Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los choques entre milicianos de Hamás y Al Fatah causan otras seis muertes en Gaza

Los bandos incumplen la tregua pactada y rechazan dialogar sobre un Gobierno de unidad

Gaza se despertó ayer como si intentara protegerse ante un vendaval que amenaza con arrasarlo todo. Las calles prácticamente vacías, los civiles recluidos en sus casas y numerosas tiendas cerradas. El temor a más enfrentamientos armados se cumplió a primera hora de la mañana con un tiroteo cerca de la Universidad Islámica de Gaza y se extendió desde el sur de la franja (Jan Yunis) hasta el norte (Yibalia).

La sangrienta jornada del viernes, en la que murieron 14 personas, tuvo ayer su triste continuación en más choques entre milicianos del grupo nacionalista Al Fatah y del integrista Hamás, que elevó la cifra de víctimas a 21. Ayer, al menos seis muertos, entre ellos, un estudiante y un miliciano frente a la citada Universidad, dos en otro tiroteo y dos más a causa de las heridas de anteayer.

Ambas facciones no cumplen el pacto de tregua alcanzado a última hora del viernes pero sí su promesa de romper los contactos para la formación de un Gobierno de unidad. "Hamás decidió congelar el diálogo nacional con Al Fatah para condenar los enfrentamientos mortales y los crímenes cometidos contra sus miembros", confirmó uno de sus portavoces, Ismail Radwane. Un anuncio idéntico al de Al Fatah. Los dos bandos también han coincidido en acusarse de secuestrarse milicianos.

Jan Yunis volvió a ser el escenario de una batalla campal y armada. Disparos, lanzamientos de proyectiles, heridos, secuestros y posterior liberación de milicianos son los ingredientes ya habituales de una receta que se ha reanudado con inusitada fuerza.

Dirigentes de Hamás han culpado a Al Fatah de "provocar la crisis de forma intencionada" y han exigido al presidente Mahmud Abbas (Al Fatah) que abandone Europa y regrese inmediatamente a Gaza para tratar personalmente el conflicto interno. Impresionados por el devenir de los acontecimientos propios de una guerra civil, portavoces del Gobierno (Hamás) y de Abbas hicieron anoche un nuevo llamamiento a la calma.

Rafik Husseini, jefe de la Oficina presidencial, confirmó la intención de Abbas de convocar elecciones si en las próximas tres semanas no hay un acuerdo para la formación del Gobierno de unidad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 28 de enero de 2007