueces cuando no les gustan, cuando les gustan, las alaban.

P. ¿Además de la reunión del presidente con Al Gore, qué más harán contra el cambio climático?

R. Estamos haciendo muchas cosas. Tenemos un compromiso con el desarrollo sostenible, con la puesta en marcha del protocolo de Kioto que ha determinado que en estos tres años, con las medidas que hemos adoptado, se han reducido las emisiones de CO2.

P. ¿Pero todavía no se cumple con ese Protocolo?

R. Todavía no tenemos los datos de 2006. Pero hemos recuperado la situación de incumplimiento en la que nos encontrábamos cuando llegamos. Y estamos en el camino de cumplir esos compromisos.

P. ¿Para qué año?

R. Mucho antes de lo que pensábamos. Tenemos reducción de consumo y de emisiones. El viernes adoptamos la estrategia en relación con el cambio climático, se han fijado las líneas del plan de ahorro energético de 2008-2012. Vamos a presentar un bloque de cuatro o cinco leyes en el Parlamento sobre el agua y la responsabilidad medioambiental. Nos hemos comprometido a que la próxima conferencia de presidentes aborde el cambio climático.

P. ¿Van a cerrar la central nuclear de Garoña?

R. Tomaremos la decisión 2009. Y en principio vamos a cumplir nuestros compromisos, porque seguimos manteniendo la defensa de la moratoria nuclear.

P. ¿Asume el Gobierno poner fin definitivo al trasvase Tajo-Segura en 2015?

R. No somos partidarios de poner fecha de caducidad.

P. ¿Habrá elecciones generales anticipadas?

R. No. Que yo sepa no. El presidente ha dicho que no. Vamos a agotar la legislatura porque tenemos proyectos en marcha que hay que aprobar en el Parlamento y tenemos apoyos. Nuestro proyecto no es de una legislatura, va más allá.

P. Con este Gobierno se ha producido la mayor protesta uniformada de Guardias Civiles en la historia de la democracia por el supuesto incumplimiento de una promesa electoral...

R. Estamos cumpliendo compromisos que no ha cumplido hasta ahora nadie. Mejoramos la situación de la Guardia Civil, sus sueldos y su estatuto personal. Pero no vamos a permitir que se puedan reivindicar las cosas a las bravas, porque aplicaremos la ley.

P. ¿Le propuso Zapatero ser candidata a la alcaldía de Madrid?

R. Se habló pero no hubo una propuesta formal. Hablamos él y alguna otra persona más, como el secretario de Organización pero no hubo una propuesta formal. Lo importante es el resultado: tenemos el mejor candidato para todos los madrileños.

P. ¿Se mete el presidente en demasiados charcos que dañan la imagen de la gestión del Ejecutivo?

R. El presidente está liderando un proceso de reformas muy importantes y vanguardistas, de muy hondo calado desde el punto de vista de la estructura social, la calidad de la democracia, los derechos de la ciudadanía. Leyes como la de dependencia, igualdad, el estatuto del trabajador autónomo, de violencia de género... No existen en Europa. Los gobernantes se miden en el tiempo por su capacidad para adelantarse al futuro y crear condiciones para que la sociedad pueda moverse de otra manera.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Domingo, 11 de febrero de 2007