Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
El futuro del centro

Gallardón acepta que Aguirre haga un campo de golf en el Canal

La Comunidad declaró de interés general la obra para eludir la licencia municipal

El Ayuntamiento se lava las manos. Aunque el gobierno municipal sabe que el campo de golf que construye la Comunidad sobre el depósito del Canal de Isabel II en Chamberí no respeta la licencia original, y por eso ordenó parar las obras hace semanas, la Concejalía de Urbanismo ha renunciado a mantener la orden después de que el Gobierno regional calificara la obra de "interés general". Alega que esa calificación permite a la Comunidad eludir la licencia. PSOE e IU pidieron ayer al alcalde que defienda "el interés de los vecinos".

La concejal de Urbanismo, Pilar Martínez, se limitó a exponer ayer la situación legal de las obras que lleva a cabo la Comunidad en la avenida de Islas Filipinas, y se negó a opinar sobre el proyecto del campo de golf o sobre la argucia legal utilizada por el Ejecutivo autonómico para eludir la preceptiva licencia. "Sobre lo sustantivo no vamos a opinar. El hecho es que no podemos paralizar esas obras porque han sido declaradas de interés general y, por tanto, ya no necesitan licencia municipal", dijo Martínez.

El asunto había sido llevado al pleno del Ayuntamiento por el PSOE, que, respaldado por IU, reclamaba la paralización inmediata de unas obras que han suscitado un sonado rechazo vecinal. El Gobierno de la Comunidad, presidido por Esperanza Aguirre, no ha respetado el proyecto original, para el que sí tenía licencia, y ha añadido a la zona verde y deportiva un campo de prácticas de golf. Por ese motivo, el Ayuntamiento ordenó paralizar las obras y la comisión de protección del patrimonio integrada por ambas administraciones (la CIPHAN) emitió un informe en contra del proyecto el pasado diciembre.

El Gobierno regional decidió saltarse todo eso de un plumazo hace dos semanas: decretó el "interés general" de las obras y siguió adelante con ellas. La Ley del Suelo establece que para que un proyecto sea considerado de interés general debe tener carácter de "urgencia" o ser de "excepcional interés público".

"Haga cumplir la ley"

"¿Cómo va a ser de interés general un campo de golf? ¡No es un parque de bomberos!", protestó la concejal socialista Carmen Sánchez-Carazo antes de exigir al alcalde, Alberto Ruiz-Gallardón, que "haga cumplir la ley" e inste a la presidenta Aguirre a que "renuncie" al proyecto. "Su obligación es defender los intereses de los vecinos de Chamberí y no apoyar esta iniquidad cuyo único objetivo es enriquecer a una empresa", espetó Sánchez-Carazo al regidor.

Inés Sabanés, portavoz de IU, preguntó a la concejal de Urbanismo: "Pero ¿es que no tienen nada que decir? Está claro que el Gobierno regional ha retorcido la ley para eludir la licencia".

Martínez no se salió del guión legalista: "La Comunidad pidió una modificación de licencia y se le comunicó que eso requeriría un cambio en el Plan General. Pero el 18 de enero, el Consejo de Gobierno declaró las obras de interés general, así que éstas ya no precisan licencia municipal y no pueden ser paralizadas".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 1 de febrero de 2007