Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
BIT SOBRE BIT

Aparatos de radio para escuchar emisoras de Internet

La mayoría de las cadenas de radio difunden su programación por Internet, aparte de emitirla por el aire con el sistema tradicional. Esto significa que se puede escuchar una emisora local desde cualquier sitio, aunque no se capte la señal, siempre que se tenga una conexión de banda ancha.

Los oyentes que siguen emisoras extranjeras también pueden hacerlo con comodidad desde Internet, sin necesidad de tener una radio astronómica, con acceso a todas las bandas de frecuencias. También es interesante para los estudiantes españoles que están en el extranjero y que quieren estar informados de lo que ocurre en el país.

La radio por Internet se puede captar por medio de cualquier ordenador de sobremesa o portátil que tenga altavoces. Basta con conectarse con el sitio de la cadena o con alguno de los muchos sitios dedicados y que recogen la programación de varias cadenas. Se puede hacer la búsqueda temática, por países, por idioma o por tipo de música, cosa imposible con la radio tradicional. Lo más cómodo para utilizarla, de todas maneras, es contar con un receptor de radio por Internet específico, porque así no se necesita tener enchufado el ordenador y se puede colocar en cualquier sitio, especialmente si el aparato dispone de conexión inalámbrica integrada.

Terratec es uno de los fabricantes que está especializado en este segmento de mercado, con tres modelos de radio por Internet y que cuestan entre 179 y 299 euros. El diseño del modelo Noxon iRadio, por ejemplo, recuerda una radio de hace cincuenta años. Se utiliza del modo convencional, buscando las emisoras de Internet con un dial. Como tiene conexión integrada sin hilos a la red, el aparato se sincroniza automáticamente y las emisoras se escuchan por el altavoz, como con cualquier aparato de radio.

Es posible, además, reproducir con esta radio la música en formato MP3 o cualquier otro que se tenga almacenada en el ordenador o conectar la radio a la cadena de música.

Este aparato, como otros similares del mercado, lleva un mando a distancia. Su manejo es tan sencillo que prácticamente no hay diferencia entre utilizar una radio por Internet o una radio convencional. Siempre, es evidente, que se tenga muy próxima, a menos de veinte metros, una conexión de banda ancha. Es una limitación que no tiene la radio tradicional, que se puede escuchar virtualmente desde cualquier rincón del planeta. A cambio, por Internet se tiene acceso a la emisora preferida, se esté donde se esté.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 2 de agosto de 2006